26 de mayo de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Argentina: Se presentaron las cifras oficiales de la siniestralidad laboral en Argentina del año 2014

El anuario estadístico elaborado por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo muestra, entre otros aspectos, que en Argentina durante el último año se redujeron nuevamente los índices de incidencia de accidentabilidad laboral. Con esto dato se confirma la tendencia descendente de dicho índice que acumula una merma de 16,6% en los últimos cuatro años. Servicios comunes, sociales y personales es la actividad que presentó la mayor baja con un 8,7% respecto del año 2013.

Las cifras que se reflejan en el anuario son una herramienta fundamental para monitorear la situación de Argentina en esta temática. El material permite analizar el escenario según provincia, tipo de empleador, actividad económica, rango etario y género en comparación con períodos anteriores, entre otras categorías de estudio.

En 2014, con un total de 9.003.968 trabajadores cubiertos, record histórico alcanzado en ese período, se registraron 421.080 accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (AT/EP) con días de baja, llevando a que el índice de incidencia se ubique en 46,8 AT/EP cada mil trabajadores cubiertos, 6,9% menos que en 2013.

Al analizar ese retroceso por sector económico respecto de 2013, se evidencia que las actividades que han presentado una mayor reducción de siniestralidad son “Servicios comunales, sociales y personales” (-8,7%) y “Agricultura, caza, silvicultura y pesca” (-6,4%).

En el último año, el índice de incidencia de fallecidos por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, es el más bajo desde el inicio del sistema: 47,4 fallecidos cada millón de trabajadores cubiertos. Implica un descenso de 8,2% respecto de 2013. Los mayores índices fallecidos se registran en “Electricidad, gas y agua” (173,9 trabajadores fallecidos cada millón de trabajadores cubiertos) y en “Construcción” (155,4 cada millón de cubiertos). La mayor caída del indicador se aprecia en “Explotación de minas y canteras” (-38,7%), que acumula una caída de la siniestralidad del 66,3% desde 2012.

Al examinar la evolución de la accidentabilidad según el tamaño de la nómina declarada por el empleador, se aprecia un descenso en todos los rangos, fundamentalmente en las empresas con un trabajador (- 20,1%) y en las de más de 5.000 trabajadores (-10,2%), que el año anterior había experimentado un aumento. Tal como se viene registrando en la serie histórica, los empleadores con mayor siniestralidad son los de tamaño medio, alcanzando un máximo en los de 26 a 40 trabajadores.

Al analizar la cobertura del Sistema de Riesgos del Trabajo, se puede observar que los varones representan el 62% del total de la población cubierta, mientras que las mujeres son un poco más del tercio restante. En relación al total de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (AT/EP) con días de baja laboral, el 81% corresponde a varones y apenas el 19% a las mujeres.

La incidencia de la accidentabilidad laboral en el lugar y en ocasión del trabajo muestra un descenso del 7% tanto para varones como para mujeres. No obstante, las diferencias en el nivel de la siniestralidad según el sexo del trabajador se mantienen: un hombre tiene 2,6 veces más riesgo de sufrir un accidente laboral que una mujer (60,3 AT/EP por mil versus 23,1 AT/EP por mil). En ambos sexos, la mayor accidentabilidad se registra entre los jóvenes de 16 a 24 años.

A su vez, cabe indicar que mientras que la edad promedio de quienes tuvieron un accidente en ocasión de trabajo fue de 36,5 años, en los que padecieron una enfermedad profesional fue casi seis años más alta (43 años).

En relación al índice de pérdida, medido en cantidad de días laborales caídos por AT/EP y analizado según sector de actividad económica, se advierte que la “Agricultura, caza, silvicultura y pesca” presenta el mayor valor en 2014 con 3.181,9 días con baja laboral cada mil trabajadores cubiertos, y “Finanzas, seguros, inmuebles y servicios a empresas”, el índice más bajo (1.050,5).

Cabe destacar que a nivel país, el total de salarios pagados por días no trabajados a causa de accidente o enfermedad, fue de $7,6 mil millones de pesos. Esta cifra demuestra una vez más que la mejora en medidas de prevención no es un costo para el empleador sino una excelente inversión. Los AT/EP no solo tiene costos en salud para el sistema, sino para el empleador en términos de días laborales caídos, daños en máquinas y herramientas, capacitación en nuevos trabajadores, entre otros.

A nivel provincia, Santa Fe presenta el mayor índice de incidencia del país con 60,4 AT/EP con días de baja cada mil trabajadores cubiertos. Los siguen Córdoba (60,1), Mendoza (56,9), Rio Negro (55,3), Buenos Aires (54,9), Misiones (49,2), Chubut (48,4), San Luis (47,7) y Jujuy (47,7). El año anterior estas mismas provincias, con excepción de Jujuy, también se hallaban por encima del Índice de Incidencia promedio nacional.

El record alcanzado a nivel de registración laboral y la tendencia a la baja de forma ininterrumpida lograda en los últimos años de los accidentes de trabajo son el resultado de una política de Estado que brega por el bienestar de los trabajadores, haciendo cumplir sus derechos y promoviendo acciones preventivas en cada sector económico de nuestro país.

Para acceder al anuario estadístico, haga click aquí

Fuente: srt.gob.ar

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *