14 de noviembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

“Quemados” por el trabajo: cómo encarar el problema antes que afecte la salud

Estrés excesivo, fatiga, insomnio, deterioro de las relaciones personales, depresión, ansiedad, abuso del alcohol y otras sustancias, obesidad y hasta mayor vulnerabilidad ante las enfermedades son algunas de las consecuencias que puede tener el “burnout” laboral sobre la salud.

El “burnout” o “síndrome del quemado” laboral es un tipo especial de estrés por el trabajo que se caracteriza por un estado de agotamiento físico, emocional o mental combinado con dudas sobre la propia competencia y el valor de la labor que se realiza. “Afrontar el problema y tomar medidas antes de que este tipo de desgaste laboral afecte la salud es clave”, advierten expertos de Mayo Clinic, en Estados Unidos, a través de sus guías para un estilo de vida saludable.

Como punto de partida, los expertos aconsejan someterse a un “autodiagnóstico” a partir de una serie de preguntas que uno debe realizarse:

* ¿Me he vuelto cínico/a o crítico/a en el trabajo?

* ¿Me cuesta mucho ir al trabajo y, una vez que llego, tengo problemas para comenzar a trabajar?

* ¿Estoy irritable o impaciente con mis colegas o los clientes?

* ¿Me falta energía para ser productivo/a constantemente?

* ¿No me siento satisfecho/a con mis logros?

* ¿Me siento desilusionado/a con mi trabajo?

* ¿Como, consumo drogas o bebo alcohol para sentirme mejor o para no sentir nada?

* ¿Cambiaron mis hábitos de sueño o mi apetito?

* ¿Sufro dolores de cabeza, dolores de espalda u otros problemas físicos inexplicables?

Si la respuesta es “sí” a alguna de estas preguntas, los profesionales indican que es posible que se esté sufriendo burnout laboral y aconsejan realizar una consulta médica, ya que algunos de estos síntomas también pueden ser indicadores de determinadas afecciones médicas, como un trastorno de la tiroides o depresión.

CAUSAS

Entre las principales causas de burnout profesional, el equipo de Mayo Clinic menciona:

* Falta de control. La incapacidad de influenciar en decisiones que afectan el trabajo propio, como el horario, las tareas asignadas o la carga que implican, puede provocar desgaste profesional. Otra causa podría ser la falta de recursos necesarios para hacer el trabajo.

* Expectativas laborales poco claras. Quienes no están seguros del grado de autoridad que tienen o de qué es lo que se espera de ellos, es probable que no se sientan cómodos en su trabajo.

* Dinámicas laborales disfuncionales. Trabajar con una persona acosadora, sentir que los colegas le restan autoridad a uno o que el jefe controle cada detalle del trabajo puede contribuir al estrés laboral.

* Incompatibilidad con respecto a los valores. Si los valores personales difieren de la forma en la que el empleador hace negocios o maneja los reclamos, esta incompatibilidad, con el tiempo, puede tener un impacto negativo.

* Adaptación incorrecta al trabajo. Si tu trabajo no es compatible con los intereses y capacidades personales, podría volverse cada vez más estresante a medida que pasa el tiempo.

* Extremos de la actividad. Cuando un trabajo es demasiado monótono o caótico, se necesita energía de manera constante para mantener la concentración, lo que puede provocar fatiga y desgaste profesional.

* Falta de apoyo social. Sentirse solo en el trabajo y en la vida personal contribuyen a un mayor estrés.

* Falta de equilibrio entre la vida y el trabajo. Si el trabajo demanda demasiado tiempo y esfuerzo y no se tienen energías para pasar tiempo con los familiares y amigos, es posible sufrir un desgaste rápidamente.

SITUACIONES QUE RESTAN

En cuanto a quiénes están en mayor riesgo de padecer burnout laboral, los especialistas de Mayo Clinic hacen hincapié en una serie de situaciones que contribuyen a experimentar este cuadro: identificarse tan intensamente con el trabajo que no hay un equilibrio razonable entre la vida laboral y la vida personal, intentar complacer a todo el mundo, trabajar en una profesión asistencial (como atención médica, asesoramiento o enseñanza), sentir que se tiene poco o ningún control sobre el trabajo que se realiza, o si se cree que el trabajo es monótono.

Asimismo, subrayan la necesidad de no ignorar los síntomas del burnout laboral pues las consecuencias para la salud pueden ser significativas y por ende merecen una consulta médica. Van desde la fatiga y el insomnio hasta la depresión, la ansiedad y el abuso de alcohol u otras sustancias. El desgaste laboral puede incluso originar enfermedad cardíaca, elevar el colesterol, aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, de obesidad y de accidente cerebrovascular.

COMO CONTROLARLO

Por último, los especialistas de Mayo Clinic instan a tomar medidas a fin de controlar el burnout laboral antes de que afecte la salud. En ese sentido, brindan 7 consejos concretos:

1. Controlar los factores de estrés que contribuyen al desgaste laboral. Una vez que se identificó lo que está provocando los sentimientos de burnout laboral, se puede establecer un plan para abordar el problema.

2. Evaluar las opciones. Analizar las inquietudes específicas con el jefe. Quizás se puede trabajar en conjunto para cambiar las expectativas o lograr compromisos o soluciones. ¿Existe la opción de compartir el trabajo? ¿Se puede optar por el teletrabajo o flexibilizar los horarios? ¿Sería de ayuda establecer una relación de tutoría? ¿Cuáles son las opciones de educación continua o de crecimiento profesional?

3. Modificar la actitud. Aquellas personas que se volvieron cínicas en el trabajo, deben pensar en maneras de mejorar la perspectiva. Redescubrir aspectos agradables del trabajo. Reconocer las contribuciones valiosas o el trabajo bien hecho de los compañeros de trabajo. Tomar descansos breves a lo largo del día. Pasar tiempo fuera del trabajo haciendo cosas que uno disfrute.

4. Buscar apoyo. Independientemente de si se recurre a compañeros de trabajo, amigos o seres queridos, el apoyo y la colaboración pueden ayudar a sobrellevar el estrés laboral y la sensación de burnout.

5. Evaluar los intereses, habilidades y pasiones personales. Una evaluación sincera puede ayudar a decidir si se debería considerar buscar un trabajo alternativo, que sea menos demandante o que coincida mejor con los intereses y valores fundamentales.

6. Hacer ejercicio. La actividad física regular puede ser de ayuda para sobrellevar mejor el estrés. También puede ayudar a dejar de pensar en el trabajo y a concentrarse en otra cosa.

7. Descansar bien. Dormir restaura el bienestar y ayuda a proteger la salud. Se debe dormir, al menos, 7 u 8 horas por noche.

Fuente: laprensa.com.ar

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *