16 de julio de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

La silicosis encabeza la lista de enfermedades respiratorias de origen laboral en países en desarrollo

 

La silicosis es una de las enfermedades laborales más antiguas. Son cuantiosos los casos que actualmente se detectan, no solamente en jóvenes sino también en personas de avanzada edad debido a los trabajos tradicionales que desde hace años desempeñaban y a la aparición de la enfermedad en sectores que hasta el momento carecían de casos detectados.

La silicosis es una enfermedad de los pulmones incapacitadora y con frecuencia mortal. La causa procede del polvo que proviene de la sílice cristalina que son pequeñas partículas que se depositan en los pulmones y que dan la cara al cabo de los años, dependiendo del tiempo de exposición ante el polvo de la sílice. Estas pequeñas partículas pueden estar presentes en el aire que se respira, y a pesar de no poderse ver, pueden causar daño a las personas. A medida que el polvo se acumula en los pulmones empieza a desencadenarse la enfermedad, siendo difícilmente detectada por los especialistas al inicio de la misma.

La silicosis en España está recogida por el RD 1299/2006 de 10 de noviembre por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales y aparece en el anexo 1. En dicho cuadro se incluye dentro del Grupo 4 las causadas por inhalación de sustancias no comprendidas en otros apartados; Agente A (Polvo de sílice libre); Subagente (Silicosis y trabajos expuestos a la inhalación de polvo de sílice libre).

El Informe realizado por el Instituto Nacional de Silicosis (INS) registra nuevos casos durante el año 2011 y sus resultados quedan registrados por comunidades autónomas, según la industria de procedencia y según la situación laboral de los trabajadores.

De los 256 nuevos casos detectados, 87 son calificados directamente como neumoconiosis complicada, 59 de ellos con incapacidad permanente absoluta.

Del total de afectados, 141 corresponden a trabajadores en activo (un 55,08%) por lo que cabe destacar, que el resto de los casos son detectados en pensionistas que tienen un historial laboral de entre 20 y 40 años y la mayoría proceden del sector de la minería del carbón.

Por: Rosa María Rama Ramos, Técnico superior en PRL

Fuente: seguridad-laboral.es

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *