22 de abril de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Ecología

Iluminación Eficiente: Primer paso hacia una revolución energética

El consenso científico determina que no podemos aumentar más de 2° C la temperatura global. Tenemos solo 8 años para actuar y revertir esta tendencia.

Para mitigar los graves efectos que implican un aumento de 2° C, necesitamos, como mínimo, una verdadera revolución energética, un cambio radical en la generación, distribución y consumo de la energía. Los pilares de esta revolución son la eficiencia energética y el desarrollo de las fuentes de energía limpia y renovable.

La eficiencia energética es una de las herramientas más poderosas para combatir el Cambio climático.

El cambio de lámparas incandescentes por lámparas de bajo consumo es una medida que implica evitar la construcción de varias centrales eléctricas, ahorrar recursos no renovables y evitar la emisión de gases de efecto invernadero. El uso inteligente, no la privación, es la filosofía básica de la eficiencia energética.
Las lámparas incandescentes duran 750 horas, las lámparas fluorescentes compactas (LFC) cuestan entre 10 y 15 veces más pero su vida útil varía entre 5000 y 12.000 horas.

El uso eficiente de la energía es reconocido como la medida más efectiva, a corto y mediano plazo, para lograr una reducción significativa de las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero. Argentina es uno de los países de Latinoamérica con más emisiones de CO2 per-cápita. Esta casi todo por hacer en materia de eficiencia energética.

La iluminación es una parte importante del consumo eléctrico en el sector residencial, comercial y público (entre el 20% y 35%).

Las inversiones realizadas en los distintos sectores a partir del cambio de luminarias no implican un gasto adicional importante. Este permite ser amortizado en poco tiempo obteniéndose beneficios y ahorros considerables para el usuario. La promoción de lámparas de bajo consumo puede ayudar a postergar inversiones en la expansión del suministro eléctrico.

Si hiciéramos un reemplazo de lámparas solo en el sector residencial conseguiríamos un ahorro anual del doble de lo que produce la Central Atómica Atucha I. Si se aplicase un programa aún más intenso en el cambio de luminarias en el sector residencial y lo extendiésemos a los sectores públicos y comerciales, podríamos evitar una demanda de energía similar a la generación que se estima para la planta atómica de Atucha II. Con programas más intensos de eficiencia energética se podrían evitar varias centrales de energía, economizando así recursos económicos y naturales.

 

Comparando las Lámparas Fluorescentes Compactas (LFC)

¿El encendido y apagado frecuente perjudica la vida útil de la LFC?

Es verdad que el encendido y apagado frecuente disminuye la vida útil de las LFC, idealmente los primeros reemplazos hay que hacerlos en las salas en las que la luz está encendida durante más tiempo (cocina, sala, comedor).
Las LFC, consumen menos energía que las incandescentes mientras están encendidas. Hay que tener en cuenta también que las LFC duran entre 6 y 8 veces más que las otras, en conclusión es conveniente usarlas.

¿Las lámparas fluorescentes de bajo consumo provocan fatiga visual por parpadeo?
No. La razón es que en la base de las mismas se ubica un “balastro electrónico” que convierte la corriente eléctrica alterna en corriente continua y luego un oscilador la convierte en corriente alterna a una frecuencia de 20.000 a 60.000 ciclos por segundo. Esto anula el parpadeo y el efecto estroboscópico que resultaría en riesgos en sitios de trabajo.

Los antiguos tubos fluorescentes producían un parpadeo de 50 hertz similar a la corriente alterna de la red doméstica. Eso generaba un parpadeo apenas perceptible pero que resultaba molesto para la vista y además provocaba un efecto estroboscópico peligroso en lugares de trabajo donde funcionaban máquinas, ya que el parpadeo se puede sincronizar con la velocidad de giro de las partes móviles de las máquinas creando la ilusión óptica de que no están funcionando, cuando en realidad se están moviendo.

¿Qué pasa con el mercurio que contienen las LFC?
Las LFC contienen mercurio, la cantidad que cada una posee es de alrededor de 2mg esto es mil veces menos que un termómetro clínico y cien veces menos que un clásico tubo fluorescente, según el INTI. El mercurio es un material peligroso que tiene efectos bioacumulativos en toda la cadena trófica por lo cual es indispensable tomar precauciones. Es por ello que junto al plan de recambio de lámparas incandescentes por las de bajo consumo es imprescindible la instrumentación de un plan de recolección diferenciada, considerando a estas lámparas como residuos electrónicos. Existen al respecto innumerable experiencias a nivel mundial que podrían servir como ejemplo.

¿Es posible reemplazar totalmente

la lámpara incandescente?
Son muchos más los países que están discutiendo una fecha límite para la producción y uso de lámparas incandescentes. La racionalidad de esta medida es absolutamente clara. Desde países que son grandes productores de lámparas incandescentes hasta grandes consumidores; desde países industrializados hasta países en vías de desarrollo, todos coinciden en la necesidad y urgencia para adoptar esta medida en el corto y mediano plazo.

• Australia anunció que prohibirá las lámparas comunes a partir del año 2010 y estima una reducción del 66% del consumo eléctrico en los hogares australianos.

• En Europa, Irlanda ha prohibido la venta de lámparas incandescentes a partir de enero de 2009.

• California y Canadá han decidido prohibir la venta de luces incandescentes para el 2012.

• La Unión Europea está buscando una prohibición para la producción de lámparas incandescentes.

Iluminación Eficiente: Primer paso hacia una revolución energética
Un comité del Senado de los Estados Unidos trabaja sobre una propuesta que retirará paulatinamente las lámparas incandescentes en 10 años.

En América Latina los países pioneros han sido Cuba, Venezuela y Nicaragua que han iniciado planes de sustitución de lámparas muy ambiciosos que conducen a su total reemplazo.

China anunció recientemente el abandono de las lámparas incandescentes en menos de 10 años, siendo el productor del 70% de estas lámparas. El impacto de esta medida puede ser importantísimo ya que sólo el 15% de los hogares chinos poseen LFC.

El Gobierno de Taiwán prohibirá la producción de lámparas incandescentes a partir de 2010 y erradicará su uso a partir de 2012.

Informe del INTI
Uno de los primeros pasos que se suele tomar en la economía del hogar es reemplazar las lámparas incandescentes que se utilizan varias horas por día por las de bajo consumo (Lámparas Fluorescentes Compactas – LFC).

Las LFC en sus especificaciones técnicas (lo que está impreso en la caja) dicen que consumen entre 75 y 80% menos que las comunes brindando la misma intensidad lumínica, y que duran hasta 6 veces más que las lámparas comunes. En teoría, tienen una potencia de entre 7 y 23 watts equivalente al mismo flujo lumínico que las incandescentes de 25 y 100w respectivamente.

Si bien las lámparas de bajo consumo son más caras, deberían durar mucho más y producir el mismo efecto que una lámpara incandescente con mayor ahorro de energía.

Ante la queja de los consumidores de que las lámparas de bajo consumo que se comercializan en el mercado (todas importadas de China) iluminan poco y duran poco, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) efectuó un análisis de comportamiento de estas lámparas. Se realizó una investigación sobre 600 lámparas de 17 marcas.

El resultado de la investigación indica que hay lámparas que iluminan menos que lo especificado en los envases; que hay lámparas que duran mucho menos que la cantidad de horas que figura en la caja contenedora; que algunas lámparas no son eléctricamente seguras y podrían ser causantes de incendios tal como se observó en los análisis; y por último con algunas lámparas de bajo consumo se ahorra más energía que con otras (comparando las 17 marcas entre ellas).

Es por ello que el INTI, como servicio público de referencia y control tecnológico de calidad, difunde esta información para conocimiento de los ciudadanos, para que a la hora de elegir una lámpara alternativa a la incandescente opte por la que realmente cumple con las especificaciones de calidad, durabilidad y seguridad.

Fuente: Greenpeace / INTI

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *