16 de octubre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Chile: Protocolo de Trastornos Musculoesqueléticos será fiscalizado desde octubre

En todas las industrias existen puestos de trabajo donde se utiliza la extremidad superior y los trabajadores pueden estar expuestos a trastornos que generan problemas crónicos y en consecuencia, extensas licencias. Las enfermedades musculoesqueléticas, unas de las de mayor recurrencia dentro de las enfermedades profesionales, solo son superadas por las relacionadas a las enfermedades profesionales de salud mental.

Desde la ACHS aseguran que los sectores más afectados son pesca y acuícola, forestal e industrial. Más del 30% del total de enfermedades profesionales corresponde a TME localizados en las extremidades superiores (tendinitis, epicondilitis, entre otras). La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calificado a los TME como tema prioritario a resolver en el ámbito de la salud ocupacional.

Es por esto que el Ministerio de Salud generó un Protocolo de vigilancia de trastornos musculoesqueléticos relacionados al trabajo (TMERT), que es un modelo que entrega directrices para la prevención y control de las lesiones relativas a las extremidades superiores. Contempla la identificación y evaluación de factores de riesgo biomecánicos (repetición, fuerza y postura) organizacionales y psicosociales en los puestos de trabajo/tareas, además de la vigilancia a la salud de los trabajadores expuestos.

Rodrigo Pinto, especialista en Ergonomía de la ACHS, asegura que la ley va en beneficio de la salud de los trabajadores, de la prevención de estos tipos de tendinitis y problemas que son prevalentes en la población. “Estas lesiones son de largo aliento, hay muchos costos asociados y licencias extensivas, además son de recuperación muy lentas. Por esta razón es importante generar medidas de prevención, ya que para esto se crean estos protocolos, para generar conciencia en las empresas de que hay un problema, que los trabajadores que tienen funciones en líneas de procesos deben tener sus pausas y descansos fisiológicos, son medidas mínimas”.

Agrega que “el Protocolo le otorga mucha responsabilidad a las empresas. Deben evaluar los puestos de trabajo que estén expuestos a TME de extremidad superior, generar un plan de acción para bajar ese nivel de riesgo e informar a los trabajadores que están expuestos a éstos. Lo ideal es que se resuelva en el puesto de trabajo”.

La responsabilidad de la empresa, según la reciente modificación del Decreto 594, debe evaluar los factores de riesgo asociados a TME de las extremidades superiores, además de eliminar o mitigar los riesgos detectados, para lo cual aplicarán un programa de control de riesgo.

Ida Busco, Coordinadora Nacional de Vigilancia de Salud de la ACHS, concuerda con Pinto señalando que “el rol de la empresa es fundamental, es un tema nuevo y la lista de chequeo puede tener cierta complejidad en su aplicación y debe contar con asesoría profesional, que la ACHS ya está preparada para entregar. Es importante también la participación de la empresa en el área de vigilancia de la salud, específicamente en el envío de trabajadores a control y a dar cumplimiento en las indicaciones de cambio de puesto de trabajo cuando corresponda”.

Junto a esto, las compañías deben informar a sus trabajadores sobre los factores a los que están expuestos, las medidas preventivas y los métodos correctos de trabajo. La información a los trabajadores deberá constar por escrito y contemplar los contenidos mínimos establecidos en la Norma Técnica MINSAL.

El proceso que implica este protocolo incluye la aplicación de una lista de chequeo por puesto de trabajo y tareas que involucren la extremidad superior; factores como si el trabajo es repetitivo, si se hace fuerza, posturas forzadas, etc. Con eso se determina si hay riesgo verde, amarillo o rojo. En el caso de los rojos se debe hacer gestión y aplicar medidas de control. Luego se vuelve a evaluar y si no se pasa del rojo pasan a vigilancia de la salud.

La importancia de la Salud

El protocolo, en lo que tiene relación con la salud, tiene como uno de sus objetivos establecer  los procedimientos y las acciones de vigilancia que se le realizarán a los trabajadores expuestos a factores de riesgos de trastornos musculoesqueléticos, definidos  en base a  la segunda aplicación de la lista de chequeo. Esa evaluación determina el factor de riesgo y a los trabajadores que ingresan a vigilancia de la salud.

La vigilancia de salud de TMERT tiene varios objetivos establecidos en el protocolo, como conocer la incidencia y prevalencia de los trastornos musculoesqueléticos como país. El protocolo, además, establece las acciones específicas para detectar precozmente patologías asociadas a la exposición y la periodicidad de evaluación de salud y además cuáles deben incorporarse a vigilancia de la salud.

Establece estandarizar todos los procedimientos que se le van a realizar a los trabajadores; indica los tipos de evaluación a realizar: evaluación inicial, periódica (3 meses) esporádica y término de la exposición. Se aplican cuestionarios para evaluar los síntomas y la capacidad para realizar ciertas tareas y si son  alterados de acuerdo a criterios establecidos por el Ministerio de Salud, se deriva al trabajador a un médico para que realice una evaluación y calificar si corresponde a una patología laboral.

El instrumento que indica la actividad de vigilancia de  salud está vigente  y es fiscalizable desde el primero de octubre de 2015 por las seremis de salud en todo el país.

La asesoría ACHS

Pinto cree que las empresas no están totalmente conscientes de estos riesgos y tampoco de la nueva fiscalización que el ministerio puede realizar. Por esta razón, la ACHS está informando a las distintas empresas y capacitándolas para que puedan cumplir la norma y proteger a sus trabajadores. Esta, en su rol asesor, entregará a la empresa la asesoría técnica específica para aplicar este protocolo, con expertos asesores que capacitarán en la aplicación de la Norma Técnica MINSAL TMERT (de manera presencial o a través de e-learning).

Las empresas podrán solicitar al experto el acceso a la “lista de chequeo MINSAL”. Esta herramienta les permitirá ingresar las evaluaciones realizadas y generar reportes de puestos de trabajo/tareas evaluados para presentarlo a la autoridad sanitaria en caso de fiscalización.

Además se cuenta con un manual ACHS “prevención de TME de extremidades superiores” para que las compañías puedan elaborar un plan de acción con medidas correctivas a los puestos calificados en color “rojo”. Finalmente se cuenta con cursos de capacitación; Norma técnica Minsal (versión presencial y e-learning), ergonomía y autocuidado en las empresas.

Recomendaciones para el trabajador:

• No trabajar más de una hora consecutiva en tareas altamente repetitivas sin una pausa o descanso de 8 a 10 minutos cada hora de trabajo.

• En los tiempos de descanso se debe generar algún tipo de ejercicio o elongación de las extremidades superiores.

• Dentro de lo posible rotar con otro tipo de tareas que demanden otros grupos musculares.

• Utilizar las herramientas apropiadas, privilegiando aquellas que tienen accionamiento eléctrico versus las manuales para evitar el uso de fuerza.

 

Fuente: achs.cl

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *