17 de abril de 2021

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Los riesgos del acido acético

¿Dónde se utiliza?
Es uno de los ácidos orgánicos más ampliamente utilizados. Se emplea en la producción de acetatos: inorgánicos, orgánicos, de celulosa, de vinilo, y anhídrido acético; el propio ácido acético se usa en las tintorerías, las farmacias, la producción de pigmentos y en la industria de conservas, entre otras.

¿Qué riesgos tiene?
Los vapores de ácido acético pueden formar mezclas explosivas con el aire, constituyendo un riesgo de incendio, directamente o bien, por liberación de hidrógeno. Estos vapores tienen una acción irritante sobre las mucosas, especialmente, sobre la conjuntiva, rinofaringe y tracto respiratorio superior; son irritantes cutáneos primarios y pueden producir eritemas (enrojecimiento de la piel), quemaduras y ampollas. En los casos de ingestión accidental se han observado importantes lesiones úlcero-necróticas de la porción alta del aparato digestivo, con vómitos sanguinolentos, diarreas, “shock”, anuria (imposibilidad de orinar) y uremia. Los trabajadores expuestos durante varios años a concentraciones de ácido acético por encima de 200 ppm (partes por millón) han llegado a sufrir edema palpebral (presencia de cantidad anormal de líquidos en los párpados) con hipertrofia de los ganglios linfáticos (desarrollo excesivo de los ganglios), hiperemia conjuntival (exceso de sangre en la conjuntiva ocular), faringitis crónica, bronquitis catarral crónica, y, en algunos casos, bronquitis asmática y signos de erosión de la superficie vestibular de los dientes, especialmente, incisivos y caninos.

La piel de las palmas de las manos es la más expuesta al producto, llegando a secarse y agrietarse, tornándose hiperqueratósica (engrosamiento de la piel), por lo que las pequeñas erosiones y cortes curan muy lentamente.

¿Cómo se previenen?
Las zonas de almacenamiento deberán estar bien ventiladas para prevenir la formación de concentraciones peligrosas. Los envases serán de acero inoxidable o de cristal.

En caso de derrame o fuga de líquido, debe neutralizarse mediante soluciones alcalinas. Es esencial que los envases estén correctamente etiquetados. Para todas las formas de transporte, el ácido acético es considerado como sustancia peligrosa.

Para prevenir el daño de las vías respiratorias y de las mucosas, la concentración atmosférica de este ácido debe mantenerse por debajo del nivel máximo permisible mediante la utilización de dispositivos de higiene industrial como extractores locales, ventilación general, control de ambiente por medio de determinaciones periódicas de las concentraciones atmosféricas del producto. Las personas que trabajan con ácido acético puro o con soluciones concentradas vestirán ropas protectoras, además de elementos de protección para la cara, los ojos, las manos y los brazos; a la vez que utilizarán equipos protectores de respiración. Deben existir instalaciones sanitarias adecuadas.

Se llevarán a cabo exámenes médicos preocupacionales y periódicos para asegurarse de que no estén expuestos al producto trabajadores que padezcan cualquier tipo de trastornos respiratorios y alteraciones cutáneas.

Notas relacionadas

2 Comentarios

  1. Maria

    Gracias a esta información,pude realizar mi tarea de biología y me sirvió mucho,me gustaría mucho que mas gente subiera mas de este tipo de informaciones que nos ayudan y facilitan la tarea
    GRACIAS!!!????☺????

    Responder
    1. Hugo Rostagno

      Estimada María:

      Gracias a ti, por tus palabras, realmente estimulan y ayudan en esta hermosa “tarea autoimpuesta”, que es la difusión de los Riesgos del Trabajo.
      En mi sitio, http://www.empresalud.com.ar encontrarás siempre notas, noticias, comentarios o consejos sobre Prevención de Riesgos del Trabajo, que es mi pasión difundir, sobre todo en la Juventud.
      Tal vez ellos comprendan y aprendan lo que no realizó mi generación en Argentina y por eso tenemos esta triste realidad de 3 o 4 muertos por dia, en el acto de ganarse la vida. Espero que te guste.
      Dr. Hugo Francisco Rostagno
      director@empresalud.com.ar

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *