01 de diciembre de 2020

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Síndrome del Tunel Carpiano

Causas

Son muchas las causas que provocan el estrechamiento del túnel, produciendo la inflamación de las estructuras anatómicas (articulaciones y tendones). Entre ellas, encontramos las enfermedades de los huesos (artritis, gota), el tiroides, la diabetes, las fracturas óseas, los tumores, las alteraciones hormonales (embarazo), etc.

Es bastante común que afecte a trabajadores con ocupaciones o actividades que requieran el uso repetitivo de las manos y las muñecas (movimientos repetidos de mano y muñeca, posiciones repetitivas forzadas de la muñeca) o traumatismos locales (uso regular y continuado de herramientas de mano vibrátiles).

El aumento del número de personas que utilizan ordenadores y teclados ha provocado también un incremento del síndrome del túnel carpiano, mientras que otras lesiones ocupacionales se han estabilizado.
 

Síntomas

Los síntomas tienden a aparecer por las noches o durante la realización de actividades cotidianas, como conducir, leer el periódico o teclear en el ordenador. Al inicio, se trata de un dolor en la región de la muñeca y del antebrazo, asociada a sensación de acorchamiento (insensibilidad), calambres (sensación de corriente) y hormigueos en los dedos pulgar, índice, medio y parte del anular. 

Los síntomas más tardíos incluyen debilidad y atrofia de algunos músculos de la mano (sobre todo en la almohadilla que hay bajo el pulgar), así como torpeza al manipular objetos por pérdida de fuerza. El STC puede llegar a ser tan incapacitante que la persona puede tener que dejar de trabajar y no poder realizar ni siquiera tareas simples. 

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en:

Historia clínica detallada: antecedentes médicos, ocupación profesional, características del dolor (localización, irradiación, relación con trabajos manuales, horario de presentación, mano dominante, tiempo de evolución), presencia de otros síntomas (insensibilidad, hormigueos…).Exploración física detallada: tras la sospecha clínica se deberá realizar una exploración de la sensibilidad y fuerza de la mano, así como maniobras que desencadenen la sintomatología. 

Se pueden realizar las siguientes pruebas diagnósticas:

 Radiografía de muñeca. Electromiograma y estudios de conducción nerviosa: para confirmar el diagnóstico y valorar el grado de afectación del nervio mediano, se solicita un estudio neurofisiológico consistente en un electromiograma (EMG) y un estudio de conducción nerviosa (ECN). Los estudios electromiográficos son útiles cuando son positivos pero pueden ser negativos en algunos pacientes.Otras: analítica en sangre si existe sospecha de enfermedad asociada, radiografía de la región cervical si se sospecha un origen cervical (hernia) o radiografía de tórax.

 

Tratamiento etiológico: en aquellos casos en los que se identifique una enfermedad asociada hay que instaurar un tratamiento adecuado de la misma.Tratamiento conservador: en casos leves moderados se recomienda cambiar las costumbres a la hora de utilizar la mano (medidas posturales y ergonómicas), reposo, uso de una férula que mantenga la muñeca en posición recta (puede ayudar a reducir la presión en el nervio), medicamentos antiinflamatorios por vía oral, infiltraciones de corticoides en el túnel carpiano y rehabilitación ocupacional.Tratamiento quirúrgico: si persisten los síntomas a pesar del tratamiento médico o si éstos son muy graves estaría indicado el tratamiento quirúrgico. Consiste en realizar una incisión en la muñeca y en liberar el nervio a lo largo del túnel carpiano. Habitualmente no tiene complicaciones y se suele realizar de forma ambulatoria. 

 

Medidas preventivas

Con el fin de evitar el Síndrome del Túnel Carpiano se recomienda:

Mover solamente los dedos al teclear: la muñeca debe mantenerse siempre recta. Si el teclado tiene una almohadilla en la parte inferior, es conveniente para apoyar las muñecas en los periodos de descanso.Mantener una postura corporal adecuada: la columna debe estar apoyada contra el respaldo de la silla, los hombros relajados, los codos a los lados del cuerpo, las muñecas rectas y los pies planos sobre el suelo. Los materiales de trabajo y las pantallas deben situarse a nivel de los ojos para no tener que flexionar el cuello. Es importante mantener una buena postura para ayudar a las funciones de circulación y de los nervios en la región del brazo y mano.Realizar períodos de descanso cortos y frecuentes.Usar una muñequera por las noches o cuando se trabaja en casa: ayuda a mantener la muñeca en posición neutra o recta y favorece su descanso.

Dra. Eva Ormaechea Alegre Especialista en Medicina Intensiva Medico consultor de Advance Medical

Fuente: mapfre.com

 

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *