26 de septiembre de 2018

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Los riesgos del Disulfuro de carbono

¿Dónde se utiliza?
Se utiliza en la fabricación de cristales ópticos, es un importante solvente de grasas, resinas y ceras, se usa en la fabricación de rayón y para la extracción de aceites.

¿Qué riesgos tiene?
El disulfuro de carbono es principalmente un producto neurotóxico, y por ello los síntomas más importantes indican alteraciones de los sistemas nerviosos central y periféricos.

Las intoxicaciones agudas se producen como resultado de exposiciones accidentales a muy altas concentraciones. La inconsciencia que es muy profunda, con abolición de los reflejos cornéales y tendinosos, aparecen después de un período muy corto. La muerte se produce por bloqueo del centro respiratorio.

Cuando se recuperan de las intoxicaciones agudas, quedan secuelas psíquicas y lesiones permanentes de los sistemas nerviosos central y periféricos. En los casos de intoxicaciones subagudas su manifestación clínica es de tipo maniaco-depresivo. Y a concentraciones más bajas es frecuente la aparición de polineuritis (inflamación de varios nervios). En la intoxicación crónica, la clínica se manifiesta por debilidad, fatiga, dolor de cabeza, alteraciones del sueño, pérdida del apetito y dolor de estomago, además neuritis de los nervios ópticos, vestibular y olfativo.

La relación entre el disulfuro de carbono y la aterosclerosis, es de especial interés, ya que varios investigadores han observado el desarrollo de aterosclerosis en los vasos cerebrales de los trabajadores más jóvenes en las fabricas de rayón viscosa. Es por ello que las intoxicaciones agudas, y más frecuentemente las crónicas, se producen particularmente en este tipo de industria.

El disulfuro de carbono también se absorbe en considerables cantidades a través de la piel. Este producto es muy inflamable y explosivo.

Primeros síntomas
Los primeros síntomas de intoxicación se observaron durante el siglo XIX, en Francia y Alemania en relación con la vulcanización del caucho. Después de la primera guerra mundial aumentó la producción de rayon viscosa y con ella la incidencia de intoxicaciones, agudas y crónicas, por disulfuro de carbono, constituyendo un serio problema en algunos países.

¿Cómo se previene?
En los exámenes médicos preocupacionales que se realizan a los postulantes a trabajar con disulfuro de carbono, se los debe declarar no aptos aquellos que padezcan alteraciones nerviosas o mentales, así como enfermedades hepáticas, renales, o aterosclerosis.

Las personas jóvenes de ambos sexos no podrán emplearse antes de los dieciocho años de edad. No existe evidencia que las mujeres sean mas sensibles a este producto, pero, sin embargo por ser altamente tóxico, no es recomendable su trabajo con él.

Si las concentraciones de esté producto exceden de los limites recomendados, son necesarios dos o tres exámenes médicos periódicos al año, en los cuales intervendrán neurólogos y psiquiatras. Cuando aparezcan síntomas, el trabajador debe ser retirado de la exposición y en caso de establecerse un diagnóstico de intoxicación, no se le permitirá continuar en ese trabajo.

Los trabajadores deberán estar informados de su toxicidad y del riesgo de incendio que representa. Existirán equipos de protección respiratoria para los casos de emergencias. La manipulación de esté producto se debe realizar en cerrado, así como la extracción localizada y ventilación general.

Es muy importante realizar frecuentemente controles atmosféricos de la concentración de disulfuro de carbono, especialmente en las fabricas de rayón.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *