07 de diciembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

España: La crisis acaba con la mitad del empleo del sector de la prevención de riesgos laborales

Los efectos de la crisis y de la nueva legislación aplicada a las empresas de prevención de riesgos laborales han hecho estragos en el sector. En tan sólo tres años, aproximadamente el cincuenta por ciento de los profesionales han quedado en paro, según la estimación del sociólogo Arsenio Valbuena, que además de empresario del sector de la prevención fue presidente de la Asociación de Servicios de Prevención de Asturias, integrada en FADE. “Estamos viviendo una gran crisis en el sector. La prevención de riesgos laborales quedó enterrada y, en poco tiempo, nos estamos cargando el avance que nos costó 15 años conseguir”, aseguró el experto. Y añadió: “En tres años hemos vuelto al cincuenta por ciento de la facturación, el empleo y el número de empresas”.

Pero el retroceso de las empresas de prevención no tiene únicamente consecuencias negativas para los profesionales del sector. Y es que, según subrayó Valbuena, la comarca avilesina está sufriendo el deterioro generalizado de las condiciones de trabajo que él ve traducido en un aumento de los accidentes laborales, en su mayoría “perfectamente evitables”. “En las empresas los recursos destinados a prevención han caído drásticamente, bien por despidos, porque ya no contratan a prevencionistas, o bien por el deterioro de las tareas. Y luego estamos viendo un ahorro brutal en el mantenimiento y eso es igual de absurdo que ahorrar en el mantenimiento del vehículo: al final te revienta la culata”, comparó el sociólogo.

Junto al ahorro en mantenimiento que, según Valbuena, afecta especialmente a los trabajadores de empresas auxiliares, se encuentra un segundo problema: la presión sobre los costes que se traduce en una carga excesiva de trabajo. “Los incrementos de productividad se consiguen haciendo el mismo trabajo con menos personal, y eso es agobiante. En las industrias hay miedo, desconfianza, ansiedad, mucha presión que se traduce en estrés y atropellos”, alertó el expresidente de la Asociación de Servicios de Prevención de Asturias. Y añadió: “No se observan los protocolos ni los procedimientos. Estamos detectando una hostilidad hacia la función preventiva que normalmente exige un gasto”.

Un riesgo añadido es el de los flujos migratorios de los profesionales que no sólo cambian de sector laboral sino incluso de país. Y en muchos países, asegura Valbuena, las mismas empresas que en España cumplen con la normativa de riesgos laborales, la incumplen flagrantemente en lugares como Brasil. “Nadie se lo exige”. La prevención de riesgos laborales se convirtió desde 1998 en una profesión con grandes perspectivas de crecimiento, un nuevo yacimiento de empleo para titulados universitarios con estudios de posgrado. Pero esa proyección está quedando truncada, según advirtió el sociólogo. “En los servicios de prevención se ha perdido el 30 por ciento del empleo y los coordinadores de obras han desaparecido”, añadió en justificación de esa caída a la mitad de los puestos de trabajo relacionados con el sector de la prevención.

Las mutuas

En la comarca avilesina, las sociedades de prevención de las mutuas son las únicas que han mantenido el tipo. En cambio están en franca recesión tanto las sociedades de ámbito nacional con delegación en Asturias -muchas de ellas en quiebra técnica- y las de ámbito regional. Las causas de este retroceso hay que buscarlas en la crisis pero también en la nueva legislación -entró en vigor este año- que obliga a que las empresas de prevención ofrezcan obligatoriamente las cuatro especialidades: seguridad, higiene, ergonomía y psicología aplicada, y medicina en el trabajo.

Es esta última especialidad la que supone un problema añadido para las empresas, tanto por la inversión (obliga a disponer de una clínica) como por la escasez de profesionales. “El colegio profesional de los médicos laborales restringe mucho la entrada, eso hace que en Asturias sólo haya 103 profesionales cuando, según la población laboral de la región, tendría que haber en torno a 400”, explicó Valbuena. Los que hay, están muy cotizados. “Existe una competencia loca por los médicos”.

Así que la crisis, la caída estrepitosa del sector de la construcción y la legislación están detrás de este pinchazo de las empresas de la prevención de riesgos laborales. El cierre de Nexgrup y Prevenalia, dos de los referentes estatales del sector, ejemplifica el delicado momento que atraviesan los prevencionistas.

Fuente: lne.es

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *