21 de noviembre de 2018

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

España: El 10% de las incapacidades permanentes se relaciona con un caso de cáncer

El cáncer es una enfermedad con muchas connotaciones. La primera la del impacto en la salud y supervivencia de los pacientes, la segunda en su calidad de vida y la tercera en las implicaciones sociales que tiene la enfermedad, también en la vida laboral. Se calcula que el cáncer provoca más de 130.000 incapacidades cada año en España y que las incapacidades temporales como consecuencia de los tumores representan el 4,5 por ciento del total mientras que las permanentes alcanzan el 10 por ciento de las pensiones contributivas.

Así se desprende de un estudio de la consultora Omakase Consulting que fue presentado en el  ‘IX Seminario Fundación ECO ¿Cómo mejorar la supervivencia y calidad de vida de los pacientes con cáncer’.”Al respecto, Eduardo Díaz Rubio, presidente de honor de la Fundación ECO ha insistido en que esto también supone un impacto social para el país, ya que las incapacidades temporales temporal suponen un total de 222 millones de euros y las permanentes 292 millones de euros. Sin embargo, la mayor parte del impacto en los costes se la lleva el Sistema Nacional de Salud, puesto que “los costes directos del cáncer ascienden a 4.818 millones de euros, de los cuales 2.700 corresponden a gastos hospitalarios”. A estas cifras se les suman los 1.717 millones destinados a fármacos y los 304 millones a Atención Primaria”.

Igualmente, en estas cifras se deben tener en cuenta los cuidados informales, que según el experto “son aquellos cuidados no profesionales y no remunerados que son ejercidos por personas que en muchas ocasiones tienen que dejar de trabajar para cuidar a un familiar. Su coste asciende a 1.710 millones de euros”.  En total 7.168 millones de euros es la carga económica del cáncer en España, el 10 por ciento de todo el gasto sanitario público y el 0,66 por ciento del PIB.

Una perspectiva de futuro

Además de plantear estos datos sobre el presente, durante este encuentro también se quiso poner la vista en el futuro. En este sentido, Vicente Guillem, presidente actual de la Fundación ECO matizaba que  “la oncología está viviendo un momento de redefinición. La biología molecular nos ha permitido sobrepasar el concepto de localización del tumor para profundizar en las interioridades de la célula cancerosa. De tal modo que cada tumor tiene su propia caracterización genética y cada paciente tiene un tumor claramente diferenciado de los demás, por lo que nos enfrentamos a la necesidad de individualizar la terapia”. Para ello son necesarias las tecnologías como la secuenciación del genoma, la next generation sequency (NGS), la identificación de nuevas dianas y fármacos, la biopsia líquida y la inmunoncología”.

Por último, Jaime del Barrio, senior advisor en healthcare&life sciences de Ernst&Young, ha apuntado a la digitalización y las tecnologías disruptivas, como la Inteligencia Artificial, como generadores de valor al sistema. “La Inteligencia Artificial no es una amenaza, sino que será el recurso más valioso de la atención médica. La tecnología va a permitir dedicar más tiempo al paciente, en la medida en que nos facilitará automatizar entre un 20  y un 30 por ciento de las funciones que realizamos habitualmente”, ha concluido el experto.

Fuente: elmedicointeractivo.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *