16 de octubre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

España: Los jóvenes empresarios reclaman que la responsabilidad social sea voluntaria

Según Pilar Andrade, empresaria y presidenta de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios (CEJE), la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) ha de ser una “herramienta de orientación“ y no un modelo de obligatorio cumplimiento que “dañe” la capacidad de competir en mercados globales.

En una jornada sobre RSC en Zaragoza, organizada por la Fundación San Ezequiel Moreno, Andrade recordó que como España es un “país de microempresas“ con sólo 3.850 Pymes con más de 250 empleados, hay que desarrollar la RSC teniendo en cuenta la “dificultad de implantarla en pequeñas estructuras“, de ahí que abriera su ponencia avisando al público de que su parte sería “la menos idílica”.

Andrade afirmó que las 20.000 empresas que forman parte de la entidad que preside, han nacido ya con vocación internacional por lo que la RSC “está en el ADN“ de los jóvenes empresarios. Cualquier iniciativa que coarte la libertad del empresario o del mercado, como la certificación por parte de terceros, “incrementa los costes y daña la capacidad de competir en mercados globales”, añadió.

La empresaria sugirió que la RSC nunca debe de implantarse como un “apéndice” de la compañía sino desde “su origen”, para que todas las áreas se involucren y se haga así efectiva.

Andrade aprovechó también el foro de empresarios para mostrar la inquietud que genera a los jóvenes empresarios la confusión entre la transparencia, la rendición de cuentas y la información de resultados, algo que de momento no ha quedado del todo resuelto.

La empresaria explicó que en un encuentro anterior con Cristóbal Montoro, le pidió al ministro de Hacienda un mayor apoyo a la Pyme, porque supone el 99%o del tejido industrial y el “61% de impuestos recaudados para gasto estructural”. El porcentaje restante procede de otras actividades no empresariales, como personas físicas, asociaciones o fundaciones, entre otras.

Cierta incredulidad en Europa

Vicente Salas, catedrático de Organización Empresarial de la Universidad de Zaragoza y participante de la Jornada, definió la RSC como una “rendición de cuentas” de la empresa sobre el “impacto en la sociedad” cuyos objetivos son “maximizar el valor compartido y minimizar los riesgos“.

A pesar de esta definición, el profesor señaló que para el 40% de los europeos la aportación de la empresa a la sociedad “es negativa”, aunque la cifra cambia cuando se habla por países, especialmente de Suecia.

Según Salas, sobre un tema tan sensible en el marco de la RSC como es el pago de impuestos, el 38% de los suecos lo consideran “una aportación positiva a la sociedad”, situación muy distinta a la de nuestro país.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *