22 de abril de 2019

Z

ZZZ…

QUE DESCANSE Y SUEÑE CON LOS ANGELITOS
Lo ideal es que cuando despierte se tome cinco minutos para relajar todo el cuerpo. Primero, tense los dedos de los pies y relájelos al cabo de algunos segundos, después, continúe con los músculos de los pies, las pantorrillas, los muslos, los glúteos y el resto del cuerpo hasta terminar tensando y relajando los músculos de la cara. Las personas que duermen bien están más satisfechas con su vida que las que duermen poco. Si no consigue dormir, no dé vueltas y vueltas en la cama, considere alguna manera de relajación mental y el sueño pronto llegará. A veces suele ser conveniente tomar un baño templado antes de acostarse. También es útil escuchar música antes de irse a dormir u ocupe su mente con alguna lectura agradable. Un buen libro suele ser de gran utilidad. No se aconseja ver por televisión alguna película de terror o el informativo de la medianoche. Este, siempre trae las malas noticias las que suelen retardar el sueño. En este momento recuerdo, lo que mi madre nos solía decir, cuando niños, al despedirnos hasta el otro día:
“QUE DESCANSES Y SUEÑES CON LOS ANGELITOS”

Cuando se vaya a dormir, limítese a pensar en algo agradable, trate de que sus pensamientos no salten de uno a otro problema.

Es preferible que antes de ir a la cama, usted haya “cerrado el día”.

Esto consiste en haber hecho un pequeño balance de su día, de todo lo que hizo y todo lo que le faltó realizar. Anote las cosas que tiene que hacer mañana, es mejor para que no sigan dando vueltas en la cabeza.

“Mañana será otro día y me ocuparé cuando vea lo que anoté, pero ahora me voy a dormir sin llevar los problemas a la cama”.

Al dormir, lo que cuenta es la calidad de su sueño, seis horas de sueño profundo valen más que diez de sueño ligero y entrecortado.

Que su jornada sea o no agradable, depende en gran medida del momento, la manera de despertarse y, por supuesto de la calidad del sueño.

Las personas que se despiertan de golpe con el despertador y con el tiempo justo para vestirse y salir a la calle, no deben extrañarse si después están estresadas y su cuerpo  no responde como debiera.

Es que ya comenzaron el día en forma tensionada y eso se transmite al resto del día.

Por eso se aconseja que le preste atención a su manera de dormir, de despertarse y de levantarse.

Siempre es bueno acostarse a dormir con la cabeza despejada de problemas, y al levantarse, haga las previsiones horarias para levantarse tranquilo, tomar su desayuno e irse a trabajar de manera natural y sin apuros.

De esa manera despertándose tranquilo después de haber dormido bien, tendrá un día mas apacible.

¡Buenas noches! y ¡Buenos dias!

 

 

 

”Cada mañana haga una lista de las cosas que necesita hacer durante el día y después…¡corte la mitad inferior de la lista.!”
OG  MANDINO

 

 

<< Dedicado a “El Hombre Urbano”
Bibliografía consultada >>

Notas relacionadas