17 de septiembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Ya son más de 500 los muertos por el derrumbe de un edificio en Bangladesh

El número de víctimas mortales tras el derrumbe de un edificio de Bangladesh que albergaba varios talleres textiles ascendió en las últimas horas a 510, según el último recuento realizado por el Ejército.

Las tareas de salvamento continuarán hasta que se localice a la última persona que estaba wen el edificio que se derrumbó la semana pasada en la localidad de Savar, cerca de la capital del país, Dacca. Cientos de personas todavía esperan en el lugar con fotos de sus familiares desaparecidos.
“Hoy, viernes, hemos recuperado 32 nuevos cadáveres”, precisó por teléfono el portavoz militar Shahinul Islam.

El edificio, conocido como Rana Plaza, cercana a Dacca, se colapsó el pasado 24 de abril con al menos 3.000 personas en su interior que fueron obligadas a trabajar pese a que la policía había advertido un día antes de la existencia de grietas en las paredes.
El Gobierno destituyó ayer por “negligencia” e “inacción” al alcalde de Savar, Mohamed Refatulá, y la policía detuvo por el momento a casi una decena de personas.
Entre los detenidos figuran el dueño del inmueble -vinculado a la Liga Awami, partido gobernante en Bangladesh-, varios propietarios de talleres textiles e ingenieros municipales.
La tragedia de Savar ha puesto en relieve las malas condiciones laborales y de seguridad en que trabajan los empleados de las fábricas textiles en el país, que abastecen a multinacionales occidentales atraídas por la mano de obra más barata del mundo.

Según datos de la Federación Nacional de Trabajadores del sector Textil de Bangladesh, en los últimos 15 años ha habido unos 600 muertos y 3.000 heridos en accidentes, como incendios o derrumbes, ocurridos en fábricas textiles en el país. En 2005, en una de estas catástrofes, 61 empleados del sector murieron y otros 86 resultaron heridos al desplomarse un edificio de nueve pisos que albergaba fábricas. Ocurrió en la misma población en la que el miércoles se produjo el derrumbe.
No muy lejos del escenario de la tragedia, a apenas 1,5 kilómetros, otra importante fábrica textil en la que trabajan varios miles de empleados fue clausurada ayer por las autoridades debido a que la estructura de la misma presenta varias grietas.

Fuente: clarin.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *