21 de octubre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

San viernes, ¡Desestresate!: “Cerrar el día”

 

-Hola… te estaba esperando, te recuerdo que me dijiste que me seguirías explicando este viernes sobre el estrés y la forma de… ¿Cómo era?. A sí, GESTIONARLO

-Sí. Así es al Estrés hay que aprender a “gestionarlo”, aunque a vos esa palabrita no te guste.

 

-Está bien, no me sigas criticando, ya lo entendí. Te sigo escuchando a ver si aprendo…

-Mirá, el estrés ocurre cada vez más en el mundo globalizado y tecnológico en que vivimos, a la par de que va en aumento la automatización de muchos procesos, existe también un ritmo frenético de actividad con jornadas laborales que sobrepasan las diez horas diarias y con niveles de tensión que va afectando al organismo y lo va desgastando.

 

-¿Eso pasa cuando uno se siente cansado?

-Claro, cuando el cansancio ya lleva mucho tiempo “a cuestas”, se producen cambios a nivel mental y neurobiológico. En ese momento el estrés implica un progresivo agotamiento cuyo avance sigue varias etapas: En la primera, el estrés se manifiesta por una sensación de energía, común en la persona que ha sido recién contratada y que hace todo con entusiasmo, recordarás eso de “escoba nueva barre bien”…

 

-Sí, eso es conocido por todos…

Bien, muchas veces las personas trabajan sin descansar y a presión y hace de esa actividad algo permanente. Después viene una segunda etapa, en donde surgen los primeros síntomas de cansancio físico, en donde baja también su motivación. Hay falta de memoria, desmotivación familiar y en el trabajo. Y se mezcla el trabajo con la familia, lo que no se debe hacer.

 

-¿Por qué?, yo siempre llevo algún trabajo para realizar en mi casa, después de cenar.

-Y… ¿Qué te dice tu esposa?

 

-En realidad no le gusta mucho… pero me acepta porque sabe que son tareas que debo realizar.

-Ese es uno de los principales problemas. Nunca hay que llevar los temas del trabajo a la casa, ni tampoco los de la casa al trabajo, cuando se empieza a mezclar todo surge más el estrés. No lleves más trabajo a tu casa, te rompe el entorno familiar…

 

-Bueno, no me retes vos también, que bastante tengo con que me diga lo mismo mi esposa. Me dijiste que hay tres etapas ¿Cuál es la tercera?

-Durante la tercer etapa comienza a surgir un franco decaimiento y aparecen trastornos en el dormir. El individuo debe tomar pastillas para poder conciliar el sueño y trata de resolver allí sus problemas. Pero sigue dando vueltas, no descansa y al otro día sigue cansado, pero debe trabajar.

 

-¿Sabés una cosa?. Eso me está pasando a mí. No puedo despejar mi mente para tranquilizarme y descansar. Y tomo pastillitas para dormir.

-Si bien las etapas anteriores no están bien delimitadas, la persona debe aprender a tomar un imprescindible descanso, que es fundamental para poder seguir. Por eso es necesario aprovechar las horas de ocio durante el día y el fin de semana, para recrearse, disfrutar y encontrarse consigo mismo. De esa manera la energía acumulada en el descanso durará más y el estrés no le afectará tanto.

 

-¿Y qué consejo tendrías para descansar mejor?

-Mirá, un buen consejo suele ser lo que algunos denominamos “cerrar el día”, que consiste simplemente en repasar al final del día, en forma mental o con lápiz y papel, si te gusta, todo lo que uno ha realizado durante el día. En ese momento se trata de ver que faltó hacer y que podemos dejar para mañana y también dejar ordenado el lugar de trabajo (es fundamental), para que al otro día, al comenzar la tarea diaria, lo encuentres de esa manera y nó con todos los problemas del día anterior. Es como si cerraras la puerta y dejaras las cosas encerradas hasta mañana.

 

-Voy a empezar a hacer eso: “Gestionar el estrés”, “Motor a muchas revoluciones”, “Cerrar la puerta… digo… el día”…

-¿Qué estás diciendo…?

 

-Nada… Simplemente repito, porque quiero recordar lo que voy aprendiendo

-Bien, te espero el próximo San Viernes…

……………………

Ver mas: “Gestionar el estrés”

……………………

Dr. Hugo Rostagno – director@empresalud.com.ar

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *