22 de febrero de 2020

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Los riesgos del Acido Clorhídrico

¿Dónde se utiliza?
En la producción de fertilizantes, tintes y colorantes, seda artificial y pigmentos para pinturas, en el refinado de aceites y grasas, curtido de pieles, en la industria fotográfica, en el refinado de los jabones, industria del caucho, desoxidación de metales, en la industria textil, en la extracción del petróleo, etc. También, se utiliza en reacciones de polimerización, isomerización, alquilación y nitración.

¿Qué riesgos tiene?
Tiene acción corrosiva y tóxica sobre la piel y mucosas, produciendo quemaduras cuya gravedad dependerá de la concentración de la solución. Estas quemaduras pueden ulcerarse quedando, más tarde, cicatrices queloides y retractiles (mal formadas por aumento de fibras de cicatrización formando una prominencia redondeada). El contacto con los ojos puede provocar reducción o perdida total de la visión; cuando las quemaduras son en la cara, es posible que determinen graves cicatrices que desfiguren el rostro. El contacto frecuente con soluciones acuosas determina la aparición de dermatitis.

En tanto, los vapores producen un efecto irritante sobre el tracto respiratorio, causando faringitis, edema de glotis, bronquitis, edema agudo de pulmón (aumento exagerado de líquido en los pulmones) y muerte. También son frecuentes las necrosis dentales, donde los dientes pierden su brillo, se tornan amarillos, blandos y, finalmente, se rompen.

¿Cómo se previenen?
Las personas que padezcan enfermedades de la piel, del aparato respiratorio o del aparato digestivo no podrán desarrollar ninguna actividad en los puestos de trabajo donde exista exposición al ácido clorhídrico. Es responsabilidad de los médicos laborales no permitirles trabajar en esos ambientes.

Los trabajadores deberán utilizar ropa resistente a los ácidos, incluidos capuchas y protectores de ojos, cara, brazos, manos, piernas y pies. Se deben utilizar equipos de protección de respiración de tipo autónomo, según la concentración; además de disponer de unas buenas instalaciones sanitarias con duchas de emergencia y fuentes para baños oculares.

El ácido clorhídrico debe producirse mediante procesos en circuito cerrado; y se debe prestar especial atención a las fugas, dado el carácter altamente corrosivo de este ácido.

Las áreas de almacenamiento deberán estar perfectamente ventiladas, el piso será de cemento, y se evitará la luz del sol directa y el calor.

Todo el equipo eléctrico será a prueba de llamas y estará protegido contra la acción corrosiva de los vapores.
Cuando se manipule con ácido clorhídrico (carga, descarga o trasvasado), se tomarán todas las medidas necesarias para evitar las salpicaduras o la inhalación de los vapores. Los operarios nunca penetrarán en los tanques ni otros recipientes que hayan contenido ácido clorhídrico en tanto no se produzca su correcta limpieza. inónimos: ácido propenóico, ácido acroléico, ácido etilenocarboxílico.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *