23 de octubre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Consejos para que el estrés laboral no dañe tu salud y tu estado de ánimo

Tal vez sea común tener que llevar jornadas de trabajo que excedan las ocho horas reglamentarias, llevarse actividades de la oficina a casa y dedicarle gran parte de los días del descanso a sacar pendientes.

Pareciera que esto es una rutina productiva que a la larga nos dejará beneficios laborales y mayor bienestar económico, pero lo cierto es que esto no necesariamente sucederá y es muy probable caer en un estado de agotamiento laboral, que pondrá en peligro el rendimiento, la salud y las emociones.

Es tan graves esta situación, que la Organización Mundial de la Salud ya definió al estrés como una epidemia del Siglo XXI y, según dato del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), México ocupa el primer lugar mundial de casos de estrés vinculados a trabajo.

Según OCC Educación, los principales estresores laborales se relacionan con una falta de control sobre las tareas, ambiente laboral complicado, sobre carga de trabajo y alta responsabilidad en la medida en la que se escala en nivel jerárquico.

Sin embargo, también señala que esta vida agitada no permite darnos cuenta del aumento en las tensiones y el nivel de estrés, creemos que no podemos hacer nada para combatirlo y caemos en un estado de malestares físicos que no se componen con tratamientos médicos.

Por tal motivo, se recomienda como un primer paso, poner atención a las alertas que manda el cuerpo a través de dolores, malestares y signos de cansancio, ya que esté será el punto de partida para darnos cuenta que estamos agotados física y emocionalmente.

Según OCC Educación, el 15 por ciento de las enfermedades cardiovasculares en hombres y 20 por ciento en mujeres, están relacionadas al estrés del trabajo, además de problemas gastrointestinales comunes como gastritis, colitis y manifestaciones de inestabilidad emocional como falta de sueño, irritabilidad, ansiedad o depresión.

Otra recomendación simple pero muy efectiva, es tratar de manera rutinaria de levantarse temprano, realizar las actividades matutinas con calma y salir con tiempo al trabajo, esto reduce significativamente el estrés durante el resto del día.

Ya en el trabajo, es muy útil tener una agenda de actividades definidas, determinar las más importantes y dedicarles el tiempo necesario a ellas, para dejar en segundo plano las cosas que pueden esperar, con lo que administrarás mejor tu tiempos y serás más productivo.

Además, por cada hora de trabajo, tomate un descanso de 10 o 15 minutos, sal a caminar, siente el viento y el calor en tu cuerpo, despeja tu mente y regresa con calma a continuar con tus actividades, con esto relajas tu cuerpo y sobre todo tu cerebro.

Y finalmente disfruta de los momentos en los que estás con tu familia o amigos, desconéctate por completo de tus actividades laborales, no te preocupes por los mensaje o por contestar el teléfono y no sientas culpa por hacer esto, recuerda que en la vida se necesita de un equilibrio entre trabajo, descanso y actividades recreativas.

Fuente: elsemanario.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *