21 de noviembre de 2018

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Los juicios laborales son un tema recurrente en la agenda laboral

Desde un punto de vista estrictamente judicial, los juicios laborales no tienen connotación positiva ni negativa. Son un método legítimo de resolución de conflictos por derechos.

Pero desde el punto de vista social y ético es irrefutable que su proliferación debe ser motivo de preocupación.
Porque el verbo judicializar significa llevar por la vía judicial asuntos que podrían resolverse por la vía del diálogo. En este sentido, la judicialización es eminentemente negativa porque elige los costos del conflicto cuando el diálogo es todavía opción.

No existe una base de datos oficial que centralice la información diseminada por los tribunales de todo el país. Para paliar este déficit, desde IDESA (una institución especializada en temas laborales) y la Fundación Observatorio PyME (una institución especializada en materia de PyME industriales) unieron esfuerzos para intentar evaluar la gravedad del problema.

Los juicios laborales se dan fundamentalmente por desacuerdos en la indemnización por despido y en el carácter laboral o no de afecciones que los trabajadores dicen sufrir y/o el monto que se reclama como reparación. En empresas tecnológicas, las diferencias salariales entran también como principal factor.Una de cada tres PyMEs industriales está involucrada en litigios laborales, las cuales afrontan en promedio tres juicios por empresa.

El fenómeno se da con mayor intensidad en PyME medianas-entre 50 y 200 ocupados-. El 60% de las empresas señala que los juicios laborales ya se han convertido en la principal dificultad para incorporar nuevos trabajadores y de aumento de costos económicos.

De acuerdo a la última información disponible relevada porla Fundación Observatorio PyME (FOP) –Agosto 2017–, el 34% de las PyMEde la industria manufacturera de todo el país se encuentra involucrado en algún caso de litigiosidad laboral, ya sea por una demanda directa (hacia la propia empresa) o indirecta (citación o convocatoria por responsabilidad solidaria, A.R.T., etc.). Estas firmas están involucradas, en promedio, en 3 causas judiciales cada una. Por su parte, entre las PyME de Software y Servicios Informáticos de CABA (SSI) el 21% presenta estos problemas, con una media de 2 demandas judiciales por empresa.

Asimismo, sobresalen los sectores donde la proporción de PyME afectadas es similar al promedio pero la cantidad de demandas judiciales por empresa es más elevada. Así es para Textiles, prendas de vestir, productos de cuero y calzado, con 5 litigios por firma, y

Productos de caucho y plástico. En el caso del sector Textil, podría vincularse a cuestiones de desarrollo organizativo interno (profesionalización de la gestión) e informalidad, que conlleva una mayor intensidad del problema. Además de tratarse de una de las ramas con mayor cantidad de ocupados.

La principal causa que da lugar al litigio es la indemnización por despido (43% de las PyME de industria afectadas y 26% de SSI). La segunda son los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (40% de las PyME manufactureras) y para sus pares de SSI, las diferencias salariales (16%).

Entre las PyMEde la industria manufacturera involucradas, las principales consecuencias de la proliferación de la judicialidad son: la dificultad de incorporar nuevos trabajadores (60%) el aumento de costos (60%),y el desincentivo a las inversiones (50%).

Por su parte, los empresarios del sector SSI reúnen en estos tres ítems los principales efectos nocivos de la problemática, aunque en distinto orden (aumento de costos -50%-, desincentivo a nuevas inversiones -30%-y dificultad para incorporar nuevos recursos humanos -25%-).

Fuente: elcomercial.com.ar

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *