14 de diciembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Tato Bores y la Prevención (Iº parte)


El gran “Actor Cómico de la Nación” Tato Bores. (Mauricio Borensztein – 1927-1996) dijo una vez que los arqueólogos intentaban demostrar que la Argentina existió. En el scketch, veíamos a un Tato perplejo, ataviado de explorador del futuro, junto a sus colaboradores, tratando de entender por qué los argentinos habían construido una cultura tan singular y habían desaparecido.

Imaginemos que intentaran reconstruir las costumbres de trabajo de ese pueblo extinguido. Al principio, experimentarían, acaso, perplejidad ante una serie de hallazgos sin precedentes, en este tema tan particular de la salud en el trabajo. Encontrarían quizás, con asombro, que ya se tenía el conocimiento de la prevención de los distintos riesgos, pero que no se utilizaban por desconocimiento en algunos casos, ignorancia en otros y lo que es peor, por desidia de los que precisamente, debían realizarla.

Descubrirían también un primigenio intento de regular los accidentes de trabajo, con una ley del año 1915, que llevaba por número 9688 y que en el siglo veinte recibió no menos de veinticinco modificaciones, y que vulgarmente se la denominaba “la ley pendulo”. Eso era porque periódicamente se reformaba para beneficiar primero a los empleados pero posteriormente venían otros, y la reformaban mejorando sustancialmente las condiciones de los empleadores, pero posteriormente la volvían a reformar en el sentido inverso. Y así contínuamente de un lado para el otro, como un péndulo.

Otras leyes o “papiros” no menos interesantes para conocer la prevención de este país, que se hacía llamar Argentina fue el famoso decreto 351/79 que nunca se cumplió, por que los empleadores, decían que era muy costoso cumplirla.

Una aparente solución al problema de la falta de prevención habría surgido a fines del siglo veinte, en una ley muy conocida en la época, que era la LRT, o Ley de Riesgos del Trabajo, en donde se creaban las ART o Aseguradoras de Riesgos del Trabajo. Se han encontrado diversos panfletos y paginas escritas sobre la bondad de esta ley, pero parece que sólo existía en la mente de sus realizadores. Porque nadie la cumplía y lo que es peor a nadie le interesaba cumplirla.

Aparentemente la Argentina tenía una ley superior denominada Constitución, que se según se puede apreciar era la “madre de todas las leyes”; quién no la cumplía era tachado de “anticonstitucional“, palabra ésta que se fue deteriorando en el tiempo por el desinterés que ocasionaba, porque si bien al principio, ser tachado de anticonstitucional era políticamente bochornoso, con el tiempo la gente se fue acostumbrando a realizar distintos actos, aunque fueran anticonstitucionales. Por solo dar un ejemplo se constató en diversos papiros que la famosa LRT, había sido tratada de anticonstitucional en numerosas y variadas oportunidades, pero eso no importaba mucho, total las ART seguían recaudando.

Cuando nació esta ley todos pensaban que por fin se realizaría la prevención como correspondía, ya que se decía que era una copia de otro país más adelantado que Argentina, que era vecino y se llamaba Chile. Los prevencionistas entonces saludaron el nacimiento de esta ley con gran alegría pensando que por fin se realizaba un intento serio, pero poco a poco comprobaron que sólo era un cambio “gatopardista”, es decir cambiar algo para que nada cambie.

Los argentinos al referirse a su vecino país, les ponían el mote de “trasandinos“, o sea que estaban detrás de los Andes. Esto también tiene su explicación: los argentinos siempre estaban mirando a la Europa de sus antepasados y el país denominado Chile sólo estaba detrás de ellos, pero cuando descubrieron que el modelo de prevención de los chilenos desde hacía más de cuarenta años era realmente muy bueno, se dispusieron a copiarlo.

Y con un buen marketing y la complacencia de las autoridades de la época, lo copiaron a su manera. A raíz de lo cual resultó un mamarracho con marchas y contramarchas, decreto a favor de algo y otro después en contra de lo mismo. 

Mañana la seguimos”¦

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *