17 de enero de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Algunas claves para manejar el estrés laboral

El estrés laboral es el peor enemigo de cientos de miles de profesionales (y no profesionales) alrededor del mundo. Si bien el estrés es una respuesta natural del cuerpo y nos mantiene alerta ante determinadas situaciones, puede perjudicar nuestra productividad y creatividad en el trabajo, y es ahí cuando florecen esos molestos bloqueos mentales que hacen que mantener el enfoque y la atención en una misma tarea sea una odisea.

Sin embargo, como todo en la vida, mucho dependerá de la manera en que reacciones ante las situaciones que generan estrés. El truco está en aprender a manejar con inteligencia todas esas dolencias físicas y sentimientos negativos producto de ello. Cuando aprendas a canalizar esas energías, habrás dado el primer paso. Ahora, ¿cómo hacerlo? Hoy, te presentamos 4 claves para manejar el estrés laboral. Si es tu caso, toma nota de lo siguiente.

1) Manejo de los tiempos: la mala gestión del tiempo es una de las principales causas del estrés. Ya sea que te distraigas con el ordenar o bien no tengas esquematizados tus deberes, esto puede tener dos resultados: que acabes haciendo demasiadas tareas a la vez o que de entrada no termines ninguna de ellas. Todos tenemos 24 horas cada día. De ti depende en qué las vas a invertir y, por supuesto, cómo lo harás. Una buena organización del tiempo puede ser la mejor estrategia antiestrés.

2) Identifica la causa: ¿qué es lo que te provoca el estrés? ¿Es acaso alguna situación laboral en concreto, algún compañero de trabajo? Una buena idea es que anotes en una libreta todos tus pensamientos y sentimientos, incluyendo personas y circunstancias y evidentemente, la manera en que reacciones a todas ellas.

3) Haz ejercicio: está comprobado que la actividad física ayuda a reducir el estrés, ya que disminuye los niveles de cortisol y libera endorfinas, que mejoran el estado de ánimo. Ya sea caminar, nadar, ir al gimnasio, correr, hacer yoga, practicar tu deporte favorito, lo importante es dedicarle al menos 30 minutos al día al ejercicio.

4) Descansa: respira aire fresco, estírate, masajea tus hombros, toma un poco de agua, dedícale unos minutos a una corta meditación. Es importante planear pequeños descansos a lo largo del día, para así despejar la menta y alejar el estrés. De igual forma, procura dormir lo suficiente por las noches, pues la falta de sueño puede alterar tu capacidad de concentración.

Fuente: mundiario.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *