23 de octubre de 2019

Nuestro futuro común: Desarrollo sustentable

Bajo el nombre de Comisión Brundtland, se inició una gama de estudios, mesas redondas y conferencias públicas en todo el mundo; al cabo de tres años, en abril de 1987, fue publicada la información generada en este tiempo bajo el nombre de “Nuestro Futuro Común” o también conocido como “Reporte Brundtland”, en el cual se recalca que “la humanidad debe cambiar sus estilos de vida y la forma en que se hace el comercio, pues de no ser así, se iba esperar un padecimiento humano y una degradación ecológica inimaginables”.

En este mismo documento se da a conocer la definición más completa sobre el concepto de Desarrollo Sustentable, la cual hoy en día ha sido la más aplicada y difundida por todo el mundo.

También se remarca que tanto el desarrollo económico como el social deben basarse en la sustentabilidad, considerándose como conceptos claves en las políticas de desarrollo sustentable, las cuales deben identificarse con los dos siguientes puntos:
Satisfacer las necesidades básicas de la humanidad: alimentación, vestido, vivienda, salud. La necesidad de limitar al desarrollo impuesto por el estado actual de la organización tecnológica y social, su impacto sobre los recursos naturales y por la capacidad de la biosfera para absorber dicho impacto. 
La Comisión Brundtland recomendó iniciar una nueva perspectiva de adaptar un crecimiento económico justo, desde el punto de vista ecológico, declarando que el desarrollo sustentable debe ser aplicado, tanto a la administración de la economía como al desarrollo de tecnología y al manejo de los recursos naturales, acompañado, congruentemente, de una renovación en los propósitos de la sociedad, orientado a un cambio de actitud de mayor respeto hacia los ecosistemas, la biodiversidad, el medio ambiente y los recursos naturales.

El libro “Nuestro Futuro Común” (nombre original del Informe Brundtland) fue el primer intento de eliminar la confrontación entre desarrollo y sostenibilidad. Presentado en 1987 por la Comisión Mundial Para el Medio Ambiente y el Desarrollo de la ONU, encabezada por la doctora noruega Gro Harlem Brundtland, trabajó analizando la situación del mundo en ese momento y demostró que el camino que la sociedad global había tomado estaba destruyendo el ambiente por un lado y dejando a cada vez más gente en la pobreza y la vulnerabilidad.

El propósito de este informe fue encontrar medios prácticos para revertir los problemas ambientales y de desarrollo del mundo y para lograrlo destinaron tres años a audiencias públicas y recibieron más de 500 comentarios escritos, que fueron analizados por científicos y políticos provenientes de 21 países y distintas ideologías. 

Como indica el libro, el trabajo de tantas personas con historia y culturas diferentes hizo que fuera necesario fortalecer el diálogo, por lo cual el resultado es más de lo que cualquiera de ellos hubiera conseguido individualmente.

Dicho documento postuló principalmente que la protección ambiental había dejado de ser una tarea nacional o regional para convertirse en un problema global. Todo el planeta debía trabajar para revertir la degradación actual. 

También señaló que debíamos dejar de ver al desarrollo y al ambiente como si fueran cuestiones separadas. El Informe dice que “ambos son inseparables”.Por último señala que el desarrollo dejaba de ser un problema exclusivo de los países que no lo tenían. 

Ya no se trataba de que los “pobres” siguieran el camino de los “ricos”. Como la degradación ambiental es consecuencia tanto de la pobreza como de la industrialización, ambos debían buscar un nuevo camino.La importancia de este documento no sólo reside en el hecho de lanzar el concepto de desarrollo sostenible (o desarrollo sustentable), definido como aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones, sino que este fue incorporado a todos los programas de la ONU y sirvió de eje, por ejemplo, a la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1992.

Fuente: desarrollosostenible

Notas relacionadas

2 Comentarios

  1. Citlalin Mayo Hernández

    Veo en esta información que presentan que tocan un tema que no e visto en muchos lugares, que el desarrollo y el cuidado de recursos no tienen que estar peleados. Muchos de los países pareciera que se quieren quedar en su zona de confort en donde la forma de hacer crecer la economía es perfecta así como esta y no es así ya que solo nos esta llevando a nuestra destrucción. Parece ser que en realidad estamos siendo controlados por personas egoistas q solo se interesan en el dinero cuando nosotros podriamos hacer mucho si no aportaramos a esa forma consumista que nos intentar meter a través de bombardeos publicitarios

    Responder
    1. Hugo Rostagno

      Estimado Citlalin: Muchas gracias por sus palabras, lo que uno trata de hacer es simplemente un “granito de arena”, comparado con lo que debemos hacer todos en este tema. Siempre ayuda la difusión de estos temas. Le agradeceré lo comparta si está de acuerdo. Agradecido.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *