22 de marzo de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

8.Gestion del estrés

-Yo elijo la segunda opción…

-No se trata de elegir, porque no tendrás tiempo para pensar. De todos modos es lo mismo el estrés te prepara para cualquiera de esas posibilidades. En esa preparación que ocurre en segundos, hay distintos cambios que se producen en nuestro cuerpo, por ejemplo:

·Hay descarga de adrenalina que nos sirve para mejorar la funcionalidad de nuestros músculos y nos prepara para luchar o huir.

·Las pupilas se dilatan lo que permite que entre mejor la luz, y mejore la visión.

·La digestión se interrumpe y de esa manera, toda la sangre acude a los músculos para responder ante el peligro.

·La boca se seca y deja de mandar fluidos al estómago para disminuir la actividad digestiva.

·Los músculos se tensan y nos predispone también a luchar o huir. Si la tensión es por mucho tiempo la vamos a sentir más en los músculos del cuello, de los hombros y de la espalda.

·La respiración se acelera y nos permite que se oxigenen más los músculos.

·El corazón late más aprisa, es lo que llamamos taquicardia y sirve para hacer un mayor aporte sanguíneo a la parte muscular.

·Aumenta la sudoración, lo que hace bajar la temperatura del cuerpo.

·El hígado libera glucosa, lo que significa más energía para el organismo en este momento especial.

·El bazo libera glóbulos rojos por el mismo motivo para ayudar a los músculos a reaccionar ante esta situación de peligro.

 

-¿Todo eso ocurre rápidamente?

-Sí, ocurre en forma instantánea, si has estado en alguna situación de peligro, recordá que te pusistes frio y por lo general uno dice: ¡Se me heló la sangre!

 

-Entonces, el estrés es bueno”¦

-Ya lo dijimos antes, es bueno cuando es poco y nos prepara para luchar o huir, que son las dos opciones que tenemos en este ejemplo”¦

 

-¿Y qué pasa en nuestro cuerpo, cuando estamos en la selva de cemento?

-Sucede exactamente lo mismo que en el caso anterior; o sea que en el cuerpo del hombre urbano que somos todos, ocurre exactamente lo mismo: Hay descarga de adrenalina, las pupilas se dilatan, la digestión se interrumpe, la boca se seca, los músculos se tensan, la respiración se acelera, el corazón late más aprisa, aumenta la sudoración, el hígado libera glucosa, el bazo libera glóbulos rojos.

Con el agravante que no es fácil descargar ese exceso de adrenalina y tensión nerviosa que nos puede llegar a perjudicar. Eso se va acumulando y puede llegar un momento que nos enferme, como suele ocurrir con la hipertensión arterial, las úlceras o los accidentes cardiovasculares”¦

 

-¿Es por eso que nos sentimos mal, nerviosos, odiosos, sin ganas de hacer nada, cuando estamos estresados?

-Claro. De todos estos síntomas, algunos podremos percatarnos de ellos y de otros no. Y si bien NO NOS VEMOS enfrentados con el león de la selva, nos enfrentamos continuamente con distintos momentos estresantes que NO nos permiten huir o pelear, y entonces NO nos podemos descargar de ese estrés.

Es el caso de cuando nos sentimos mal en el trabajo con nuestro jefe, con un compañero o con un subalterno y debemos “tragarnos” la incomodidad que significa trabajar con ellos.

 

-Esos, son los llamados estresores?

-Exacto. También estamos en contacto todos los días con distintos tipos de estresores, tales como los autos, los semáforos, los bocinazos, las colas para pagar, para esperar un vehículo que nos traslade, problemas con el cónyuge, los hijos, etc. Todo eso se va acumulando en energía no liberada, que se hace crónico y llega a dañar nuestro cuerpo.

Por eso es importante saber cómo podemos liberarnos del estrés en esas situaciones antes de que provoquemos algo que sea irremediable, para nuestra salud o la de nuestros vecinos. Vemos entonces que el estrés que en situaciones apropiadas puede salvarnos la vida, se convierte en un enemigo mortal cuando se extiende en el tiempo.  

Bueno, me tengo que ir, espero que esta semana no te estreses, y si te pasa algo lee lo anterior, como te digo siempre lee lo que sigue.

……………

Estas “charlas” cotidianas sobre el estrés, se realizan todas teniendo en cuenta el libro “EL ABC DEL ESTRÁ‰S LABORAL”, del Dr. Hugo Francisco Rostagno.

SEGUINOS EN FACEBOOK, TWITTER Y GOOGLE +

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *