25 de junio de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

12.Gestion del estrés: Aire y aromaterapia.

 

-Pero el aire, ¿Qué tiene que ver?

-El aire es muy importante. ¿Nunca estuviste mucho tiempo trabajando en algún lugar cerrado, de pronto te das cuenta que te sientes mal allí y necesitas cambiar el aire?

 

-Si me ha pasado. Me pongo nervioso y tengo a veces que salir”¦

-Exacto, eso es precisamente cambiar el aire. Permanecer constantemente en un lugar cerrado o con el aire muy caliente o muy frio, te hace perder el raciocinio y tu propia capacidad de trabajo. Por eso es bueno distanciarse un poco,  ver el trabajo que se ha realizado y lo que falta realizar desde otro punto de vista. Esto hace que dimensiones mas correctamente el problema que te aqueja y que aparezca mas pequeño, entonces abarcarás de un solo vistazo toda falta de armonía o proporción.

Y el cambio de aire no es solamente para el que está encerrado trabajando, también ocurre lo mismo con aquella persona que trabaja al aire libre o al sol, llega un momento que debe parar a “cargar las pilas” y seguramente busca un lugar bajo techo o con sombra para descansar. Algunos aprovechan ese momento para fumar, algo que por supuesto no te aconsejo, pero es muy gráfico, porque sirve para disminuir también el estrés.

 

-¿Y que es la Aromoterapia?

-Antes te explico que el olor de las cosas, no es un atributo más, sino que tiene repercusiones reales en las personas. Existe una estrecha relación entre el recorrido que siguen las neuronas implicadas en el olfato y los nervios donde se originan las buenas emociones y el placer en sí. Una fragancia adecuada puede ser la nota definitiva para crear un ambiente en el que uno se siente cómodo y relajado.

Por eso la inhalación o aplicación de aceites naturales aromáticos extraídos de plantas y flores sirven para promover la relajación y la disminución de la tensión nerviosa que caracteriza al estrés.

 

-Mi madre, siempre dice que perfumando el ambiente con un saumerio, le “calma los nervios”.

-Claro, tiene mucha razón. No sólo eso, todas las personas deberían ventilar y airear la casa para que entre el sol y de esa manera, no sólo que se calienta las habitaciones, sino que también se dejan escapar los posibles malos olores y es muy bueno combatirlo con los saumerios.

 

-Eso te quiero preguntar”¦ ¿Si los buenos perfumes relajan y ayudan a sentirse bien, que pasa con los malos olores?

-Mirá si en un momento del día, te topas con un mal olor, enseguida tomas las precauciones necesarias para dejar de olerlo, porque te hace sentir mal. Precisamente, eso es lo que pasa con el gas natural o de garrafa. Cuando uno dice: ¡siento olor a gas”¦!.

 

-¿Cómo?… ¿Cómo?…

-Mirá. Esto no tiene nada que ver con el estrés, pero sí con la vida y es bueno que lo sepas. El gas natural no tiene olor, por lo tanto, para el uso doméstico se le agrega un gas que se llama Mercaptan, que es una sustancia que tiene un olor muy característico y que todo el mundo identifica como “olor de gas”. Esto se hace por seguridad y para facilitar la detección de las más mínimas fugas del producto.

Pero volviendo a los perfumes, el de lavanda alivia el estrés, las tensiones y el dolor de cabeza. El perfume a eucalipto, si tiene problemas respiratorios le aliviará por sus cualidades expectorantes. A veces, con solo respirar mejor se siente alivio y relajación. El aroma a pino, además de dar una sensación de limpieza, es relajante muscular. Inhalar aromas agradables es una sencilla forma de sentirse mejor.

 

-Estaba pensando que a veces un aroma agradable me provoca un recuerdo de felicidad pasada”¦

-Está muy bueno el ejemplo, es muy cierto. En cambio los malos olores provocan reacciones de molestia y desdicha.

 

-Bueno, entonces la seguimos otro día. Me diste una idea y le voy a comprar unas rosas a mi novia, ya que a ella le gusta esa fragancia, pero antes voy a leer lo anterior.

-Me alegro”¦ que tengas suerte”¦

……..

Estas “charlas” cotidianas sobre el estrés, se realizan todas teniendo en cuenta el libro “EL ABC DEL ESTRÁ‰S LABORAL”, del Dr. Hugo Francisco Rostagno.

SEGUINOS EN FACEBOOK, TWITTER Y GOOGLE +

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *