21 de abril de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Recordando la Medicina: “La fiebre puerperal y la materia cadavérica”

Si un médico cirujano, hoy te tiene que operar en el momento antes de hacerlo se higieniza bien sus manos, y no toca nada, hasta ponerse los guantes de cirugía. Esto lo hace por prevención hacia el propio paciente y prevención hacia sí mismo. Pero no siempre fue así, anteriormente se hacía de otra forma, es bueno que lo sepas, la fiebre puerperal tuvo mucho que ver en eso…

-¿Qué es la fiebre puerperal?

-Es la fiebre que suele ocurrir a las madres, después del parto…

 

– Y que es “la materia cadavérica”, de sólo pensarlo me da escalofríos.

-Ya te lo explico. Tenía mucho que ver con la mortalidad de las parturientas en el Hospital de Viena aproximadamente en 1846, no te olvides que aún no se conocía nada de lo que eran las bacterias o virus. Y aún no se conocían los principios científicos epidemiológicos de la transmisión de las enfermedades que tenemos hoy…

 

-No entiendo…

-En aquella época vivía el Dr. Semmelweis, (nacido en 1818 en Hungría), que era director de una Sala del Hospital de Viena, en donde se atendía a numerosas madres que tenían a sus hijos allí. Y en ese momento ocurrían numerosas muertes de las parturientas y que nadie se podía explicar el porqué. Se producían verdaderas epidemias de infecciones puerperales que a todos los médicos de esa época les preocupaban, pero no entendían el porqué.

Una de las salas de aquel Hospital, que atendían los médicos y estudiantes (Sala 1) y en la otra atendían las “matronas” (Sala 2), que eran mujeres que sin tener estudios médicos atendían también en el Hospital. El había notado que las muertes por la fiebre puerperal de las mujeres, era mucho mayor en la sala donde atendían los Médicos y estudiantes de Medicina, que en la Sala en donde atendían las matronas.

-Y ¿que hizo entonces?

-Realizó un verdadero estudio epidemiológico observacional proponiéndose descubrir las causas que determinaban la enorme diferencia de la mortalidad materna. Había observado que los médicos y estudiantes que atendían en la Sala 1, donde existía la más alta mortalidad, atendían a las parturientas luego de realizar las autopsias y los estudios de anatomía forense sin lavarse las manos y mucho menos, sin cambiarse sus vestiduras. Entonces, después de muchos estudios y observaciones llegó a la conclusión que los médicos y estudiantes de la Sala 1 transportaban en sus manos los exudados cadavéricos que transmitían a las parturientas en sus tactos vaginales. A eso se le llamó entonces “materia cadavérica”.

 

-Y tenía razón…

-Claro que tenía razón, por eso dispuso que los médicos y estudiantes, despues de haber realizado una autopsia y antes de atender a una parturienta, debían lavarse las manos de manera obligatoria. Demostró al poco tiempo el gran impacto de esta simple medida en la reducción de la mortalidad materna a menos de un 2% y permaneciendo baja durante varios años.

 

-Fue genial, ¿todos después lo imitaron…?

-No, ése es el tema. Como suele suceder con las innovaciones en algunos campos de la Medicina, no fue comprendido en su época y Semmelweis fue expulsado del Hospital de Viena por sus superiores. Nunca aceptaron la contundente evidencia científica de su investigación e intervención porque, ellos además de su egolatría y arrogancia, consideraban que las enfermedades se transmitían por el aire.

-Increíble, que no fuera aceptado…

-Los colegas de su época llegaron a impedir y sabotear la simple técnica de higiene de manos.

Dos décadas después las teorías microbiológicas de Pasteur, Koch y Lister confirmaron el gran valor científico del trabajo del médico húngaro y luego de más de siglo y medio de los hallazgos de Semmelweis a quien debemos de considerar como “El Padre del Control de las Infecciones”; la higiene de manos es considerada la piedra angular en la prevención de las infecciones hospitalaria.

Semmelweis retornó a Budapest donde vivió en medio de la soledad, la incomprensión y la demencia. No podía entender por qué sus colegas no entendían lo que él había descubierto… También en este caso se ha realizado una estampilla como forma de recordarlo en su pais.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *