29 de octubre de 2020

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

La salud y el ritmo circadiano

La actividad y el reposo, que se denominan vigilia y sueño respectivamente son de carácter cíclico y por esa razón a este ritmo biológico de los seres vivos, se le puso el nombre de ritmo circadiano, (del latín circa: alrededor y diano: dia).

El hombre posee un “reloj biológico” dentro de su cuerpo, que permite la sincronización de los ritmos fisiológicos tales como la luz y la oscuridad que son indicios fundamentales del medio ambiente que influirán directamente en el ser humano y en su conducta laboral. Cuando no son atendidos como corresponde puede llevar al ser humano a padecer diversos trastornos en su cuerpo.

Trabajar de noche
Los turnos de trabajo exigentes son una realidad de la vida moderna en una sociedad que funciona las 24 horas del día. Las mercancías se producen y los servicios se proveen durante todo el día y toda la noche, en consecuencia, se requiere que la gente trabaje durante estas horas también.

Tales calendarios de trabajo pueden causar bastante presión y afectar la salud o la seguridad de un trabajador. Los errores de un trabajador debido a la fatiga también pueden afectar a la salud o la seguridad del público. Aproximadamente un diez a un quince por ciento de la población económicamente activa trabaja de noche, con las dificultades que ello le trae aparejado en su vida profesional, social o privada.

Hay diversas razones para que exista el trabajo nocturno, tales como obligaciones de tipo social, técnicas o económicas. Entre las primeras podemos mencionar y que son imprescindibles en toda sociedad moderna, el trabajo de la policía, de los bomberos o de los hospitales, etc. Y entre las segundas, debemos recordar que hay ciertos productos o servicios con procesos técnicos, físicos o químicos que se deben realizar en forma ininterrumpida y que por razones económicas no se pueden interrumpir.

Pero más allá de que existan estas razones no debemos olvidarnos al ser humano que tiene que desarrollar estas tareas y que muchas veces está exponiendo su salud para poder cumplirlas.

Estudios realizados en Gran Bretaña confirman que en la actualidad el hombre duerme una hora o dos, menos que hace cien años, de lo que se deduce que nuestra sociedad sufre un estado de insuficiencia crónica de sueño nocturno. Siempre se dijo que si el día tiene veinticuatro horas, son ocho para dormir, ocho para trabajar y las ocho restantes son para el ocio. Pero no siempre es así, en el mundo evolucionado en que vivimos y como una consecuencia directa e indeseable de la globalización, tenemos que hoy el individuo trabaja más horas, disminuyendo las horas de descanso y de ocio.

La palabra “negocio”, precisamente también viene del latín y significa “negación del ocio”.

Y eso es lo que nos pasa en este momento por distintos aspectos, generalmente de orden económico. Estamos trabajando mas horas que lo conveniente para nuestra salud y por lo tanto nos estamos “negando el ocio”, que es una parte muy importante de nuestra vida de relación.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *