22 de febrero de 2019

R

REALISTA

Sea realista sobre lo que puede y no puede hacer en su vida, las metas demasiado ambiciosas son causas frecuentes de estrés.

Recuerde lo que ya se mencionó anteriormente: si bien las metas deben ser estimulantes, también deben ser alcanzables. Si se propone llegar “a la Luna” y no puede, se sentirá mal y estresado por no poder realizar lo que quiere.

RELACIONES

Reviva relaciones del pasado, cultive la amistad y aproveche las múltiples oportunidades para buscar nuevos amigos.

PIENSE EN PAJARITOS Y RELAJESE
Piense que está en un lugar conocido en el cual se haya sentido bien, piense en ése momento, puede ser al lado de las montañas o el mar, piense qué sintió. Escuche el canto de los pajaritos, y verdaderamente estará mentalmente en ese lugar, aunque su cuerpo esté en otro. Si le interrumpe un pensamiento ajeno al lugar donde está mentalmente, no repare en él. Simplemente, concéntrese en la respiración, mientras inhala y exhala lentamente y  vuelva a su lugar mental, Todo esto hará que se sienta mejor y disminuirá su estrés.

Las personas necesitan relacionarse y precisan sentir que son parte integrante de algo mayor, que se preocupan por otros y que otros, a su vez, se preocupan por ellos.

Acuérdese de dónde viene, piense en su procedencia y alégrese de tenerla, con frecuencia nos sentimos perdidos en este vasto y complejo mundo.

Por eso es importante cultivar todas las relaciones de amistad que ha tenido, sirven para despejarse, escuchar los problemas de los otros y a su vez compartir los que uno tiene.

Eso también ayuda a disminuir el estrés

RELAJACIÓN

Cierre los ojos y proyecte ante el ojo de la mente una escena tranquila y el organismo serelajará ante una imagen cálida y acogedora.

Si se imagina una escena violenta, el organismo responderá alarmado, y su cuerpo se preparará para luchar o huir.

Adquiera el hábito de detectar regularmente dónde están los puntos tensos de su cuerpo y de relajarlos. En cualquier trabajo que usted tenga, se acumula tensión que hace que los músculos estén apretados y deba aflojarlos.

Comience a relajar los músculos de los párpados, después de cerrar los ojos. Luego, afloje la tensión en los músculos de la frente. Estar preocupado hace que siempre tengamos el ceño fruncido, relájelo. Luego afloje la tensión de su cuero cabelludo, imaginando que está adormecido.

Dirija su atención relajando el cuero cabelludo desde la frente hacia atrás. Cuando llegue a la parte de atrás de su cabeza, dirija su atención y relajación hacia los músculos del cuello y los brazos, hasta los dedos de las manos.

Siga relajando y prestando atención a la columna vertebral, a medida que respira lentamente. Continúe por los músculos de la cintura hasta las piernas y los pies.

Póngase de pie cada una o dos horas, deje caer los hombros y permita que los brazos y las manos cuelguen libremente. Deje caer la barbilla sobre el pecho y mueva la cabeza entre los hombros. Sacuda unas cuantas veces las manos mientras cuelgan, imaginándose que de sus dedos se desprenden “rayos de tensión”. Descárguelos con fuerza.

Practique la relajación con una buena música para escuchar en la ocasión. Estas técnicas son muy efectivas para superar el estrés físico y mental.

“Que vaya a ser así como lo pienso, depende solo de mí.”
ROBERT SCHULLER

RELOJ INTERNO

Todos nosotros utilizamos en algún momento el poder de nuestra mente para relajarnos y proyectarnos escenas. Tenemos nuestro cine privado en el que somos únicos espectadores. Cuando la representación que vemos en el cine de nuestra mente es agradable a la vista, su efecto sobre el cuerpo es sedante y relajante.
HERBERT READ

Todos tenemos un reloj interno, que está sincronizado con el día y la noche.

Es lo que se denomina también el ritmo “circadiano”. Viene del latín, “acerca del día”, alterar este reloj suele traer como efecto una alteración de nuestra forma de ser.

Nos dormimos cuando estamos trabajando de día y no podemos dormir de noche, esto es muy común en la gente que trabaja en el turno nocturno.

Deben dormir de día, en un ambiente donde el resto de su familia está realizando las tareas de la casa y luego tienen que trabajar de noche, cuando todo el mundo duerme.

Asígnese una hora para dormir y para despertar. Por supuesto que no es fácil, le llevará de dos a tres semanas, por lo que no debe desistir.

Su reloj interno siempre tratará sincronizarse con su rutina cotidiana. El objetivo es que consiga un reposo adecuado y establezca una hora regular para dormir.

DORMIR DE DIA – TRABAJAR DE NOCHE
Dormir de día no es lo mismo que dormir de noche. El sueño diurno es más breve, es discontínuo, tiene muchas interrupciones, es de escasa profundidad y es poco reparador. Por supuesto que es estresante querer dormirse de día y no poder hacerlo y luego, en las horas de la noche cuando tiene que trabajar, está luchando para no dormirse, lo que constituye una lucha constante con el consiguiente aumento de estrés laboral. El resultado es un estrés permanente que se da por tratar de hacer las cosas en contra de la naturaleza. Hay muchas personas que dicen que se han acostumbrado a ese cambio que han realizado a través de los años. Pero siempre es necesario equilibrar su reloj interno si quiere sentirse bien y disminuir su estrés.

 

RESPIRACION

Párese o siéntese derecho, haga una inhalación profunda, mantenga el aire en los pulmones todo el tiempo que pueda y luego exhale en forma lenta pero profunda.

Cuando crea que ya exhaló todo, haga un esfuerzo y trate de soplar, verá que todavía le quedaba aire en los pulmones.

Ese aire es lo que se denomina aire residual, que a veces no sale, sino lo sacamos en forma deliberada.

De esa manera los tejidos del cuerpo recibirán más aire fresco y nuevo que con las respiraciones normales.

Luego de hacerlo dos o tres veces en forma profunda hágalo en forma lenta. El ritmo lento favorece la ventilación pulmonar y el volumen de oxígeno refresca las células y “purga” los desperdicios celulares.

Al principio bastará con diez o quince minutos diarios en un lugar tranquilo, en lo posible con aire fresco y lo más en contacto con la naturaleza y más lejos de los autos, que pueda.

Una vez que consiguió una posición cómoda y relajada, concéntrese únicamente en la respiración. Verá que de esa manera podrá bajar el estrés. Recuerde que la respiración es una de las más importante formas de luchar contra el estrés.

La lucha debe ser constante, porque constantemente recibimos estresores que nos afectan.

Una variante es inhalar fuertemente y contar hasta diez, antes de exhalar . Estaremos mas tranquilos y no reaccionaremos inconscientemente ante alguna situación que nos afecte.

 

 “Nútrete de arte y de ciencia y todo lo que respires en la tierra será aliento en tu pecho”.
HEBBEL

 

RUIDO

Un ambiente ruidoso es un ambiente estresante. El exceso de ruido produce tensión nerviosa ya que el organismo está constantemente tratando de hacerle caso omiso.

El ruido, además de deteriorar la audición, puede acelerar el ritmo cardíaco, afectar el estado de ánimo, impedir la concentración, afectar el pensamiento y ser la causa de afecciones nerviosas.

Hay ruidos a los que no prestamos atención, o a los que nos acostumbramos rápidamente, pero que, de todos modos, producen tensión.

Aunque no lo tengamos en cuenta, el ruido permanece en el fondo, incidiendo en el oído. Se denomina “ruido blanco”

Un caso típico de esto es el ruido del tránsito urbano, el zumbido de los tubos fluorescentes, de las computadoras, los ventiladores.

Uno de los ruidos mas molestos que ocurren en las oficinas, suele ser el ronroneo de baja frecuencia de una unidad de aire acondicionado, de una computadora o de una copiadora, etc.

Pero que de todas maneras están allí afectando nuestro oído y aumentando nuestro estrés.

Lo ideal es tratar de eliminar el ruido en su propio lugar de producción. Pero, como esto a veces no es posible, se deberá aislarlo con protectores auditivos, si hicieran falta o alejándose  del mismo a los fines de no ser afectado por este productor de estrés.

“El ruido no hace bien y el bien no hace ruido.”
CHANFORT

 

<< Dedicado a “El Hombre Urbano”
S >>

Notas relacionadas