06 de diciembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

El empleado en su cuerpo y el empleador en su bolsillo.


Los directivos deben estar fuertemente comprometidos con la prevención, deben considerar que los accidentes son acontecimientos muy serios y que los incidentes son una importante señal de que podrían ocurrir sucesos de mayor gravedad, asimismo, deben estar altamente sensibilizados sobre las consecuencias que pueden provocar los accidentes y las graves lesiones que podrían causar a la víctima.

Debemos recordar siempre que cuando hay un accidente de trabajo, siempre hay dos damnificados que sufren las consecuencias, el empleado en su cuerpo y el empleador en su bolsillo.

Este compromiso de ambos sectores del trabajo se refleja en el conocimiento por parte de la dirección de los problemas, en la convicción de que pueden ser alcanzados altos niveles de seguridad, en su habilidad para demostrar una perdurable actitud positiva hacia la seguridad y en la habilidad para promover activamente la seguridad en todos los niveles de la organización.

No obstante, no son suficientes las buenas palabras, sino que se requieren actos visibles, como comunicaciones frecuentes e informales con los trabajadores, presencia y contribución en seminarios y cursos de formación, participación en inspecciones de seguridad y visitas habituales por los lugares de trabajo. Promoción y participación en comités de seguridad o en reuniones periódicas para tratar temas de seguridad y salud, promoción de campañas periódicas para mantener vivo el interés por la prevención, y ejerciendo siempre un liderazgo participativo, poniendo énfasis en las opiniones de los miembros de la organización para generar la confianza necesaria.

Cuanto más comprometida esté la dirección de la empresa, no sólo con palabras y actitudes, sino también, con actos visibles, más implicados estarán los trabajadores en la seguridad y salud de la organización, ya sea de una forma directa o indirecta, a través de las prácticas de gestión.

En definitiva, la dirección de la empresa desempeña un papel fundamental en la reducción del riesgo laboral y, por tanto, en la reducción de la siniestralidad.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *