25 de junio de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

La inserción laboral crece en personas con discapacidad

BILBAO– Incluso en los últimos años de la crisis económica y en el arranque de la recuperación, el empleo de las personas con discapacidad se ha mantenido o aumentado en el País Vasco, de forma que en 2018, las entidades agrupadas en la Asociación de Centros de Empleo Especial de Iniciativa Social de Euskadi (Ehlabe) experimentaron un incremento en el empleo del 2,21%, hasta llegar a 7.966 trabajadores, la cifra más alta registrada en la comunidad autónoma. En los últimos cinco años, el empleo de las personas con discapacidad acumuló en Euskadi un incremento del 33%.

Además de valorar la labor de inclusión efectiva e inserción que hay detrás de estas buenas cifras, la consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco, Beatriz Artolazabal, destacó “el ejemplo del modelo vasco de empleo de personas con discapacidad que concentra el 12% del empleo estatal de los centros especiales de iniciativa social y que ha conseguido que Euskadi sea la comunidad autónoma con la tasa de desempleo de personas con discapacidad más baja del Estado -el 21% en la CAV frente al 26,2% de media estatal- y la que tiene la mayor tasa de actividad en este campo”, con el 35%. Artolazabal participó, junto al presidente de Ehlabe, Txema Franco, y el coordinador de la entidad, Pablo Moratalla, en la presentación del balance de 2018 de la asociación, que aglutina el 95% del empleo de personas con discapacidad en Euskadi.

Elhabe es la asociación vasca de entidades no lucrativas que fomentan la inclusión sociolaboral de las personas con discapacidad, de la que forman parte trece entidades: Indesa y RAEP, en Araba;Lantegi Batuak, Usoa Lantegia, Ranzari Lantegia, Galarreta, Bidaideak, Bizgorre, Fundación Eragintza, Apnabi y Centro Rafaela María, en Bizkaia, y Gureak y Katea Legaia, en Gipuzkoa.

Los responsables de Elhabe resaltaron que “el empleo generado en los últimos años se ha centrado en un colectivo mucho más concreto: el de las personas con discapacidad con mayores necesidades de apoyo para la empleabilidad, es decir, trabajadores con enfermedad mental, discapacidad intelectual o discapacidad física y sensorial de más del 65%”. En este sentido, de los 173 nuevos puestos de trabajo en los centros especiales de empleo generados en 2018, hasta 160 (el 92%) corresponden a este grupo. Estas incorporaciones hacen que “más de la mitad de las plantillas de las entidades de Ehlabe -el 56%, 4.471 trabajadores- esté formada ya por trabajadores con especial necesidad de apoyo a la inserción laboral”.

“A pesar de la época de crisis pasada, las entidades de Ehlabe no solo han logrado mantener el empleo para este colectivo, sino que han logrado crear nuevas oportunidades laborales, especialmente entre las personas con discapacidad intelectual y enfermedad mental”, señaló Txema Franco.

El coordinador de Ehlabe, Pablo Moratalla, apuntó que el año pasado la asociación “vio cumplido otro de sus principales objetivos: el tránsito de trabajadores de los centros especiales de empleo al empleo ordinario”. El año pasado, 144 personas con discapacidad transitaron a empresas del ámbito ordinario, de las que 109 fueron del colectivo con mayores necesidades de apoyo. “A pesar de las grandes dificultades para la inserción en el empleo ordinario, las entidades continúan perseverando y obteniendo muy buenos resultados en uno de los objetivos fundamentales de Ehlabe como es el fomento de tránsitos al empleo ordinario”, explicó Moratalla.

EL 12% DEL EMPLEO ESTATAL

En su intervención, la consejera de Empleo y Políticas Sociales incidió en la mejor posición relativa de Euskadi en materia de inserción laboral. “Estamos a la cabeza en empleo de personas con discapacidad intelectual, física o sensorial, y enfermedad mental, con una minusvalía superior al 65%. Concentramos el 12% del empleo estatal de los centros especiales de iniciativa social. Con estos datos, disponemos de un sector que agrupa a más de 70.000 personas -el 8,26% de la CAV- y que nos conduce a una economía más sostenible y una sociedad más cohesionada”, detalló Artolazabal.

La consejera añadió que es “vital que todos trabajemos para que las personas con discapacidad accedan a una vida con el mayor bienestar posible, a servicios que les permitan participar en la sociedad y a un entorno de trabajo adaptado a sus necesidades. Las empresas de Elhabe, junto a la sociedad vasca, están creando empleo de calidad para las personas con discapacidad. Euskadi es un país europeo plenamente comprometido con la inclusión laboral y con el apoyo a los colectivos sociales más afectados”.

Fuente: deia.eus

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *