20 de noviembre de 2018

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

China, cada vez más contaminada

El nivel de contaminación en China comienza a ser ya intolerable para sus 1.300 millones de habitantes. Es sin duda la cruz del brutal desarrollo económico del país en las últimas tres décadas. El Partido Comunista Chino (PCCh) obtuvo riqueza y poder en la esfera internacional, pero al mismo tiempo desigualdad social y unos niveles de contaminación en aire, suelo y agua jamás vistos en la Historia. Según estudios independientes, hasta el 70% de las tierras chinas estarían seriamente contaminadas.

Hasta hace poco los chinos parecían cuanto menos acatar ese trueque, pero en los últimos años se están rebelando con mayor frecuencia e intensidad. Protestas callejeras en un país donde manifestarse está prohibido y miles de denuncias públicas a través de las redes sociales han puesto al gobierno chino en alerta. La amenaza al régimen no es todavía seria, pero con la bandera del medio ambiente los chinos están aprendiendo a enfrentarse a la autoridad y, en no pocos casos, salirse con la suya. Uno de los últimos ejemplos ocurrió en Dalian, al este del país, cuando una protesta multitudinaria logró suspender la ampliación de una planta petroquímica en la ciudad. Un éxito emulado también en otras regiones.

Consciente del reto, Beijing está tratando de responder al malestar ciudadano con distintos proyectos. Uno de ellos, de gran envergadura, fue anunciado la semana pasada. China llevará a cabo un estudio a gran escala en todo su territorio para conocer el nivel de contaminación del suelo, según anunció el Ministerio de Tierras y Recursos. Muestras del piso serán recogidas a distintas profundidades, con el fin de averiguar las condiciones del lugar y el impacto de la actividad humana.

El ministerio no aclaró en qué fechas podrán conocerse los resultados. Por algo la contaminación del suelo es considerado “secreto de Estado” en China.

Ya en abril un estudio a escala menor a cargo del Ministerio de Protección Medioambiental reveló que las tierras de cultivo chinas contienen remanentes de metales pesados que datan de al menos 100 años, y que hay evidencia del uso de pesticidas prohibidos en los años 80. Zhuang Guotai, jefe del departamento que realizó el estudio, indicó que todo se debe a la descontrolada revolución agrícola china, que ha visto casi duplicar la producción de granos en sólo 30 años alentada por el gobierno central, quien no puso reparos en dotar de alimento abundante a toda su población a cualquier precio.

A la vista del escándalo, China está optando por silenciar los resultados de todos los análisis de contaminación medioambiental. Las autoridades declinaron publicar, por ejemplo, los resultados del primer estudio nacional de contaminación de suelo, iniciado en 2006. Académicos que participaron en él indicaron que el gobierno directamente eliminó los descubrimientos iniciales. Y aunque el PCCh parece empezar a considerar seriamente este asunto, el Consejo de Estado (equivalente al Ejecutivo) dijo recientemente que tratará de establecer un sistema para proteger el suelo de la contaminación, pero que no será hasta al menos el año 2020.

La contaminación del suelo es considerada una de las amenazas más serias a la salud en China, pues intoxica toda la cadena alimentaria mediante el uso indiscriminado de pesticidas y fertilizantes, así como con elementos dañinos el plomo, arsénico o cadmio. Los activistas medioambientales culpan a estos factores del notable aumento de recién nacidos en las ciudades chinas que presentan defectos de nacimiento y casos prematuros de cáncer.

Y mientras los escándalos se suceden con enorme frecuencia en los últimos meses. El último ocurrió en Cantón, al sur del país, donde hasta el 44% de las muestras de arroz tomadas en distintos lugares reveló niveles muy elevados de cadmio.

Fuente: clarin.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *