13 de noviembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Pasos para seleccionar correctamente un Arnés

Cómo escoger un Arnés

 

El arnés es el componente principal de un sistema anti-caídas. Está diseñado para sujetar el cuerpo y detener la caída (sujeción), para distribuir las fuerzas generadas y para mantener al trabajador en suspensión “cabeza arriba” (post-caída).

Un Arnés, ante todo, debe seleccionarse en función del trabajo que se va a realizar y según la forma en la que el usuario accederá al puesto de trabajo en altura.

-Si el trabajo requiere únicamente que la persona se mantenga agarrada para no caerse, un arnés con 1 ó 2 puntos será suficiente. 1 punto significa que el arnés dispone de un punto de anclaje entre los omóplatos (dorsal). 2 puntos significa que el arnés dispone de un punto de anclaje dorsal y otro punto de anclaje en la parte delantera del arnés (esternal). El punto de anclaje tiene que utilizarse con un dispositivo conector. Se recomienda el punto de anclaje dorsal para uso general, aunque, en algunos casos, resulta más apropiado conectar al punto esternal (por ejemplo, trepar por una escalera mientras se está conectado a un raíl de anclaje instalado en la escalera).

-En ciertos casos, una aplicación requiere que un trabajador se posicione de manera que pueda trabajar con las manos libres. En tal caso, resulta más adecuado utilizar un arnés para sujeción en posición de trabajo. Este tipo de arnés puede tener puntos de anclaje únicamente dorsales o dorsales y esternales para frenar la caída, pero, además, tiene dos puntos de anclaje laterales a nivel de la cintura para un amarre de posicionamiento.

-Una aplicación específica, como el trabajo en suspensión, requiere de complementos técnicos que mantengan la posición corporal. Este componente se asocia normalmente con el equipo de descenso de cuerda, conectado en la parte media del cinturón (abdominal).

A continuación, se debe seleccionar un arnés según la duración y frecuencia de uso. Si un arnés está pensado para llevarse puesto durante 8 horas diarias, todos los días de la semana, tiene que ser cómodo (por ejemplo, con cinta elástica, ajuste ergonómico y la posibilidad de ajustarlo con facilidad). Los arneses de gran calidad no son sólo más cómodos, sino también más duraderos.

Talla del arnés

Muchos fabricantes se limitan a una talla única, lo que significa que un arnés le sirve a la persona media. La talla única vale para la mayoría de los trabajadores, pero no para todos. Por ejemplo, algunos arneses tienen un ajuste mínimo en la cinta pectoral que los trabajadores más bajos no pueden utilizar. La capacidad de ajustar el arnés de forma correcta para que se adecue cómodamente es algo fundamental.

 

¿Cuál es el nivel de seguridad del arnés?

Antes de comprar productos anti-caídas, plantee las siguientes preguntas:
-¿Cuenta el fabricante con el certificado ISO 9001? El certificado ISO demuestra que las instalaciones cumplen con los estrictos estándares internacionales de calidad en cuanto al diseño, el desarrollo, la instalación del producto y el servicio.

-¿Cumplen los productos con la Norma EN 361:2002 para un arnés de cuerpo entero?

-¿Cuenta el fabricante con ingenieros cualificados que diseñan/prueban los productos en una instalación de pruebas propia?

Estructura cómoda
Un arnés debería contar con una estructura resistente, ni demasiado grande ni incómoda. Al mismo tiempo, sus componentes deberían poder unirse fácilmente a los dispositivos conectores. Por ejemplo, las anillas D de algunos arneses son tan pequeñas que pueden dificultar mucho el enganche con un elemento de amarre.Los componentes del arnés también resultan problemáticos si tienen aristas afiladas. Las aristas pueden cortar la cinta del arnés o, según como se coloquen, clavarse en la piel en caso de caída.

Para proteger a los trabajadores de lesiones, los componentes deben fabricarse y montarse de forma adecuada. Se aconseja no utilizar resortes expuestos. Los resortes expuestos, especialmente en hebillas de fricción, pueden deshabilitarse o retirarse fácilmente.

Fabricar componentes de confianza es fundamental, puesto que las hebillas de fricción sin resortes pueden aflojarse con facilidad una vez que el arnés se haya ajustado por completo.

Evitar los diseños de cintas complejos

Una cinta puede parecer un elemento inocuo que siempre es igual, pero varía en gran medida según la marca. Algunos arneses utilizan cintas que se doblan y se enredan, lo que puede resultar frustrante para el usuario.

Las cintas del arnés tienen que ser resistentes y la urdimbre y la trama han de tener su tejido bien ajustado para que la cinta pueda deslizarse fácilmente por todas las piezas metálicas.

Si la cinta se atasca al deslizarse por las piezas metálicas, puede acabar cortándose. Si se corta, el arnés debe ser retirado de servicio.

También es importante examinar la resistencia a la tracción de la cinta. Tras las pruebas de abrasión, algunas cintas comienzan a roerse y arrugarse, lo que impide la utilización del arnés. La costura es tan importante como la estructura de la cinta. La costura no debe soltarse en una caída.

Instrucciones de uso, inspección y mantenimiento

Si bien puede sonar demasiado simple decirlo, todo arnés va acompañado de unas instrucciones de uso claras y concisas. Lo ideal es que las instrucciones estén disponibles en varios idiomas. Todos los arneses tienen que incluir una guía explícita de uso, mantenimiento e inspección.

Para asegurar su vida útil y su alto rendimiento, los arneses deberán ser inspeccionados visualmente antes de cada uso. Una persona competente debe realizar una inspección regular del desgaste, de los daños y la corrosión, lo que forma parte de todo programa de gestión de calidad, y el arnés será retirado en caso que esté en malas condiciones. La inspección se realizará al menos una vez al año según la Norma EN 365:2004 4.4(b), aunque se recomienda que se realice una inspección detallada al menos cada seis meses, y con más frecuencia cuando el arnés se utilice en condiciones determinadas, como entornos duros o difíciles en el que el daño del equipo sea relativamente común. Los resultados de esta inspección deberán registrarse y guardarse hasta la próxima revisión.

Consulte siempre las instrucciones del fabricante y los procedimientos de mantenimiento.

1)     Cinta – Sujete la cinta con ambas manos separadas unos 15-20 cm entre sí. Doble la cinta en forma de U invertida. La tensión superficial permite ver con facilidad las fibras dañadas o los cortes. Siga este procedimiento por toda la cinta, inspeccionando ambos lados de cada tramo. Esté atento a las aristas raídas, costuras rotas, cortes en las fibras, quemaduras y daños químicos.
2)     Anillas D/Acolchados de la espalda – Inspeccione las anillas D en busca de deformaciones, fisuras, roturas y aristas irregulares o afiladas. La anilla D tiene que girar libremente. Las anillas D de los acolchados de la espalda también deben inspeccionarse.
3)     Indicador de caída – Si el arnés cuenta con un indicador de caída, asegúrese de que no se haya activado
4)     Agarre de las hebillas: Se debe prestar especial atención al agarre de las hebillas y de las anillas D. Observe las fibras desgastadas, raídas o cortadas o deformaciones en las hebillas o en las anillas D.
5)     Hebillas manuales y de fricción – Inspeccione si la hebilla está deformada. Las barras exteriores y las centrales deben estar rectas. Preste especial atención a las esquinas y a los puntos de ajuste de la barra central.

Conclusión

Recuerde que no todos los arneses son iguales, así que, a la hora de escoger los arneses adecuados para distintas aplicaciones, asegúrese de tener en cuenta a sus trabajadores, el entorno que les rodea y otros factores descritos en este artículo. La vida útil de un arnés puede variar enormemente dependiendo de factores como la frecuencia y las condiciones de uso, por lo que asegúrese de inspeccionarlo antes de cada uso. No obstante, al final, incluso la protección anti-caídas de mayor calidad puede resultar inútil si no se utiliza de forma correcta. Una de las mejores formas para fomentar que los trabajadores lleven su EPI y creen una cultura de seguridad duradera es proporcionándoles una protección de alto rendimiento, elegante y cómoda con la que se sientan a gusto día a día.

Fuente: asepal.es

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *