20 de noviembre de 2018

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Los hábitos saludables que ayudan a bajar los riesgos de tener cáncer

El cáncer no es una enfermedad única, sino un grupo de enfermedades relacionadas. Muchas cosas en nuestros genes, nuestro estilo de vida y el medio ambiente que nos rodea aumentan o disminuyen el riesgo de presentar cáncer”, es la importante leyenda que publica el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos en su página web.

Y es que la noticia del nuevo informe elaborado por el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), advierte que 1 de cada 5 hombres y 1 de cada 6 mujeres desarrollarán algún tipo de cáncer durante su vida, lo que implica un aumento de los casos de cáncer en este 2018.

Además, precisó que este año habrá 18 millones de casos nuevos en el mundo, y que morirán casi 10 millones de personas. El cáncer más agresivo sigue siendo el de pulmón (18,4% del total), seguido del colorrectal, mama, estómago e hígado.

Incidencia del cáncer en el mundo según la OMS

Incidencia del cáncer en el mundo según la OMS

 

“Es urgente poner en marcha políticas eficaces de prevención y detección precoz para completar los tratamientos”, reclamó Christopher Wild, director del IARC, que también hizo hincapié en la importancia de mejorar el estilo de vida para minimizar algunos de los principales factores de riesgo y así prevenir la aparición de este conjunto de enfermedades mortales.

La prevención contra el cáncer es el mayor desafío de la salud pública mundial,explican los expertos dedicados a la oncología que buscan educar más a la población en general, a los propios médicos y a los medios de comunicación, para que aborden este tema con responsabilidad.

En los últimos años los médicos observan cada vez más casos de este conjunto de enfermedades

En los últimos años los médicos observan cada vez más casos de este conjunto de enfermedades

Según el informe de la OMS, el incremento del número de casos se debe a cuatro factores, dos de los cuales radican en el cambio de hábitos que las personas deberían seguir para prevenir la aparición del cáncer.

– El crecimiento poblacional
– El envejecimiento
– El cambio de la prevalencia de algunas causas vinculadas al desarrollo económico y social.
– Evolución de la frecuencia de los factores de riesgo como el tabaquismo, la obesidad, la falta de ejercicio y la alimentación desequilibrada.

Alimentación sana

Una buena nutrición es indispensable para que el cuerpo incorpore los nutrientes, reemplace tejidos y se mantenga fuerte y en buen estado. Por ello es importante que disponga de las vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos, grasas y agua.

Existen nutrientes específicos que ayudan a mantener un correcto funcionamiento del cuerpo y evitar enfermedades (Getty)

Existen nutrientes específicos que ayudan a mantener un correcto funcionamiento del cuerpo y evitar enfermedades (Getty)

A la hora de comer, se le proporcionan al cuerpo las herramientas que necesita para seguir adelante. Cuanto mejor sea lo que se pone sobre la mesa, mejor se comportará el organismo. “En procesos como el cáncer es muy importante nutrirse bien ya que está comprobado que la ingesta de ciertos alimentos ayuda al paciente a mantenerse con energía, fuerte y con buen ánimo. Pero además, existen alimentos antioxidantes que previenen el crecimiento y la proliferación de las células tumorales, mucho mejor”, explicó el doctor Ernesto Crescenti.

Los alimentos antioxidantes que funcionan mejor contra el cáncer son:

  • Té verde: Se trata de una poderosa bebida antioxidante y anticancerígena gracias a los polifenoles que contiene.
  • Trigo y centeno: Tienen la capacidad de acelerar el tránsito intestinal y ayudan a prevenir el cáncer de estómago, colon, páncreas y mama.
  • Tomate: Contiene licopeno, que consigue disminuir la incidencia del cáncer en pulmón, próstata y en todo el tracto digestivo.
  • Aceite de oliva: Sus compuestos polifenólicos ayudan a combatir el cáncer de mama en sus fases más agresivas.
  • Brócoli: Contiene sulforafano e isotiocianatos, que detienen la proliferación de células cancerosas en las etapas más iniciales del cáncer de colon, hígado, huesos, piel, próstata, mama, vejiga o páncreas.
  • Aloe vera: Fortalece el sistema inmunológico y previene los daños de las fases incipientes del cáncer de páncreas y pulmón.

Bajar de peso

Está probado que la obesidad contribuye a causar al menos 10 tipos de cáncer. La OMS analizó más de 1.000 estudios y descubrió que el sobrepeso está relacionado con los tumores de colon, útero, mama, riñón, ovario, páncreas, próstata, esófago, hígado y algunos tipos de linfoma.

A medida que aumenta la edad, la obesidad muestra mayor prevalencia entre los niños de 11 a 17 años (Getty)

A medida que aumenta la edad, la obesidad muestra mayor prevalencia entre los niños de 11 a 17 años (Getty)

Los especialistas sanitarios de la OMS evaluaron la obesidad en niños, adolescentes y jóvenes de hasta 25 años para dilucidar si la enfermedad en este período podría tener relación con el cáncer en la edad adulta.

Efectivamente se confirmó que para algunos cánceres, como el de colon y el de hígado, la asociación entre sobrepeso y cáncer era similar a la observada para los adultos.

La prestigiosa Universidad de Cambridge desarrolló una investigación acerca de cómo esta epidemia afecta la calidad de vida en los individuos. A partir de datos médicos recolectados en más de cuatro millones de adultos en cuatro continentes, se concluyó que ambos problemas se asocian en forma directa al riesgo de vivir menos años. Es decir, a una muerte prematura.

El trabajo –publicado en el semanario médico británico The Lancet– fue dirigido por el médico cardiólogo Emanuele Di Angelantonio, de dicha institución, quien estableció que “en promedio, las personas con sobrepeso pierden un año de esperanza de vida y las moderadamente obesas tres años. En cuanto a las personas afectadas de obesidad severa pierden alrededor de 10 años”.

Dejar de fumar

El consumo del tabaco obstruye las arterias, aumenta la posibilidad de desarrollar muerte cardíaca súbita, produce úlcera de estómago, genera la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y se asocia al cáncer de pulmón, laringe, cavidad oral, esófago, páncreas, cuello uterino, vejiga y riñón. Cuanto más temprano se inicia el hábito de fumar, y mayor sea la cantidad de cigarrillos, aumentará el riesgo de padecer estas enfermedades.

Decirle NO al cigarrillo es un gran paso para evitar futuras enfermedades

Decirle NO al cigarrillo es un gran paso para evitar futuras enfermedades

En la Argentina mueren 123 personas por día por enfermedades relacionadas al consumo de tabaco. Por año, la cifra asciende a 44 mil y los especialistas alertan de que dentro de las diez principales causas de muerte en el mundo, ocho están relacionadas con el tabaquismo.

Tomar menos alcohol

En 2017, la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica confirmó el vínculo entre las bebidas etílicas y la enfermedad en distintos órganos del cuerpo.

El primer trabajo que encendió la alarma fue el de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, que reveló que la ingesta de alcohol produce siete tipos diferentes de cáncer: boca, garganta, laringe, esófago, hígado, colon, intestino y mama. Ahora, la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO) ratificó estos descubrimientos y aseveró que afecta a varios órganos más.

La adicción al alcohol es un problema de salud pública (Getty)

La adicción al alcohol es un problema de salud pública (Getty)

“El alcohol es un carcinógeno, una sustancia que potencialmente genera cáncer. Eso es algo conocido para la medicina. Aunque es importante diferenciar su toxicidad directa sobre los tejidos de órganos por los que pasa, como la boca, la faringe, el esófago y el estómago – donde la toxicidad del alcohol es directa- de aquella producida en órganos donde se metaboliza y su toxicidad entonces es diferente, como el hígado”, explicó a Infobae el doctor Alejandro Turek, médico especialista en oncología.

“Para los cánceres de cabeza y cuello y del esófago, el producto de degradación del alcohol (acetaldehído, que es un carcinógeno establecido) toca los tejidos directamente cuando uno ingiere una bebida alcohólica y causa cáncer”, explicó la doctora y coautora del estudio de la ASCO Noelle LoConte, profesora de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin.

Con respecto al de hígado, el sexto cáncer más común en el mundo y la segunda causa principal de muerte relacionada con el mal, se desarrolla debido a la cirrosis, cuando las células hepáticas sanas son reemplazadas por células del tejido cicatricial dañadas, que pueden convertirse en cancerosas.

El último ranking estadístico realizado por la OMS informó que Argentina es el tercer país de todo el continente en cuanto a consumo de alcohol: 9,1 litros per cápita, por debajo de Canadá (10 litros) y Estados Unidos (9,3 L).

Realizar actividad física

Estar activo es bueno para la salud en muchos niveles. Llevar una vida proclive a la actividad física ayuda a mantener el corazón en forma, a controlar el peso corporal y a mejorar los niveles de presión arterial y azúcar en la sangre. El entrenamiento se relacionó a lo largo del tiempo con beneficios para el cerebro y, también, con un menor riesgo de algunos tipos de cáncer.

El ejercicio aporta muchos beneficios para el interior y exterior del cuerpo

El ejercicio aporta muchos beneficios para el interior y exterior del cuerpo

Sobre ello se enfocó un grupo de especialistas de la Universidad de Harvard, que puso en marcha una investigación sobre cuánto impacta el ejercicio en la esperanza de vida y específicamente, cómo ayuda a combatir un tumor. La resolución es contundente: con solo caminar 30 minutos diarios es posible aumentar las posibilidades de vencer el cáncer de colon casi a la mitad.

Los pacientes que realizaron treinta minutos de actividad física moderada durante cinco días a la semana y comieron de una forma saludable se manifestaron en un 42 por ciento menos propensos a morir y también vivieron más tiempo si el cáncer remitió.

Otro estudio reciente difundido por la OMS muestra que en el mundo una de cada tres mujeres y uno de cada cuatro hombres no tienen una actividad física suficiente para gozar de buena salud. La actividad física no sólo reduce el riesgo de cáncer, sino también de otras enfermedades crónicas, como las cardíacas y la diabetes.

Concurrir periódicamente al médico y hacerse controles

El cáncer no duele ni suele presentar síntomas visibles que alerten del desarrollo de la enfermedad, por eso es clave realizarse controles para poder detectarlo en sus estadios iniciales, cuando las posibilidades de curación son mayores.

Los controles periódicos son clave para prevenir o tratar el cáncer en sus etapas iniciales

Los controles periódicos son clave para prevenir o tratar el cáncer en sus etapas iniciales

En el caso de las mujeres, “la mamografía permite adelantarnos muchos años al diagnóstico del cáncer, ya que podemos detectar el tumor en sus estadios iniciales, antes de que sea palpable o presente algún síntoma”, explicó María Eugenia Azar (MN 80736), miembro de la Sociedad Argentina de Mastología (SAM) y el Departamento de Mastología del Instituto Ángel H. Roffo.

“No debe obviarse ni ser reemplazada por la ecografía o el autoexamen, que son estudios complementarios para ayudar a un diagnóstico temprano, pero en ningún caso sustituyen la mamografía”, agregó la experta.

Para los hombres, es importante realizar controles de próstata y colonoscopía a partir de los 45 años. Además, la tecnología de hoy permite realizar estudios genéticos para prevenir enfermedades hereditarias como algunos tipos de cáncer.

El autoexamen de piel es también un aliado para detectar a tiempo un melanoma y evitar que el cáncer se propague.

No exponerse mucho al sol

Cada año se diagnostican en el mundo 160 mil casos de melanoma, el tipo de cáncer de piel más agresivo y que representa el 1,5% del total de los tumores que sufren tanto hombres como mujeres.

Una consulta al dermatólogo una vez al año es clave para detectar de manera temprana un melanoma (Getty Images)

Una consulta al dermatólogo una vez al año es clave para detectar de manera temprana un melanoma (Getty Images)

Y si bien la recomendación sugiere una visita anual al dermatólogo, un sencillo test permitirá detectar de manera prematura anomalías en los lunares. Se trata de la regla del ABCDE, que llama a observar: Asimetría (los lunares malignos son asimétricos), Bordes (los bordes irregulares son propios de los lunares malignos), Color (varias tonalidades de marrón o negro caracterizan a los lunares malignos), Diámetro (los lunares malignos miden más de cinco milímetros) y Evolución (los cambios de color y tamaño siempre deben ser tenidos en cuenta).

Consultado por Infobae, el médico dermatólogo Pedro Rovere explicó que “el melanoma es un cáncer que se origina en los melanocitos, las células que producen el pigmento marrón que le da a la piel su color”.

Y tras asegurar que “la mayoría de las células del melanoma producen melanina de forma tal que se ven de color café o negro”, advirtió que “algún tipo de melanoma no produce melanina y se ven de color más rosado”.

Fuente: infobae.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *