16 de octubre de 2019

Embarazo y trabajo: prevención de riesgos laborales

Por desgracia, esta prevención de riesgos no se lleva por igual en todas las empresas ni todos los trabajadores están correctamente mentalizados sobre que se “trabaja para vivir y no se vive para trabajar”, por lo que el cuidado de la salud en el trabajo es una tarea conjunta de todos los miembros de la empresa, de manera independiente al propio puesto o cargo que se tenga en la empresa.

El embarazo es una circunstancia excepcional que requiere extremar la protección de la madre y del futuro hijo y en determinados puestos de trabajo, la adaptación y la mejora de condiciones laborales tiene que ser una tarea inmediata para llevar a cabo.Veremos los principales factores de riesgo en el puesto de trabajo para la mujer embarazada y cómo debemos prevenir determinadas circunstancias que pueden resultar muy peligrosas.


Factores físicos y ergonómicos

Dentro de los factores físicos se encuadran todas las actividades que puedan implicar lesiones fetales o provocar un desprendimiento de la placenta, en particular, se consideran como factores físicos:

  • Choques, vibraciones o movimientos.
  • Manipulación manual de cargas pesadas que supongan riesgos, en particular dorsolumbares.
  • Ruido.
  • Radiaciones no ionizantes.
  • Frío y calor extremos.
  • Movimientos y posturas, desplazamientos, tanto en el interior como en el exterior del centro de trabajo, fatiga mental y física y otras cargas físicas vinculadas a la actividad de la trabajadora embarazada, que haya dado a luz o en período de lactancia.

Cualquier puesto de trabajo que requiera algún tipo de actividad física o ambiental dentro de las descriptas, requiere la eliminación de dichos factores o el cambio de puesto de trabajo. Como ejemplo tenemos, trabajos dentro de cámaras frigoríficas, trabajos de carga y descarga o trabajos con maquinaria que transmita vibraciones de una manera continuada.


Factores psicosociales

Dentro de la relación de riesgos psicosociales, tenemos que destacar los factores que condicionan el desarrollo normal y estándar de un embarazo. Entre ellos resaltamos principalmente:

  • Trabajo a turnos, que provoca diferencias horarias importantes en los periodos de descanso y sueño de la madre.
  • Excesiva demanda de trabajo, impuesta por un ritmo alto de actividad, estrés, sobrecarga de tareas y prolongaciones de la jornada de trabajo más allá de los horarios permitidos.
  • Movimientos repetitivos y exceso de desplazamientos. Un movimiento repetitivo y continuado genera una distensión física para el resto del cuerpo inmóvil, circunstancia que afecta al desarrollo normal del feto.


Factores químicos y biólogicos

Son los que se originan por el manipulado o exposición a determinados productos químicos o a determinadas condiciones de trabajo que sin ser peligrosas a priori, pueden comprometer seriamente la salud del feto y la madre. Estos factores son los más fáciles de identificar dado que en el envasado y etiquetado de todos los productos químicos aparecen una serie de códigos y letras que previenen de los riesgos intrínsecos a su manipulación.

 

Fuente: BebesYMas.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *