10 de julio de 2020

Dedicado a “El Hombre Urbano”

La escultura fue inaugurada el 17 de julio de 1999, se encuentra emplazada sobre la rotonda del Nudo Vial Mitre, es de acero pintado y ronda los doce metros de altura. Junto con la mujer urbana y los niños urbanos, forma parte del conjunto de esculturas que Antonio Seguí realizó para su ciudad natal.

Al hombre urbano, que somos todos los habitantes de esta gran urbe que es el mundo globalizado y moderno, en el que sufrimos estrés día a día.

Al “HOMBRE URBANO”, la genial escultura del no menos genial, Antonio Seguí y que se encuentra en Córdoba.

A mi modo de ver es la síntesis perfecta de lo que debe ser el hombre trabajando con salud.

Basta observar su actitud, caminando con pie firme, seguro de sí mismo, los hombros hacia atrás, con la mirada por delante, hacia arriba, hacia la esperanza y el futuro.

Y mientras camina y trabaja, van saliendo de su cabeza las ideas, el progreso, los inventos que, como el automóvil, el ferrocarril, el barco o el avión, sirven de mucho a nuestro tiempo, pero sigue soñando.

Una persona que sueña con el futuro siempre estará mejor o por lo menos, tendrá eso tan lindo que se llama fe y esperanza.

Una persona sólo camina de ese modo cuando trabaja con salud.

En este momento, el país necesita millones de personas que trabajen con salud.

Prólogo >>

Notas relacionadas