08 de diciembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Emprendimiento para evitar enfermedades ergonómicas

Angie Marín, es una neivana de 23 años y estudiante de la Escuela de Ingeniería Julio Garavito de la ciudad de Bogotá, quien a finales de septiembre obtendrá el título de Ingeniera Mecánica. Hace parte de un gran proyecto relacionado con las redes de alcantarillado.

El proyecto inició a raíz de la sugerencia que hizo una empresa de la ciudad de Bogotá, debido al aumento de la accidentalidad en los operarios que se dedican a realizar los respectivos mantenimientos de estas áreas, no sólo de la capital colombiana, sino que del país en general.

Inicios del proyecto

Fue entonces, cuando el tutor de Ingeniería Mecánica de la Escuela, les ofreció el proyecto manifestando que ese era un tema muy interesante que se podría tratar. «A mí y a mis compañeros nos interesó; decidimos tomarlo de una vez. Empezamos a trabajarlo durante el semestre pasado, y seguimos avanzando», señaló Angie Marín, estudiante de la Escuela de Ingeniería Julio Garavito.

Desde allí comenzaron a recolectar toda la información de lo que se tenía relacionado con el tema. Descubrieron que aquí en Colombia no se contaba con una máquina con este tipo de beneficio en el trabajo.

En Estados Unidos sí existe una máquina un tanto parecida, pero consta de un alto nivel tecnológico, situación que hace que muchas empresas por motivos de costos no puedan adquirirla.

Objetivo de la maquina

El objetivo principal del proyecto que ha trabajado junto a cuatro compañeros de la Escuela, es ayudar a los trabajadores a prevenir enfermedades ergonómicas o de la columna cuando levantan tapas de mucho calado y peso, de las redes de alcantarillado, eléctricas o aquellas que son demasiado pesadas de más de media tonelada.

«Lo que nosotros queríamos al iniciar, era algo que mejorara las condiciones de los trabajadores de nuestro país, además de esto, que cumpliera con ciertas reglamentaciones que tienen que ver con el peso ideal de la máquina», añadió Marín.

De igual forma poder levantar la tapa, mantenerla sostenida y poder transportarla sin ninguna clase de dificultad, para que los operarios no solamente puedan elevarla sino que también puedan moverla y además de esto, puedan hacer sus operaciones.

Proyecto

El proyecto aún lo están trabajando, ya que el tutor ha manifestado que deben hacer ciertas modificaciones en el diseño: «Nosotros seguimos trabajando en el proyecto y haciendo las modificaciones, seguimos presentando propuestas para poder llegar a más empresas», indicó la neivana Angie Marín.

En cuanto al proceso de la patente se han dado el tiempo necesario para lograr un diseño preparado que tenga una rápida aprobación.

Impacto del proyecto

No pensaban que fuera a llamar tanto la atención, a nivel de la Escuela decidieron presentar el proyecto a un concurso en el que participan los proyectos de todo el Programa de Ingeniería Mecánica de todos los semestres. En este concurso ocuparon el tercer lugar, «desde ahí nos empezamos a dar cuenta de que a la gente le gustaba mucho y fue cuando empezamos a sentir esa alegría porque la empresa que nos dio la oportunidad solo quería unos cambios de diseños y en verdad no pensábamos que el proyecto sería grande, así que hemos decidido retomarlo y continuar trabajando en este campo donde hay mucho por hacer».

«Estoy muy contenta por ser la única neivana en hacer parte del equipo de trabajo. Es muy satisfactorio porque veo que es una muy buena oportunidad para mí como ingeniera recién egresada», finalizó  Angie Marín.

Fuente: diariodelhuila.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *