13 de diciembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Peru: prevención de la hipoacusia inducida por ruido

En un anterior artículo titulado «Cómo estudiar el ruido y las vibraciones» se presentó la forma de medir los NPS de acuerdo a recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud OMS, que consiste en medir simultáneamente el LAeqT y el LCeqT y hallando su diferencia estaremos en condiciones de asegurar la presencia de bajas frecuencias en el espectro, esto e para cuando no se posee un sonómetro analizador.

En Perú no existen estudios epidemiológicos sobre hipoacusia inducida por ruido, ni tampoco se conoce su riesgo como accidente de trabajo. Para el caso de Chile y Uruguay, ocupa la primera ubicación como enfermedad profesional; y para Brasil y Argentina es la segunda.

La Agencia de Salud de Inglaterra actualiza permanentemente sus estadísticas (www.hse.gov.uk) donde se puede apreciar que los principales afectados por el ruido son las personas que trabajan en minería, lo mismo para los EE.UU. (www.cdc.gov).

Para el Centers for Disease Control and Prevention-CDC, el 49% de los mineros varones va a tener pérdida de la audición a los 50 años, comparado con el 9% de la población general, y los costos asociados a la hipoacusia inducida por ruido asciende aproximadamente a 242 millones de dólares al año, sin contar la asistencia médica.

Para el caso de Inglaterra, a partir de abril del 2006 aplicarán la directiva de la Unión Europea que limita la exposición a un NSCE de 80 dBA con planes de acción a los 85 dBA y 88 dBA. Han calculado que el costo de implementación en 40 años, a las mineras será de 38,6 millones de libras, por atención médica a 66 millones de libras, pero esto redundará en un ahorro de 1,31 a 1,39 billones de libras para el mismo período (juicios, etc).

Certificaciones de calidad
Cada vez más son las empresas mineras que tienen la intensión de certificar, por lo que la calidad acústica también es un punto importante de consideración. Si bien los Departamentos de Seguridad e Higiene tienen sonómetros o dosímetros, esto es a los efectos de conocer a qué niveles sonoros se encuentran expuestos los trabajadores. Pero es necesario un estudio de dosimetría porque se cree que con la rotación del personal a áreas menos ruidosas es suficiente.

Ruido vs. calidad
En nuestra experiencia, en un caso aislado y particular hemos registrado un NSCE de 109 Dba al lado de una chancadora en 5 minutos de medición; la misma no tenía medidas de ingeniería para mitigación de sus emisiones acústicas.

Los responsables de SSO decidieron suministrarle a los trabajadores cascos con protectores de copa, con una atenuación NNR de 23 dB, suponiendo que el nivel sonoro de exposición sería de: 109 ““ 23 = 86 dB Quedando así el nivel solamente 1 dBA por encima del máximo exigido por Ley. Nada más alejado de la realidad y pasamos a demostrarlo, con datos proporcionados por las fábricas de protectores y de la NIOSH de los EE.UU. Para un correcto análisis y determinación del protector adecuado, se tiene que aplicar una serie de criterios estandarizados y así obtener un valor real de atenuación. Con el ejemplo en cuestión tendremos: NRR = 23 dB Atenuación real en dBA: 23 ““ 11 = 12 dBA
Factor de corrección por seguridad: 12 / 2 = 6 dBA
Nivel real de atenuación: 109 ““ 6 = 103 dBA

Aquí podemos ver que el nivel sonoro en el oído es de 103 dBA y no de 86 dBA como se suponía. Obviamente, para estos trabajadores hay que suministrarles doble protección auditiva: intracanal más de copa.
De esta forma nos aseguraremos que el nivel de exposición estará por debajo de los 100 dBA

Conclusiones
Aquí es donde los especialistas en acústica toman lugar para hacer un estudio adecuado de dosimetría, asesoramiento para determinación de protectores auditivos, construcción de pantallas acústicas, cabinas de inspección aislantes, etc., y determinar herramientas y un programa de SSO respecto a la calidad acústica. El tratamiento del ruido y vibraciones para evitar enfermedades en los trabajadores es totalmente factible. En cambio, una vez que los trabajadores tengan niveles de sordera considerables, esto es irreversible y no se tiene forma de evitar la enfermedad.

En la provincia de Columbia Británica en Canadá, para el período 1994-1998 (www.ccohs.ca) las empresas de seguros pagaron 18 millones de dólares en indemnizaciones por incapacidad auditiva a 3,207 trabajadores mineros, además de 36 millones para el suministro de audífonos.

Por eso, todos los actores intervinientes (empresarios, gerentes, supervisores, ingenieros, trabajadores, técnicos) de las empresas mineras del Perú tienen que participar en las políticas de SSO para prevenir y asegurar la prevención de enfermedades auditivas y extra-auditivas, como forma de asegurar un retiro de la actividad con la menor cantidad posible de enfermedades profesionales que degraden la calidad de vida de las personas.

Fuente: revistaseguridadminera.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *