22 de febrero de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Gripe en el trabajo: el rol de la higiene y desinfección

Durante la temporada invernal suelen incrementarse las enfermedades respiratorias, en especial la gripe, puesto que los lugares suelen estar poco ventilados debido al frío, generando así ambientes propicios para la propagación de enfermedades infectocontagiosas. Los ambientes laborales no están exentos de este problema, todo lo contrario. Las personas transcurren gran parte del día en oficinas y lugares de trabajo cerrados como nunca antes en la historia; espacios con poca ventilación y en contacto directo con otras personas. Esta situación incrementa el riesgo de contagio de enfermedades respiratorias.

Aunque parezca curioso, el principal agente transmisor de estas enfermedades son las manos, dado que el contagio se produce fundamentalmente por contacto directo con superficies y objetos con presencia de virus. De esta manera, una persona infectada que asiste a trabajar deja virus viables en cada superficie y elemento que toca . Por esta razón, Ayudín y FUNCEI promueven intensificar rutinas de limpieza y desinfección en los lugares de trabajo para evitar la propagación de infecciones respiratorias y evitar las vías de contagio hacia otros lugares como el hogar y las familias.

¿Qué es la gripe y cómo afecta?

La gripe es una enfermedad respiratoria causada por el virus influenza y se transmite a través de secreciones respiratorias de una persona infectada, vehiculizadas directamente al toser, estornudar y hablar, o a través de manos y objetos contaminados que toman contacto con la boca, los ojos o la nariz.

La infección dura generalmente una semana y se caracteriza por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, cefalea y malestar general importante, tos seca, dolor de garganta y rinitis. La fiebre y los demás síntomas suelen desaparecer en la mayoría de los casos en el plazo de una semana. El tiempo transcurrido entre la infección y la aparición de la enfermedad es de aproximadamente 2 días.

Existen tres tipos de gripe: A, B y C. Los virus gripales de tipo A se clasifican en subtipos en función de las diferentes combinaciones de dos proteínas de la superficie del virus (H y N). Entre los muchos subtipos de virus gripales A, en la actualidad están circulando en el ser humano virus de los subtipos A (H1N1) y A (H3N2). Los virus de la gripe circulan por todo el mundo. Los casos de gripe C son mucho menos frecuentes que los de gripe A o B, y es por ello que en las vacunas contra la gripe estacional solo se incluyen virus de los tipos A y B.

A pesar de que la gripe puede parecer inofensiva, en personas con enfermedades crónicas puede llegar a ser grave, e incluso ocasionar la muerte. Las epidemias anuales de gripe pueden afectar gravemente a todos los grupos de edad, sin embargo, quienes corren mayor riesgo de sufrir sus complicaciones son los menores de 2 años, los mayores de 65 y las personas de todas las edades con determinadas afecciones, como enfermedades crónicas cardíacas, pulmonares, renales, entre otras.

Prevención en el trabajo

Hay que tener en cuenta que el virus de la gripe puede sobrevivir hasta 48 horas en superficies. Como una persona pasa gran parte de su día en el trabajo, para disminuir el contagio de la gripe es necesario intensificar ciertas medidas de prevención durante la época invernal:

Fuente: Mercado

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *