22 de agosto de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Uruguay: Hipoacusia inducida por el ruido

La hipoacusia inducida por el ruido, se define como la disminución de la capacidad auditiva de uno o ambos oídos.

La hipoacusia inducida por el ruido es un problema de salud que se incrementa con el avance industrial y el de la civilización. Está generalmente relacionado con el ruido en el lugar de trabajo y es en la que vamos a ahondar. Destacamos la exposición al ruido también en estos últimos ya que se ve más en los músicos, disc-jockeys y actualmente en los adolescentes con la exposición con los mp3, o reproductores de música, los cuales llegan a intensidades de más de 85 dB. Todos éstos producen la misma consecuencia que el ruido en el trabajo. Á‰sta se presenta como una hipoacusia neurosensorial, silente, progresiva e irreversible y generalmente bilateral.

El ruido no solo da síntomas auditivos sino también extra-auditivos, como son el insomnio, alteraciones digestivas, cardiovasculares, alteración en el concentración, efectos sobre el sistema inmunitario, etc., trayendo aparejado en la evolución el aislamiento social del trabajador con una implicancia psicosocial relevante por una minusvalía. Siendo definido minusvalía según la OMS como una situación desventajosa como consecuencia de una discapacidad que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en función de la edad, sexo, factores sociales y culturales.

Antecedentes

Este problema no es de nuestro siglo, ya en Sibaris, en la antigua Grecia, 600A.C, los artesanos que trabajaban con el martillo eran obligados a desplazarse fuera de la ciudad para evitar las molestias a otros ciudadanos. En el siglo I en Roma, Plinio el viejo, en su tratado de historia natural, observó cómo muchas personas que vivían junto a las cataratas del Nilo sufrían de sordera. Bernandino Ramazzini, (1713) observó el riesgo de los herreros de sufrir sordera. Fosbroke, en 1830, describe la enfermedad de los caldereros.

Epidemiología

Actualmente, con las grandes industrias y los cambios tecnológicos, es el ruido el primer riesgo físico de la civilización; al cual muchas veces no se le da la importancia que tiene ya que está implícito que es un riesgo en ese tipo de trabajos. La OMS refiere una prevalencia promedio de hipoacusia de 17% para América Latina, en trabajadores con jornadas de 8 horas diarias durante 5 días a la semana con una exposición que varía entre 10-15 años.

En EEUU se estima que entre 8,1 a 12,3 millones de trabajadores están expuestos a ruido mayor de 85 dBA y en Europa alrededor de 35 millones de personas están expuestas a niveles de ruidos perjudiciales.

Ruido

El ruido, tal como lo definen la OMS y la OIT, es un sonido desagradable y molesto que a niveles excesivamente altos es potencialmente nocivo para la salud. Según la intensidad se pueden definir en moderados, intensos y muy intensos, siendo dichas intensidades perjudiciales para la salud auditiva.

Según la intensidad del ruido intenso y muy intenso producen lo que es habitualmente llamado TRAUMA ACÁšSTICO que considerado un accidente, más que una verdadera enfermedad profesional, es causado por un ruido único, de corta duración pero de muy alta intensidad y resulta en una pérdida auditiva repentina y generalmente dolorosa, rápida por variación de presión tipo onda expansiva, blast injury; seguido de producción de la energía sonora. Dando como síntomas: hipoacusia unilateral, acufeno, vértigo.

“¢ En cambio la HIPOACUSIA INDUCIDA POR EL RUIDO (HIR): se define como la disminución de la capacidad auditiva de uno o ambos oídos, de tipo neurosensorial, parcial o total, permanente y acumulativa, que se origina gradualmente, durante y como resultado de la exposición a niveles perjudiciales de ruido en el ambiente de trabajo, de tipo continuo, intermitente o fluctuante de intensidad relativamente alta (85 dBA) durante un período prolongado (CIE 10).

“¢ Las frecuencias más nocivas para el oído humano son las que están entre 3000, 4000 y 6000 Hz, siendo las que más frecuentemente se encuentran en las industrias.

“¢ La mayor pérdida generalmente es a nivel de la frecuencia 4000 Hz.

“¢ Intensidades por debajo de 80dbs, no provocan alteraciones definitivas, (dependiendo de la susceptibilidad del paciente). Si la intensidad supera los 85 dB y se observan alteraciones en la audiometría tonal realizada con 12 hs de reposo al ruido, las lesiones son irreversibles.

“¢ La duración del estímulo está en relación directa con la lesión coclear. La disminución de la agudeza auditiva comienza de forma silente y se percibe cuando alcanza las frecuencias conversacionales de 500,1000 y 2000 HZ. Por lo que nos confirma que es un hallazgo tardío si no se realiza un seguimiento de los trabajadores que estén expuestos a ruido.

“¢ Hay factores que predisponen a la hipoacusia inducida por el ruido como son:
– Edad: mayor edad mayor riesgo.
– Predisposición familiar: antecedentes de hipoacusia en la familia.
– Grupo sanguíneo O.
– Carencias nutricionales, magnesio y Vit B12 – Exposición previa a ruidos intensos.
– Influencias tóxicas: tabaco, aminoglucósidos, furosemide, asxileno, tolueno, etc.

Algunos lugares donde los trabajadores están expuestos al ruido son:

  • Industria naval
  • Embotelladoras
  • Talleres de automóviles
  • Textiles
  • Fábricas de calzado
  • Pedreros
  • Marmolerías
  • Micromotores de joyería
  • Papeleras
  • Caldereros
  • Carpinterías
  • Aserraderos
  • Metalúrgicas

 

¿El médico otorrinolaringólogo (ORL) cómo debe actual ante esta patología?

Debe prevenir al trabajador de los efectos de la salud derivados de la exposición al ruido industrial.

Todo trabajador que trabaje en lugares de ruido debe saber a cuánto ruido se está expuesto. La empresa debe implementar la medición de ruido con un sonómetro integrador tipo 1o 2,tipo A, según norma IEC 651. El empleador debe dar a conocimiento el resultado del mapeo de ruido realizado.

Si el paciente es un trabajador que viene a consulta y se sospecha que trabaja en un lugar ruidoso (tienen que hablar gritando a sus compañeros para entenderse) de más de 85 dB, a pesar que no tengamos un mapeo de ruido que lo constate, debemos indicarle la realización de un audiograma tonal en cámara sonoamortiguada con un reposo auditivo entre 12 y 16 hs , según la diferente literatura.

El estudio audiométrico forma parte del legajo médico del trabajador. Es el indicador BIOLÓGICO FUNCIONAL en el monitoreo de la audición de los trabajadores expuestos.

Constatar que el audiómetro esté calibrado por lo menos cada uno o dos años, según las indicaciones técnicas. Así como la realización de los controles periódicos (cada 50 audiometrías) con calibraciones biológicas. De este modo podemos asegurar que el estudio se realiza con el equipo en las condiciones adecuadas y no falsee el resultado.

Según la gráfica audiométrica obtenida, sabremos el grado de pérdida auditiva que el trabajador presenta , y la alteración que presenta a nivel de las frecuencias de la conversación.

 

Fuente: opcionmedica.com.uy

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *