22 de febrero de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Asma: enfermedad profesional frecuente

El asma ocupacional o asma laboral es la enfermedad respiratoria laboral con mayor incidencia, a pesar de que en los últimos años se constata una tendencia a la baja. Esta patología consiste en un cuadro de obstrucción bronquial reversible, total o parcialmente, al flujo aéreo asociado a una hiperreactividad bronquial, como consecuencia de la exposición a polvo, vapores, gases o humos presentes en el lugar de trabajo.
El desarrollo de la enfermedad, además de la exposición a los agentes sensibilizantes (alérgenos), depende de otros factores como la existencia de un historial previo de atopía, hiperreactividad bronquial o consumo de tabaco.
Los agentes sensibilizantes que más habitualmente podemos encontrar en la bibliografía son: las enzimas (14%), isocianatos (13%), animales de laboratorio e insectos (12%), soldaduras (9%), harinas (7%) y glutaraldehído (5%)
Incidencia
Aunque los datos relativos a la incidencia de esta enfermedad no son muy precisoas, se estima que en España entre un 10% y un 25% de los casos totales de asma en adultos están relacionados con el trabajo, lo cual supondría cerca de 300.000 casos en España. Desgraciadamente, y como sucede en muchas otras enfermedades laborales, el establecimiento de una causa directa en el medio laboral puede ser un proceso largo y laborioso.
Sectores más frecuentes
En la siguiente tabla se relacionan algunas de las ocupaciones para las que se ha encontrado evidencia de estar relacionadas con el desarrollo de un asma relacionado con el trabajo.
Aunque aquí sólo se mencionan algunas de estas profesiones, deberemos prestar especial atención a todas aquellas actividades en las cuales los trabajadores estén expuestos a sustancias con la notación “Sen” en la lista de Límites de exposición profesional para agentes químicos en España, y a sustancias en cuya etiqueta figuren las frases “H334” (Puede provocar síntomas de alergia o asma o dificultades respiratorias en caso de inhalación) o “H335” (Puede irritar las vías respiratorias)
Medidas de prevención
No nos cansaremos de insistir en que el primer paso antes de adoptar o considerar cualquier medida preventiva, es el conocimiento preciso acerca de las distintas fuentes de riesgo, así como de todos los procesos que se desarrollan en las tareas objeto de estudio, y las características particulares de todos y cada uno de los trabajadores que desempeñan la tarea en cuestión.
Así, en la prevención del asma ocupacional, en primer lugar se deberá determinar si existe exposición a agentes sensibilizantes y en caso de existir, cuantificar esta exposición. Se deberán identificar también las tareas en las que se puede producir generación de polvos, gases, humos y vapores.
En ocasiones, cuando se ha recurrido a la limitación de la exposición a través de la sustitución de las sustancias causantes de sensibilización (en caso de que esto sea posible), la modificación de procesos y otras medidas destinadas a la limitación de la generación y propagación de polvos, gases, humos y vapores; el uso del Equipo de Protección Individual (EPI) puede ser de utilidad en la limitación de la exposición de los trabajadores a los agentes sensibilizantes.
Dado que la exposición al agente causal se realiza a través de la inhalación de dicha sustancia, en los casos antes citados, se recurrirá al uso de un Equipo de Protección Respiratoria (EPR). En este sentido, siempre insistimos en que la selección y posterior uso de un EPR ha de hacerse únicamente dentro de un programa de protección respiratoria adecuado, el cual deberá ser elaborado por personal cualificado. Algunas de las cuestiones que deberán resolverse en la elaboración del programa de protección respiratoria son:
  • ¿Hay suficiente oxígeno durante todo el tiempo que dure el trabajo o la exposición? En caso de que la atmósfera en la que se desarrollen las tareas no disponga de suficiente oxígeno durante todo el tiempo que dura la exposición, deberán considerarse EPR aislantes del medio (autónomos o semiautónomos). Si por el contrario, hubiese suficiente oxígeno, el uso de EPR filtrantres podría considerarse.
  • ¿Qué sustancias peligrosas, incluyendo asfixiantes, pueden encontrarse? ¿Cuáles son sus propiedades físicas y químicas? ¿Cuáles son sus efectos en el organismo? Debemos conocer absolutamente todo acerca de la sustancia o sustancias a las que haremos frente ya que en función de la existencia de un tipo u otro de contaminante, deberemos seleccionar distintos tipos de filtros respiratorios, en caso de que ésta sea la opción que hemos seleccionado.
  • ¿Cuáles son las concentraciones más altas posibles en la atmósfera? ¿Cuáles son los límites de exposición ocupacional relevantes o los límites de seguridad? En función del nivel de contaminantes presente en la atmósfera, deberemos seleccionar filtros respiratorios de una eficacia u otra. Así mismo, deberemos considerar si a lo largo de la tarea puede presentarse una situación en la cual se genere una atmósfera inmediatamente peligrosas para la salud o la vida, en la cual la concentración de sustancias peligrosas incluyendo asfixiantes o los niveles de oxígeno son Inmediatamente Peligrosos para la Salud o la Vida (IPSV, IDLH en inglés) del usuario, de tal forma que puede ser incapaz de escapar de la zona sin ayuda.

En situaciones IPSV se necesita un alto nivel de protección respiratoria.

  • ¿Qué otros riesgos (salpicaduras, chispas, incendio, inflamabilidad) están asociados con el trabajo/ proceso?
 Además de todo ello, el programa de protección respiratoria deberá tener en cuenta las características de la tarea (ritmos de trabajo asociados a la misma, niveles de temperatura, humedad, visibilidad y movilidad requeridas, etc.) y de los trabajadores que la vayan a realizar (estado físico, presencia de bello facial, uso de gafas correctoras, etc.) La consideración de estos factores es absolutamente fundamental para que el uso del EPR sea eficaz.
Fuente: asepal.es

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *