16 de septiembre de 2019

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

OSHA: humo de segunda mano

Este humo consiste de una mezcla de dos tipos de humo que provienen de la combustión del tabaco:

“¢ Humo de corriente secundaria (el humo que proviene del extremo de un cigarrillo encendido, pipa o cigarro (puro). 

“¢ Humo de corriente principal (el humo que es exhalado por un fumador). 

A pesar de que pensamos que se trata de lo mismo, en realidad no es así. El humo que es emitido al aire desde el extremo encendido de un cigarrillo tiene concentraciones más elevadas de agentes que causan cáncer (carcinógenos) que el humo que el fumador exhala. Además, contiene partículas más pequeñas que el humo que exhala el fumador, lo que facilita su acceso a las células del cuerpo.

Se le llama fumar involuntariamente o fumar pasivamente cuando las personas que no fuman son expuestas al humo de segunda mano. Las personas que respiran el humo de segunda mano reciben la nicotina y otros químicos tóxicos igual que los fumadores. Cuanto más usted se expone al humo de segunda mano, mayor será el nivel de estos químicos dañinos en su cuerpo.

Existen tres lugares donde debes tener mayor precaución con la exposición al humo de segunda mano:

“¢ En tu lugar de trabajo: el humo de segunda mano está clasificado por OSHA como un agente potencial causante de cáncer. Se recomienda reducir las exposiciones al nivel más bajo porque aun no se conocen niveles seguros. El humo del tabaco es como la radiación, no hay niveles seguros de exposición.

“¢ Lugares públicos cerrados: la población se expone al humo de segunda mano en sitios como restaurantes, bares, hoteles y transportación pública. Afortunadamente, cada vez se aprueban más leyes para regular la práctica de fumar en lugares públicos, especialmente aquellos donde asisten niños.

“¢ Tu hogar: la acción más importante que puedes hacer para evitar la exposición al humo de segunda mano es conservar su hogar libre de humo. Un hogar libre de humo protege a tu familia, a sus invitados y hasta a tus mascotas.

¿Qué significa ser un fumador pasivo? Efectos en tu salud

El humo de segunda mano es clasificado como un “carcinógeno humano conocido” (agente causante de cáncer) por la Environmental Protection Agency (EPA) de los Estados Unidos, el US National Toxicology Program y la International Agency for Research on Cancer (IARC), una subsidiaria de la Organización Nacional de la Salud. Tanto un fumador activo como un fumador pasivo sufren las consecuencias de la exposición a este humo.

El humo del tabaco contiene más de 7,000 compuestos químicos. Se sabe que más de 250 de estos químicos son perjudiciales y más de 60 causan cáncer. 

Fumar pasivamente reduce la inmunidad de una persona. Quienes están en contacto con el humo de cigarrillo constantemente tienen más probabilidades de enfermarse. Se han detectado muchos casos de cáncer relacionados al humo del cigarrillo en no fumadores. El cáncer de pulmón es uno de los principales y los cancerígenos presentes en el tabaco tienen mucho que ver con su formación.

En el fumador pasivo también se encuentran usualmente úlceras estomacales. Esto se debe a la rotura del tejido del estómago, que se produce por la mayor producción de ácido estomacal debido a los cancerígenos que entran al cuerpo a través del humo del cigarrillo.

El humo de segunda mano ha sido asociado con: leucemia en niños y cánceres de laringe, faringe (garganta), cerebro, vejiga, recto, estómago y seno. 

El humo de segunda mano afecta la circulación general de la sangre en el cuerpo del fumador pasivo. El flujo de sangre disminuye en las extremidades del cuerpo, como los dedos de los pies y los dedos de las manos. Uno de los síntomas principales y más evidente en los fumadores pasivos es la irritación de los ojos y de la nariz. 

¿Por qué es el humo de segunda mano un problema?

Desde 1964, se han redactado más de 30 informes independientes del Director General de la Salud Pública para crear conciencia sobre asuntos de salud relacionados con el tabaco y el humo de segunda mano. La investigación constante utilizada en estos informes sigue apoyando el hecho de que el tabaco y el humo de segunda mano están asociados con graves problemas de salud que podrían ser prevenidos.  Los informes han destacado muchos hallazgos importantes sobre el humo de segunda mano, tales como:

“¢ El humo de segunda mano puede causar la muerte a niños y a adultos.

“¢ La exposición al humo de segunda mano durante el embarazo aumenta la probabilidad de que una mujer presente un aborto espontáneo, nacimientos de bebés con bajo peso o muertos y otros problemas de embarazo y parto.

“¢ Los bebés y los niños expuestos al humo de segunda mano tienen un mayor riesgo del síndrome de muerte súbita infantil (SIDS), infecciones agudas del sistema respiratorio, infecciones de oído y ataques de asma más severos y frecuentes. 

“¢ Los hijos de padres que fuman pueden presentar respiración sibilante, tos, bronquitis y pulmonía, y desacelera el crecimiento de los pulmones de sus hijos. 

“¢ El humo de segunda mano afecta inmediatamente al corazón, los vasos sanguíneos y la circulación en una manera perjudicial. Con el paso del tiempo, puede causar enfermedad cardiaca, ataque al cerebro y ataques al corazón.

“¢ El humo de segunda mano causa cáncer de pulmón, incluso una exposición breve puede dañar las células de manera que pone en marcha el proceso del cáncer.

“¢ En promedio, los niños están más expuestos al humo de segunda mano que los adultos que no fuman. 

“¢ Separar a los fumadores de los no fumadores, filtrar el aire y ventilar los edificios no puede evitar la exposición de los no fumadores al humo de segunda mano.

¿Qué podemos hacer para protegernos?

“¢ Con la planificación, tú puedes reducir o eliminar la exposición al humo de segunda mano. Comienza con estos sencillos pasos:

“¢ No permitas que fumen en tu casa. Si los miembros de la familia o invitados quieren fumar, pídeles que salgan fuera de los predios de la casa. No confíes en el sistema de acondicionador de aire, de ventilación, o de una ventana abierta. No es suficiente para protegerse del humo de segunda mano.

“¢ No permitas que fumen en tu vehículo. Si un pasajero desea fumar debe esperar  a llegar a un área de descanso o a su destino final.

“¢ Insiste en que las restricciones de fumar se apliquen en tu lugar de trabajo. Incluso los ventiladores de gran alcance no eliminan eficazmente el humo de segunda mano en los centros de trabajo.

“¢ Selecciona centros de cuidado libres de humo. Si llevas a tus hijos a un proveedor de cuidado infantil, elije uno con una política de no fumar. Lo mismo ocurre con el cuidado de nuestros envejecientes. Si viven en un centro de cuidado a largo plazo, asegúrate de que el centro es libre de humo.

“¢ Patrocina empresas con políticas de no fumar. Muchos restaurantes y otros establecimientos son totalmente libres de humo. Refuerza estas políticas de no fumar diciéndole a la administración que aprecias el ambiente libre de humo.

“¢ Mantén distancia con los fumadores. Si tienes que compartir espacio con personas que están fumando, trata de sentarse tan lejos de ellos como puedas. Si tienes un socio o un ser querido que fuma, ofrécele tu apoyo y aliento para dejar de fumar. Toda la familia se beneficiará.

Fuente: elnuevodia.com

Seguinos en Facebook, Twitter o Google +

Tags: Más OSHA

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *