19 de diciembre de 2018

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Trabajar de pie una parte del día mejora nuestra actividad laboral

Un estudio entre 146 trabajadores sedentarios asegura que disponer de mesas altas para poder pasar de pie una parte de la jornada laboral es beneficioso para los trabajadores.

Muchos estudios han hecho hincapié en el pasado en los problemas que conlleva una vida sedentaria, sobre todo para aquellos que se pasan muchas horas sentados en la oficina. Ahora, una investigación revela que colocar mesas altas para poder pasar algún tiempo trabajando de pie no sólo ayuda a mejorar nuestra actividad en el trabajo, sino que también provoca una mejoría en la salud.

Investigadores de la Universidad de Loughborough, en Londres, han llevado a cabo un estudio con 146 trabajadores del Sistema Nacional de Salud británico. Los elegidos, personas sedentarias en su mayoría, fueron divididos en dos grupos: 77 recibieron unas mesas altas en las que podrían trabajar de pie el tiempo que quisieran cada día, mientras las otras 69 siguieron con sus mesas, sillas y escritorios al igual que trabajaban hasta ese momento.

Después de un año de trabajo, los resultados publicados en el British Medical Journal han sido muy positivos. Al comienzo del estudio, los trabajadores superaban de media las 9 horas sentados cada día en su oficina. Pero en el grupo que recibió las mesas altas y que podía levantarse en cualquier momento para trabajar de pie, las cifras comenzaron a descender paulatinamente.

Así, mientras sus compañeros seguían con sus mismos hábitos de trabajo, aquellos que disponían de las mesas altas redujeron el tiempo que pasaban sentados en 50 minutos diarios en sólo tres meses. Esa cifra aumentó hasta los 64 minutos en el plazo de seis meses y alcanzó, cuando se cumplió el año de duración del estudio, los 82.39 minutos. Es decir, las personas que disponían de mesas altas estuvieron sentadas casi una hora y media menos que sus compañeros.

Aunque el hecho de no estar sentados ya es, de por sí, algo remarcable, los propios trabajadores aseguraron que se sentían físicamente mejor. Al rellenar unos cuestionarios al final del estudio, la mayoría de ellos aseguró que tenía menos problemas músculoesqueléticos, que normalmente afectan al cuello, espalda, etc.

Pero, además, también señalaron una mejoría en desempeño laboral, en su calidad de vida y una rebaja en su ansiedad. Sin embargo, la satisfacción laboral no mostró mejoría entre los miembros del estudio y sus ausencias por enfermedad fueron similares a las de las personas que habían seguido trabajando sentadas 9 horas, por lo que no hubo diferencias.

Fuente: prevention-world.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *