26 de marzo de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

España: Expertos advierten de que el uso de zuecos en el trabajo puede perjudicar a los pies

El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha advertido de que el uso de zuecos en el ámbito laboral puede ser perjudicial para la salud de los pies, coincidiendo con la celebración el próximo 28 de abril del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo.

En concreto, desde el ICOPCV consideran que el personal sanitario debería abandonar el uso del clásico zueco por un calzado laboral más adecuado: cerrado, ligero, de puntera ancha, con contrafuerte, con cierre con cordones o velcro, tacón ancho, de 3.5 centímetros de máxima altura, de pieles que no dejen penetrar los líquidos que permitan la transpiración y que disponga de suela antideslizante y antiestática.

Los podólogos han explicado que como el zueco es un calzado inestable, por carecer de una sujeción adecuada, puede ser causa de esguinces de tobillo, dolor de espalda o provocar rozaduras en el empeine por la altura de la pala. Además, al ser abierto por detrás predispone a la aparición de lesiones digitales como los dedos en garra y puede producir duricias plantares en el metatarso y talón.

Además, junto al zueco clásico, en los últimos años se ha puesto de moda el uso de zueco de goma, que entraña múltiples inconvenientes como favorecer la sudoración, por lo que debe tener cortes que permitan la ventilación del pie. Esto supone un grave riesgo para el sanitario porque a través de esos agujeros podría sufrir un pinchazo involuntario con agujas o bisturíes o entrar en contacto directo con fluidos corporales si se produjera algún derramamiento de forma accidental, señalan.

“Aunque este tipo de calzado no es recomendable, si la actividad del sanitario requiere de pocos desplazamientos, se puede utilizar un zueco abierto por el talón que debe llevar un tira posterior para asegurar la estabilidad y que mejorará la amortiguación de impactos, contribuyendo a un menor desplazamiento entre el pie y el zueco”, ha afirmado el presidente del Colegio de Podólogos, Alfredo Martínez.

No obstante, ha precisado que “si el sanitario manipula cargas o realiza muchos desplazamientos, como ocurre en la mayoría de casos, deben optar por un calzado cerrado”.

Los podólogos lamentan que el uso generalizado de zuecos por parte del personal sanitario “ha transmitido erróneamente el mensaje de que se trata de un calzado saludable y otros profesionales lo han incorporado a su actividad laboral como puede ser el caso de los cocineros, peluqueros o asistentas de limpieza, entre otras”.

Desde el ICOPCV han insistido en que en el desarrollo de cualquier trabajo debe utilizarse un zapato que sujete bien el pie, permita su correcta movilidad adaptándose a la pisada y amortigüe eficientemente los impactos del talón para evitar las lesiones más comunes asociadas al uso de un calzado laboral inadecuado, como pueden ser piernas cansadas, calambres musculares, esguinces de tobillo, dedos en garra, edemas maleolares, fascitis plantares, metatarsalgias, hiperhidrosis, duricias o callos.

 

Fuente: 20minutos.es

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *