23 de octubre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

La OIT denuncia que el empleo en España retrocede una década con más desigualdad social

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) denuncia que “el nivel de empleo en España es aproximadamente el mismo que hace una década y el desempleo ha alcanzado un récord histórico” en su Informe sobre el Trabajo en el Mundo 2013 que se ha publicado este lunes. Apunta que la flexibilización salarial incrementa la pobreza y dificulta cumplir con el objetivo de déficit.

La OIT señala en el resumen dedicado a España que el paro ha alcanzado un récord del 27,1% por encima de los seis millones de parados. La organización con sede en Ginebra indica que el desempleo “afecta en especial a aquellos trabajadores más vulnerables, como los jóvenes y los inmigrantes“. La tasa de paro juvenil es del 57,2% en el primer trimestre del año y la de trabajadores extranjeros llega al 39,1%.

Más del 90% del trabajo temporal en España es de carácter involuntario” apunta la OIT, lo que repercute negativamente en la calidad del empleo. Otro factor que influye es la temporalidad que alcanza uno de los valores más elevados de Europa, un 22,1% de personas tienen un contrato temporal.

Menos ingresos y más tensión social

El impacto de la crisis económica ha disminuido “los ingresos de los hogares y aumentado la tensión social“. El organismo cifra en 1,45 millones los españoles que viven en hogares sin ingresos laborales (salarios, prestaciones de desempleo, o pensiones). Son 743.000 personas más que en el primer trimestre de 2007. Casi dos millones de hogares tienen a todos sus miembros en paro.

Las grandes pérdidas de empleo entre los trabajadores con salarios más bajos tienen el efecto aparente de disminuir la desigualdad salarial, pero “la distribución de la renta ha pasado a ser más desigual, pues el coeficiente de Gini se ha venido incrementando desde 2007″, matiza el informe.

España ha sido “uno de los países de la UE con un mayor incremento en el índice de descontento social entre 2010 y 2012″ de acuerdo con indicadores basados en Gallup World Poll Data. La agitación social también ha crecido en Chipre, Grecia, Portugal, Eslovenia, República Checa e Italia.

El ajuste ha ahogado el crecimiento

La OIT critica que “en el corto plazo las políticas macroeconómicas han afectado seriamente al empleo y al crecimiento económico” en España. Recuerda que el empleo público disminuyó un 8,3% desde el primer trimestre de 2012 a marzo de este año y que los recortes en los salarios y en la inversión pública han continuado. Además la deuda pública ha crecido de un 40,2% en 2008 a un 84,2% en 2012, en parte por la reforma del sistema financiero.

Como conclusión, la OIT establece que para España “el desafío consiste en reducir el déficit en el medio plazo sin poner en peligro la recuperación del mercado de trabajo”. Para lograrlo, aboga por “fomentar la estabilidad fiscal al mismo tiempo que se promueve la creación de empleo y apoyar la inversión productiva mediante la reanudación del crédito a la economía real, en especial a las pymes”.

El organismo analiza que la reforma laboral pretendía aumentar la flexibilidad laboral, pero “en medio de la actual situación supone un riesgo añadido de deprimir aún más la demanda agregada y el empleo, dificultando el ajuste fiscal e incrementando la pobreza“. Añade que los cambios legales “adolecen de medidas de apoyo adicionales para los desempleados” y reclama reforzar los servicios públicos de empleo con “nuevas y más eficaces políticas activas”.

La fragilidad de la clase media es un riesgo para la democracia

Actualmente, la OIT estima que hay unos 200 millones de desempleados en el mundo, una cifra que aumentará en ocho millones dentro de dos años.

La Unión Europea sufre los efectos de la recesión, su tasa de empleo media era del 57,2% en el cuarto trimestre de 2012, 1,4% por debajo del que había antes de la crisis. Sólo siete de los 27 -Austria, Alemania, Hungría, Luxemburgo, Malta, Polonia y Rumanía- han mejorado su nivel de empleo en ese periodo. Del otro lado están Chipre, Grecia, España y Portugal, donde la tasa de ocupación ha bajado más de tres puntos en dos años.

La desigualdad salarial y la debilidad de los sistemas de protección social se han instalado y reforzado en los últimos dos años en Europa, lo que ha aumentado el riesgo de disturbios sociales, según la OIT. Los países donde esta amenaza es más grave son Chipre, República Checa, Grecia, Italia, Portugal, Eslovenia y España.

Otra consecuencia evidente es que “la talla de la clase media ha disminuido, lo que es un problema económico porque muchas empresas están localizadas en Europa porque sus clases medias eran dinámicas, estables y con poder adquisitivo”, ha explicado el director del Instituto de Estudios Sociales de la OIT y autor principal del informe, Raymond Torres.

“Otro aspecto importante a tener en cuenta es que las clases medias son el respaldo de la democracia“, ha subrayado.

Fuente: rtve.es

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *