14 de octubre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Uruguay: Uso de cannabis aumenta accidentes laborales

En un informe titulado “Permisibilidad de la marihuana y su impacto en las relaciones de trabajo” al que accedió El País, el director del Departamento Laboral de Ferrere Abogados, Nelson Larrañaga, realiza un análisis de los efectos negativos que tendría el uso de la droga legalizada sobre esta área.

Larrañaga concluye que el proyecto ya aprobado por la Cámara de Diputados y a estudio del Senado “nada regula sobre los efectos del consumo de can-nabis en el desempeño del trabajo”. Por lo que cae en “omisión”, debido a que “no tiene en cuenta que el uso de esta droga puede afectar la salud y la seguridad laboral”.

El especialista entiende que la ley sería inconstitucional “por omisión”, debido a que no tiene en cuenta medidas especiales para proteger a los trabajadores.

A nivel de salud y rendimiento laboral, Larrañaga agrega que la droga afecta al sistema nervioso central disminuyendo la concentración, la coordinación motora, la capacidad de reacción y alterando las percepciones. Además, dado que los efectos de la sustancia sobre el organismo pueden durar hasta ocho horas, “el empleado puede llegar al trabajo bajo la influencia de la droga si consumió la noche anterior”.

En el caso del consumidor crónico, los efectos podrían ser aun peores: “podría llegar todos los días (al trabajo) intoxicado. La medicina nos dijo que los 40 gramos de marihuana mensuales, que permite el proyecto, alcanzan para que la persona esté intoxicada todo el mes”, sostuvo Larrañaga en su informe.

“Está comprobado que el consumo de marihuana por parte del trabajador provoca un aumento de los accidentes de trabajo, incrementa el ausentismo laboral, acrecienta los subsidios por enfermedad, disminuye notoriamente la productividad y genera problemas de disciplina en el trabajo”, señaló Larrañaga tomando como base información de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Además alertó que el consumo de cannabis genera un “relacionamiento problemático entre compañeros de trabajo y con la dirección de la empresa, poniendo en riesgo la continuidad del empleo”.

Por otra parte, la aprobación de la legalización de la marihuana agregaría un problema adicional debido a la falta de legislación en materia de regulación del consumo de drogas en el trabajo.

Hoy en día, los sectores de la construcción, la agropecuaria y la forestación prohíben trabajar bajo la influencia de determinadas sustancias en el trabajo y si se detecta un incumplimiento se autoriza a la empresa a impedir el ingreso del trabajador.

En la construcción por ejemplo: “se prohíbe el ingreso y/o permanencia dentro de la obra, a todo trabajador que tenga afectada sus capacidades normales para la realización de sus tareas por ingestión de alcohol y/o consumo de drogas”. Según el decreto 89/995 y en casos de incumplimiento por parte del trabajador, el empleador “podrá aplicar las sanciones disciplinarias correspondientes”.

Si bien el mencionado decreto establece la posibilidad de hacer un test de espirometría para detectar la presencia de alcohol en sangre, no establece por medio de qué mecanismo se puede realizar la detección de otro tipo de drogas en el trabajador.

Frente a este vacío legal, Larrañaga opinó que “una de las formas de prepararse ahora, antes que ocurra la aprobación final del proyecto, es extender por vía normativa -a todas las ramas de actividad- la prohibición de ingresar al trabajo y permanecer en él bajo los efectos de una droga y así regular la realización de test aleatorios”.

Larrañaga aconseja a las empresas que jueguen un papel activo y formulen políticas sobre alcohol y drogas, tal como lo exhorta la OIT. “Es recomendable que existan políticas claras de la empresa para que nadie pueda trabajar bajo la influencia de drogas o alcohol y no deberían existir negativas para la realización de los test de controles respectivos, guardando una estricta confidencialidad de la información”, expresó el especialista.

Educación.

Dentro de las conclusiones del informe elaborado por Larrañaga, se indica que el proyecto que legaliza la marihuana “pone en riesgo a la salud humana y particularmente a la de todos los jóvenes”. En ese marco, plantea la necesidad de “promover el deporte y enseñar intensamente y en forma continua sobre los efectos de las drogas”.

Larrañaga asegura que “la educación intensiva sobre los daños que provoca el consumo de drogas ilegales, es la mejor forma de quitar eventuales consumidores” y acota que a su entender se deben intensificar las medidas para rehabilitar a los consumidores “de forma de ayudarlos a restablecer su salud e incluirlos nuevamente en la sociedad y en el mundo laboral”. Para realizar tales afirmaciones, el especialista se basa en la opinión que dieron las cátedras de Medicina en la Comisión de Adicciones de Diputados.

Fuente: elpais.com.uy

Te puede interesar:

“Uruguay: cada 15 días un conductor que se duerme provoca un accidente” 

“Uruguay: Banco de Seguros paga 22 mil rentas por accidentes laborales”

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *