13 de noviembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Cómo sobrellevar el verano en el trabajo

Llegó el verano y con él, las tan esperadas vacaciones para muchos. Sin embargo, no todos los trabajadores tienen la suerte de obtenerlas en los primeros días del año. Para aquellos que se encuentran en esta situación, a continuación cinco sencillas propuestas:

1. Elegir almuerzos más livianos
Tratar de incorporar más frutas y verduras a la dieta y optar por platos más livianos, como por ejemplo ensaladas y sándwiches. Asimismo, proponer a los compañeros hacer un picnic e invitarlos a comer juntos en una plaza cercana a la oficina.

2. Llegar más temprano
Los días son mucho más largos en el verano, por lo que se dispone de más horas de sol para disfrutar en el exterior. Para lograrlo, comenzar por despertarse un poco antes y llegar a la oficina previo a que alguien más lo haga. De esta forma puede aprovecharse la tranquilidad para organizar la jornada laboral y tal vez se pueda completar todas las tareas antes de lo habitual, sin tener que permanecer trabajando horas extras.

3. Hacer una playlist veraniega
No hay dudas de que la música es capaz de establecer un estado de ánimo, por este motivo, una opción es elegir canciones o artistas que recuerden un momento especial o una vacación en particular.
Puede ser de utilidad consultar en las aplicaciones de reproducción de música Pandora o Spotify y elegir una lista de reproducción de música divertida y veraniega que sirva de inspiración.

4. Redecorar el espacio de trabajo
Tratar de que luzca bonito y luminoso. Por ejemplo, agregar una planta, colgar fotos de vacaciones pasadas o cambiar el fondo de pantalla por una imagen de ese destino que te gustaría visitar. Asimismo, abrir las cortinas y ventanas para dejar entrar luz natural, y si esto no es posible, agregar una lámpara extra sobre el escritorio.

5. Mantenerse hidratado
No olvidar de colocar el vaso o botella de agua sobre el escritorio, o probar algo nuevo, como jugo o té helado. Asimismo, si se cuenta con algo más de tiempo, se puede hacer agua saborizada: simplemente llenar una jarra con agua y hielo, agregar frutas y vegetales en trozos, por ejemplo frutillas, pepino o limón, y por último, colocar hierbas aromáticas y especias, como menta o jengibre.

Fuente: http://comercioyjusticia.info/

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *