17 de junio de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Aumentaron 38% en Mar del Plata los juicios por accidentes de trabajo

Los juicios por accidentes de trabajo aumentaron un 38,7% en el último año en la ciudad: de 464 casos que hubo en 2015 se pasó a 644 este año, lo que gráfica el constante aumento de la litigiosidad para resolver conflictos.
Las datos fueron suministrados por fuentes de los Tribunales de Trabajo de la ciudad y la comparación corresponde al periodo que abarca desde el 1 de febrero hasta el 20 de octubre.

El aumento de la litigiosidad es una situación que no sólo ocurre en Mar del Plata: también se refleja en el país aún con cifras superiores. Sólo en el último mes, la cantidad de juicios iniciados contra el régimen de ART se disparó hasta alcanzar 14.333 nuevas demandas mensuales, cifra que representa un incremento del 45% respecto al nivel registrado en septiembre de 2015 y una suba de 32% en comparación con agosto último.

Con esa proporción de aumento, las aseguradoras del sistema proyectan que 2016 culminará con más de 122.140 nuevos juicios, alrededor de 15% más que los iniciados durante el año pasado.

Los datos del informe fueron elaborados por la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART) y significan un récord histórico. “Esto constituye una señal de alarma frente a la litigiosidad que supera toda previsión”, afirmaron desde el sector.

Lo informado por la UART surge de la suma de las demandas ingresadas en 16 compañías, las que representan el 97% del mercado en términos de trabajadores cubiertos a diciembre de 2015. “En el camino de hallar una solución a esta problemática, que aqueja no sólo a las RT sino también a los sectores productivos en su conjunto, se estudian y se promueven iniciativas”, indicó la UART en una nota reciente. Aunque alertó que esas iniciativas para reducir la litigiosidad laboral “podrían ser infructuosas sin una participación activa del Poder Judicial”.

Para las empresas se trata de una cuestión central ya que la multiplicación de los juicios genera un fuerte impacto sobre los costos laborales. Es que si bien las aseguradoras son las encargadas de pagarles a los trabajadores, el crecimiento de los juicios se traslada a lo que las empresas pagan para contratar los seguros de accidentes y enfermedades vinculadas al trabajo.

Ante la preocupación empresarial por la industria del juicio, el Gobierno avanzó en la elaboración de un proyecto de ley para modificar aspectos del régimen de ART que incentivan la litigiosidad. (ver aparte)

ART y la industria del juicio

El abogado laboralista Carlos Fioriti aseguró que “la responsabilidad de la industria del juicio es de las ART” y afirmó “que ya hubo otros intentos para modificar la legislación”.

“Desde el año 1995, con la sanción de la ley de riesgos de trabajo, lo que se trató justamente de evitar es lo que se denomina la industria del juicio. Se intentó limitar la reparación de los daños en la órbita del derecho del trabajo pero precisamente el fenómeno se dio al revés porque a raíz de fallos y pronunciamientos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y de tribunales de todo el país se dijo que la administración de la vía civil, por donde el trabajo reparaba o intentaba reparar el daño, resultaba inconstitucional”, explicó el abogado que entre otros representa al sindicato Smata.

“A fines de 2012 -continuó Fioriti-, a través del gobierno de Cristina Kirchner, se volvió a intentar algo similar, lo que generó mucha polémica en los sindicatos porque se decía que era la primera norma del gobierno que transgredía el derecho de los trabajadores. En ese momento justamente lo que se volvió a intentar fue evitar la llamada industria del juicio, que en definitiva tiene su origen no en la cantidad de juicios propiamente dichos sino que tiene que ver con la limitación que encontraron los legisladores para no permitirle al trabajador gozar de una reparación integral de sus derechos. Esto es lo que ha generado la industria del juicio”.

Según Fioriti, “las ART lo que pretenden es pagar una indemnización tarifada que es la que establece la ley pero no es la que realmente corresponde ni la que han fijado los jueces como reparación integral del daño”.

-¿Ese es el principal motivo por el que el trabajador tiene que hacer juicio?

– Se llega a juicio por dos cuestiones. Las ART normalmente lo primero que hacen cuando un trabajador llega por una dolencia, un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, es desestimar el reclamo o decir que no se trató de un accidente de trabajo o que era una enfermedad preexistente. O sea: busca excusas para desestimar el reclamo del trabajador. Eso pasa en muchísimos casos. En otros, pongo un ejemplo de lo que sucede: supongamos que un trabajador se accidenta y le queda un grado de incapacidad. Si la ART determina que es del 15%, el trabajador lo que hace es ir a la comisión médica, que es el organismo de revisión de esas dolencias, o ir a la Justicia para que un organismo imparcial determine si la incapacidad es la que dijo la ART o hay una incapacidad superior. Por lo general, tanto la justicia como las comisiones médicas del Estado determinan que la incapacidad que afirmó la ART es insuficiente. Entonces, los que generan la propia industria del juicio son las propias ART que ni siquiera se hacen cargo de las prestaciones a las que se encuentran obligadas.

– El informe difundido es para demostrar que a veces hay un abuso del trabajador en ir a juicio…

– No, no es así. No existe abuso por parte del trabajador. De hecho es el trabajador el que es postergado por la legislación, que ha tratado de limitar o cercenarles los derechos que tienen declarados en la Constitución Nacional y en Tratados Constitucionales. El trabajador acá es la parte más débil. Pero por suerte cuenta con pronunciamientos judiciales que lo avalan. Acá hay que aclarar que si bien es cierto que las ART se quejan de la industria del juicio son los propios jueces los que vienen a poner un manto de equilibrio en estas relaciones laborales.

Por ejemplo, con la modificación de la ley en el 2012, lo que se intentó fue darle una opción al trabajador entre el sistema de acción civil y el de la acción laboral. Pero el artículo 4 de esa ley también ha sido declarado inconstitucional porque en definitiva la órbita del derecho laboral aplica principios que nada tienen que ver con los principios que se aplican en el derecho mercantil. El trabajador en el ámbito laboral goza de prerrogativas y principios de gratuidad que no va a lograr en el ámbito del derecho civil.

– ¿Al trabajador no le queda otra alternativa que ir a juicio?

– El incremento de los juicios tiene que ver con las negativas de las ART. Ni siquiera cumplen con lo que marca la ley. Entonces si la incapacidad real de un trabajador es del 30% y la ART dictaminó un 10%, por supuesto que el trabajador va a reclamar esa diferencia en la Justicia. No hay otra alternativa. Pero si además por la órbita del derecho civil le pagaron 10 mil pesos y en realidad le correspondían 50 mil, por supuesto que el trabajador los va a hacer valer. Además hay que tomar en cuenta que en muchos casos el trabajador queda postergado para trabajar y se queda sin ingresos.

Fuente: lacapitalmdp.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *