29 de septiembre de 2022

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

En pos de la movilidad laboral segura

El manejo de máquinas entraña riesgos, y el vehículo privado es una máquina más. El desplazamiento se ha convertido en un elemento indispensable en el entorno laboral y, hoy por hoy, el transporte por carretera con vehículo es uno de los medios más utilizados. La realidad cambiante, no sólo en las ciudades sino en todo el territorio, con unos núcleos urbanos diseñados para el peatón y la velocidad reducida, y con una actividad industrial que se deslocaliza progresivamente lejos de estos centros de población, impacta de lleno en los desplazamientos de los trabajadores. La seguridad del trabajador en los desplazamientos trasciende el área de lo privado para devenir un asunto de alcance social.

Estamos ante un problema importante: el 36% de los accidentes de tráfico con víctimas son por motivos laborales. El 15% de los accidentes laborales son debidos al tráfico, y necesitamos reducir esta siniestralidad por muchas razones, que sintetizamos en la palabra bienestar, y cuya clave está muchas veces en las propias infraestructuras viales.

Responsabilidad colectiva

La seguridad del tráfico en general, y de los desplazamiento laborales en particular, nos interpela a todos: necesitamos planes de movilidad, transporte público, comedores de empresa, políticas de car-sharing (compartir vehículo). El conductor también tiene responsabilidad: estado del vehículo, actitud y estado para la conducción (las autopsias revelan que en el 49% de las muertes al volante se había producido un consumo de alcohol, drogas o fármacos, sustancias incompatibles con la conducción).

Entre los problemas, cabe destacar a los usuarios de las motos (el 50% de las víctimas se produce por distracción, y la siniestralidad no desciende). Otro problema es la ingesta de sustancias que modifican la atención (alcohol, psicofármacos y drogas, por este orden). Ello hace que algunos de los usuarios de las vías (especialmente los ciclistas) se conviertan en víctimas en una época en que se extiende el uso de la bicicleta –por deporte, pero también como medio de transporte para desplazarse al lugar de trabajo.

Movilidad e infraestructuras

Reducir la siniestralidad vial-laboral tiene un decálogo más o menos extenso que contempla aspectos como:

-Impulsar en las empresas el diseño de planes de movilidad.

-Potenciar el transporte público para que los trabajadores no se vean obligados a usar el transporte privado en áreas no comunicadas.

-Fomentar las modalidades activas (y alternativas) al transporte convencional como es el uso de la bicicleta.

-Seguridad vial. Se necesita una estrategia global, unificada por parte de todas las instituciones/agentes implicados, que ponga el énfasis en la movilidad segura. Y no hay movilidad segura sin infraestructuras adecuadas. Al respecto, repasamos algunas de las medidas del gobierno para reducir la siniestralidad vial.

-Refuerzos en zonas de adelantamiento, incluye repintado y refuerzo de señalización vertical, con balizamiento de determinados tramos para impedir la maniobra.

-Cruces inteligentes. Se activa un panel luminoso alertando al conductor de la presencia de otros vehículos en la intersección.

-Avisadores de velocidad que advierten cuando un vehículo excede el máximo fijado. Esta medida se complementa con los “tramos con avisadores de velocidad” (sólo 15 tramos). Los paneles mostrarán la matrícula del vehículo junto al mensaje “modere su velocidad”.

-Nuevo estudio de los puntos negros para mejorar su identificación y eliminación.

-Señalización de nuevas rutas ciclistas seguras.

-Guías sonoras longitudinales para evitar salidas de la vía e invasiones del carril de sentido contrario en carreteras convencionales.

Medidas discutibles

Toda mejora de las vías por las que circulamos redundará en un aumento intrínseco de la seguridad. Lo que ya no parece tan efectivo es la campaña de la DGT para transmitir el peligro de las distracciones al volante, con testimonios reales de víctimas, que causan pánico. Sensibilizar a la sociedad de la movilidad con vehículo privado utilizando el miedo no es la mejor estrategia.

También se echa de menos en los planes gubernamentales la pedagogía (de autoescuela, si es preciso): en un país que se ha sembrado con rotondas, pocos circulan adecuadamente por las mismas. Unos las cruzan más que rodearlas; otros las sortean como pueden. Sería hora de que las autoridades de tráfico recordasen a los usuarios algo básico: que la salida de la rotonda se gestiona por el carril exterior, no por el interior (muchos usuarios lo hacen desde el interior, provocando cruces peligrosos con otros vehículos, cortes de paso o, directamente, colisiones en la rotonda).

La medida estrella es la instalación de 60 nuevos radares fijos de velocidad, algo que más que mejorar la seguridad del tráfico, asegura la recaudación del Estado por la vía de la multa. Si los radares fuesen realmente efectivos para la seguridad del tráfico, conseguirían una reducción del número de sanciones. Sin embargo, lo que es previsible es que dichos radares aumenten su ‘productividad’ mes a mes con la imposición de multas, algo que aporta bien poco a la movilidad segura.

Fuente: proteccion-laboral.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *