21 de octubre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Chile: Sabe Ud. ¿Qué es la Lumbalgía?

Esta región inferior o lumbar se compone de 5 vértebras con sus discos, raíces nerviosas, músculos y ligamentos. Las vértebras de esta región son las más grandes y soportan un mayor peso.

¿Cómo se manifiesta?
Los signos y síntomas varían según la intensidad y la zona afectada. Sin embargo, considere que, el:

– Dolor en la zona lumbar.
– Irradiación del dolor hacia las extremidades inferiores.
– Dolor intenso al ponerse de pie e intentar caminar.
– Limitación dolorosa a la movilidad. – Sensibilidad dolorosa en una o varias apófisis vertebrales.
– Contractura muscular paravertebral.   Prevención

La mejor forma de evitar lesiones lumbares es adoptando medidas mínimas para que no se desencadene este proceso, aquí le damos algunas consejos de higiene postural.  

  Tratamiento, ¿Reposo o actividad?

Salvo en los primeros días en que el dolor puede ser severo e invalidante, no está indicado hacer reposo. Existen evidencias suficientes para afirmar que el reposo en cama es menos eficaz que cualquier otra alternativa terapéutica. Así pues, no debe recomendarse y debería limitarse a los pocos días en los que el paciente normalmente tiene dolor severo al moverse, generalmente menos de 4 días.   Revisiones sistemáticas de ensayos clínicos encontraron que es beneficioso para los pacientes mantenerse activos: mejoran más rápido los síntomas, disminuye el riesgo de paso a la cronicidad y se reduce el tiempo que están fuera del trabajo. Los analgésicos y los antiinflamatorios son útiles para aliviar el dolor y mejoran la capacidad funcional.

No parecen existir diferencias significativas entre ambos grupos, aunque los segundos tienen más efectos secundarios. Debemos pensar en ellos como agentes de alivio mientras la evolución natural permite la recuperación.    

La lumbalgia es el dolor crónico más frecuente en la especie humana, debido a la bipedestación, es decir, mantenernos con la columna erguida para estar de pié.

Se manifiesta con fuertes dolores en la parte inferior de la columna, pudiéndose extender a glúteos e incluso a la parte posterior de las piernas, lo que en ocasiones nos impide permanecer erguidos.

Fuente: Ricardo Jerez Osses.

Exp. Prev. Rgos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *