22 de abril de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Trabajar en un hospital psiquiátrico: una breve aproximación

Si bien no existe una normativa de prevención de riesgos laborales que afecte específicamente a los trabajadores de hospitales psiquiátricos, sí que es un tema fuente de debate. El 2014 en España, tras un accidente en el hospital San Juan de Dios que acababa con la vida de una trabajadora, sindicatos como CCOO y CSI-F pedían formación y reglamentos obligatorios a nivel estatal.

La comparación expresada por Irene Álvarez Bonilla (CCOO), “Un trabajador sanitario en un centro psiquiátrico público no tiene más —ni menos— derechos que uno de la planta de pediatría” nos suena alarmante, de buenas a primeras. No obstante, el Observatorio de Agresiones de la Organización Médica Colegial afirma que sólo un 18% de las agresiones contra trabajadores sanitarios son cometidas por enfermos mentales o toxicómanos, con lo que no convendría estigmatizar al paciente como más peligroso.

Más allá de los riesgos físicos, los psicosociales también cobran protagonismo en los siguientes trabajos universitarios, realizados por estudiantes que han querido investigar sobre la cuestión. Se trata de las tesinas de Maria Elda Edelmira Molineros Caal De Alvarez  y María Manrique Abad. La primera tomó como muestra los trabajadores del Hospital Nacional de Salud Mental de Guatemala y la segunda los del Centro Asistencial San Juan De Dios de Palencia, ambos centros de salud mental.

En el hospital guatemalteco, la muestra encuestada señaló los riesgos psicosociales como principales, seguidos de biológicos, físicos, ergonómicos y químicos. El estrés por la exposición a objetos afilados y sobrecarga de trabajo física y mental fue identificado por el 95% de los trabajadores asistenciales y 54% no asistenciales. En cuanto a las agresiones, el personal de enfermería psiquiátrica y psicólogos son los que declaran percibir más riesgo de agresiones verbales. Entre ellas: intimidación, insultos y amenazas entre otras. La publicación señala la posible correlación entre este tipo de agresiones y traumas psicológicos, por parte del personal agredido, que a la larga dificultarán su capacidad de poder dar un servicio de calidad.

En cuanto a la exposición a agresiones físicas, el personal asistencial que declaró estarlo fue moderado (menos del 50%), siendo el rotativo el que obtuvo un mayor índice de percepción de este riesgo. De hecho, los trabajadores de turnos rotativos fueron los que registraron mayor exposición a riesgo en la mayoría de categorías.

En el centro asistencial de Palencia, los riesgos más identificados por los trabajadores fueron: trabajo a turnos, implicación emocional y personal, trabajo con especial atención, falta de descansos y, en menor medida, ausencia de posibilidad de adquisición de nuevas competencias. La percepción de éstos también varía según el cargo, siendo el personal de enfermería, medicina, psicología y psiquiatría los que declaran implicarse emocionalmente. El trabajo a turnos repercutía en el personal de mantenimiento, enfermería y auxiliares. Tras declarar estos grupos que siempre o casi siempre tienen que trabajar en fin de semana, la autora del estudio nos recuerda que el trabajo a turnos se asocia con trastornos del sueño, fatiga crónica, estrés laboral o sintomatología depresiva. Gran parte de ello, debido a que este tipo de horarios conllevan que el organismo esté sometido a un proceso de cambio y adaptación continuos.

La tesina concluye que la convivencia y permanencia con los pacientes incrementa el riesgo psicosocial, especialmente en los trabajadores en contacto directo con los pacientes. La turnicidad supone una dificultad para el buen ejercicio de su trabajo y el personal responsabiliza a la organización de no implicarse en una prevención adecuada, señalando la falta de información y de formación a los empleados.

Naturalmente, las conclusiones extraídas de estas dos tesinas no son estadísticamente extrapolables a algo más general. Pero sí que coinciden, en algunos casos, en la falta medidas específicas que señalaban los sindicatos y pueden ser un pequeño reflejo de las situaciones que se pueden producir, al no haber una legislación más concreta en el sector.

Fuente: proteccion-laboral.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *