16 de septiembre de 2019

Las cinco FALACIAS

Lic. Osvaldo Giordano:

“Yo planteo que tenemos gran predisposición a disipar energías en cuestionamientos tan intrascendentes como “falaces” que nos impiden capitalizar la experiencia de estos 10 años. Me detengo en estas “falacias” porque creo que es lo que contamina la posibilidad de proyectar a futuro”.

  • Primera Falacia
    “Se argumenta que la reforma dio una licencia para accidentes, se dice que la LRT no incentiva la prevención dado que el empleador asume el pago del seguro y se desentiende del tema, si hay o no accidente pasa a ser cuestión de la ART. Por varios motivos este argumento es falso, si observamos los índices oficiales publicados hay un 35% menos de accidentes mortales que en el año 1996. Por otro lado, actualmente, las empresas que emprenden medidas de prevención y capacitación poseen un costo de seguro inferior que las empresas que carecen este tipo de políticas”.
  • Segunda Falacia
    “Se argumenta que el control está en manos de las ART, en realidad el Estado sigue siendo responsable de las normas de Higiene y Seguridad, y se encarga de modificar, anexar o derogar normas y es el responsable principal de fiscalizar su cumplimiento. Además es la primera vez que el Estado cuenta con recursos necesarios para hacer un control eficiente, por ejemplo destina 40 millones de pesos para erradicar el trabajo en negro, mientras que la Superintendencia de Riesgos del Trabajo destina 60 millones de pesos para controlar el cumplimiento de la ley”.
  • Tercera Falacia
    “Se argumenta que el esquema de prestaciones es bajo. En el tema de las prestaciones médicas hay un avance significativo, parte de la causa en la disminución en el índice de mortalidad es la mejora en las prestaciones, atención eficiente y rápida. Por otro lado gran parte de los salarios están informatizados, ya sea porque están en negro, se paga parte con ticket, se paga como beneficio no remunerativo etc. Si bien los números que se establecen son arbitrarios tratándose de la vida y el cuerpo humano, los valores que rigen en Argentina no son inferiores a los de los demás países, sin embargo es preciso pensar en revertir la situación de los salarios informales antes que en el aumento de las prestaciones económicas. A mayor recaudación mejor prestación de servicio”.
  • Cuarta Falacia
    “Se cuestiona el pago del resarcimiento en forma de cuota. Sin embargo este mismo cuestionamiento podría aplicarse por ejemplo para el Sistema Previsional, ¿por qué cuando yo me jubilo, tengo que recibir los montos establecidos en cuotas? Por que admitirlo en un caso y no en otro cuando se trata de situaciones semejantes. Lo cierto es que está probado que un sistema de renta se adecua mejor a las necesidades y protege mejor que el pago de suma única, esto esta aceptado universalmente. De hecho la OIT lo destaca en sus recomendaciones”.
  • Quinta Falacia
    “Se cuestiona el fin lucrativo del actual sistema Primero que nada la ley no establece el tipo de organización que deben ser las ART, es decir pueden ser con o sin fines de lucro, no hay imposiciones sino abanicos de posibilidades. De hecho en Argentina hay algunas aseguradoras sin fines de lucro. Además no es cierto que si hay lucro no se puede cumplir correctamente el rol social. Esta afirmación es una arbitrariedad, la calidad del servicio no depende de las características jurídicas de la organización”.
Dr. Jorge Sappia:

“Yo disiento rotundamente con las falacias enumeradas. La experiencia reciente de lo que ha estado ocurriendo en el país y de lo que ha pasado desde que comenzó a regir la Ley de Riesgos del Trabajo, deja de manifiesto que lejos de ser falacias los puntos controvertidos que se enumeraron constituyen algunas de las causas por las cuales hoy nos encontramos con una ley que está muerta”.

  • Primero
    “La LRT no incentiva la prevención ni la desalienta, es muy grave porque no le importa la prevención, se olvidó de la prevención. La primera cosa que hay que tener en cuenta es que la nueva ley que se ocupa de los riesgos del trabajo debe ser una ley que involucre la prevención y la protección de la salud en el trabajo y luego el resarcimiento de los daños que el trabajo le cause al trabajador. Deberá establecer normas para definir conductas que tiendan a proteger la salud del trabajador”.
  • Segundo
    “Se argumenta que el control está en manos de las ART, porque hay resoluciones en la Superintendencia de Riesgos del Trabajo que le dan más responsabilidad a la ART que al empleador cuando es exactamente al revés, por eso es imprescindible recuperar la participación activa del Estado. Es fundamental contar con una ley que establezca objetivos a perseguir en materia de protección de la salud e imponga no sólo medidas protectorias, y conductas exigibles a las partes, sino también sanciones a los incumplimientos”.
  • Tercero
    “No es ninguna “falacia”, el esquema de prestaciones es espantosamente bajo. Recordemos que las ART en su feroz lucha por captar afiliados reducen el valor de las alícuotas establecidas lo que se traduce en una disminución de la calidad en las prestaciones”.
  • Cuarto
    “Se cuestiona el pago del resarcimiento en forma de cuotas porque simplemente el precedente “Millone” mediante el cual se liquidó la obligación de pagar las reparaciones mediante el abono de rentas periódicas, denota que no se trataría de una “falacia”.
  • Quinto
    “Respecto al fin lucrativo del actual sistema yo creo que Argentina es uno de los pocos países que le da un tratamiento lucrativo a un problema social, un accidente, la muerte, la pérdida de salud integral es un problema social que no puede regularse a partir de parámetros lucrativos, la lógica del sistema capitalista es antagónica a los fines sociales”.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *