20 de noviembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Seguridad en los autos: Agregarle control de estabilidad a un auto cuesta 60 dólares

Si un auto ya tiene frenos ABS, un dispositivo obligatorio en Argentina desde enero de 2014, añadirle en fábrica el control de estabilidad (ESP o ESC) tiene un costo extra de apenas 60 dólares.

Sin embargo, según denunció LatinNCAP, “en tanto los gobiernos no exijan ESC, les están haciendo el juego a los fabricantes, dándoles campo fértil para que sigan ganando mucho dinero vendiendo el ESC a precios exorbitantes en combinación con otros elementos opcionales que no hacen a la seguridad del vehículo”.

La frase pertenece al ingeniero Alejandro Furas, director técnico de GlobalNCAP y secretario general de LatinNCAP, los organismos encargados de evaluar la seguridad de los autos que se venden en América Latina.

Como es habitual tras cada presentación de una nueva tanda de crash tests, Autoblog Argentina y Autoblog Uruguay entrevistaron a Furas para conocer más detalles sobre estos resultados.

La entrevista completa se reproduce a continuación.

-¿Qué diferencias encontraron entre el VW Golf VII fabricado en Brasil y el producido en México?
-No se encontraron diferencias respecto a los niveles de seguridad y en los elementos que evalúa LatinNCAP. De hecho el resultado del Golf fabricado en Brasil es válido para todos los Golfs de la región sean de donde sean. Recordemos que LatinNCAP había realizado el test del modelo fabricado en México en 2014 en el cual se evaluó el impacto frontal y lateral. Al tener ambas versiones idéntica construcción y desarrollo de la estructura y sistemas de poste, se extiende el resultado a todos los Golfs VII.

-Ya que no hay diferencias de equipamientos de seguridad entre los Golf mexicanos y brasileños, ¿el último resultado es aplicable a mercados donde se vende el mexicano y no el brasileño, como es el caso de Argentina?
-No es sólo que no existen diferencias de equipamiento, sino tampoco de desempeño de protección, el cual fue idéntico en el mexicano y brasileño. Los tests laterales fueron iguales en desempeño y luego de la inspección de ambos modelos, el mexicano ofrece igual seguridad que el brasileño. Los tests de impacto frontal y lateral son iguales en configuración, velocidad, ángulo, posición de impacto, etc. LatinNCAP ha incrementado el criterio de cálculo de lesiones de la cabeza, y aun así ambos protegen a igual nivel. Este caso es uno de los que nos gustaría ver en otros modelos, en donde en diferentes plantas se produce el mismo modelo con la misma seguridad en equipamiento y en desempeño. Sobre el impacto lateral de poste, que no fue realizado a la versión mexicana, pero sí a la versión de Brasil, en la inspección detallada post test en el impacto lateral de ambos autos se evidencia que están desarrollados y construidos iguales para ofrecer igual protección. La versión Mexicana chocada la teníamos aún guardada desde 2014. Recordemos que la versión fabricada en México es también exportada a Estados Unidos.

-En el caso del Seat Ateca (ver resultado), así como en el del Golf, ¿fueron pruebas patrocinadas o en el caso de Golf se realizó para comprobar que había consistencia de resultados con el mexicano?
-Ambos tests fueron patrocinados por los fabricantes. En el caso de Golf fue con el fin de demostrar que el Golf de Brasil es igual de seguro que la versión mexicana y la alemana (testeada en Europa), aun en cuanto a Control Electrónico de Estabilidad (ESC) e impacto de poste. Nos gustaría que no haya que esperar a la buena voluntad de una marca para demostrar este tipo de cosas, y que los gobiernos de la región comiencen a exigir las pruebas de LatinNCAP a todos los modelos que se venden en sus mercados, sin limitarles las estrellas para que, al menos hasta que se incorporen las normas y su apropiado control, el consumidor sepa qué tipo de seguridad tiene un eventual vehículo que desea comprar. Insistimos en que los gobiernos no solo están atrasados en los requerimientos de seguridad de las normas, sino que están muy atrasados en su correcta aplicación para el apropiado control de lo que se produce en la región. En 2016 mostramos más de un caso al respecto.

-¿Qué representa para LatinNCAP tener a los dos primeros modelos en cumplir con la máxima puntuación del nuevo protocolo?
-Es un mojón importantísimo. Recordemos que en 2010 se decía que era imposible llegar a cinco estrellas, y en ese entonces no se exigía Control Electrónico de Estabilidad (ESC), ni impacto lateral, ni impacto lateral de poste. Hoy contamos con autos fabricados en la región que logran estos niveles de seguridad próximos a los que EuroNCAP tenía hace 6 o 7 años. Es además una muestra de que es posible y que las otras marcas de la región deberían demostrar que lo pueden conseguir como lo logran en otros mercados, como el australiano, norteamericano, japonés o europeo, en donde la exigencia es mucho mayor que la nuestra. Creemos del mismo modo que en la medida que los tests de LatinNCAP sean obligatorios para todos los modelos vendidos en la región y que más consumidores y flotas de empresas, públicas y privadas empiecen a exigir las cinco estrellas como criterio de compra de flota seguramente muchos fabricantes tomarán la decisión de mejorar sus autos más allá de las exigencias básicas o recomendaciones básicas que ha dado LatinNCAP respecto a exigencias de normas ONU en nuestra región.

-¿Por qué en algunos mercados el Volkswagen Up! ya no se vende con el sticker de las cinco estrellas de Latin NCAP?
-No contamos con información oficial, pero sí sabemos que Volkswagen Uruguay ha decidido producir los stickers localmente, para continuar incluyéndolos.

-Ustedes están exigiendo control de estabilidad para poder alcanzar las cinco estrellas. ¿Consideran que el consumidor latinoamericano está exigiendo este sistema o sabe de qué se trata?
-LatinNCAP exige desde 2016 el ESC para lograr cuatro y cinco estrellas. Muchos consumidores aún no saben de qué trata la tecnología, pero saben que es “algo que hace los autos más seguros”. Creemos que los consumidores podrían entenderlo mejor si se les informa y explica, o si se les permite experimentar la tecnología por sí mismos. El ESC es una tecnología que cuando actúa no notamos cuando fue accionada y nos puede salvar la vida. LatinNCAP hace esfuerzos en la línea de mostrar y hacer experimentar a los consumidores la tecnologías ESC, como se hizo recientemente en el Stop the Crash en Montevideo. Lamentablemente los fabricantes la ofrecen como un elemento de lujo y cobran mucho por ella mientras que el costo de una unidad de procesamiento de ESC para el fabricante, si el auto ya tiene frenos ABS (obligatorio en Uruguay, Argentina y Brasil por ejemplo) es 60 dólares o menos. En tanto los gobiernos no exijan ESC les están haciendo el “juego” a los fabricantes dándoles campo fértil para que sigan ganando mucho dinero vendiendo el ESC a precios exorbitantes en combinación con otros elementos opcionales que no hacen a la seguridad del vehículo. Es el mismo escenario que con los airbags y frenos ABS antes de la ley Nacional en Argentina, Brasil y Uruguay. Es bueno destacar que en Uruguay, por ejemplo, uno de los importadores de las marcas más populares ya optó por ofrecer ESC estándar en todos los vehículos de pasajeros. Felicitamos este tipo de iniciativa que está muy por delante de lo que el gobierno legisla. Asimismo vale reconocer el esfuerzo de la Unidad Nacional de Seguridad Vial de Uruguay (UNASEV) por impulsar y dar a conocer el ESC, a través del evento que organizamos de forma conjunta recientemente, Stop The Crash, demostrando a las autoridades responsables los beneficios de esta tecnología y promover la toma de decisión que entre en efecto como obligatoria en no más de dos años. Del mismo modo que la Argentina ya reglamentó con fecha 2018 el ESC obligatorio en nuevos modelos, entendemos que es una buena iniciativa (ver nota aparte).

-LatinNCAP entregó premios extra a los modelos Ateca y Golf por contar con sistemas de frenado autónomo de forma opcional. ¿Cuánto creen que falta para que estas tecnologías se masifiquen en el Mercosur o el resto de Latinoamérica para productos más accesibles?
-El frenado autónomo de emergencia urbano ya es obligatorio en Europa para vehículos comerciales. Creemos, luego de ver la lentitud en gran parte de nuestros gobiernos para legislar respecto a la seguridad de automóviles, que este tipo de tecnología llegará a los mercados antes por la demanda de consumidores masivos como flotas o consumidores individuales que por obligatoriedad. Es justamente por esa razón que realizamos eventos como Stop the Crash, para que se conozcan las tecnologías y empujar para que se incorporen lo antes posible.

Fuente: autoblog.com.ar

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *