02 de marzo de 2021

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Las cuatro P del Marketing aplicadas a la venta de la Prevención

Para ello es interesante conocer que la misión del marketing es asegurar a quien lo use, que saque el mayor beneficio de las oportunidades que brinda el mercado, intentando cubrir lo mejor posible las necesidades de los clientes. Por lo general los textos clásicos dicen que eso se consigue concentrándose en las cuatro P del marketing: Producto, Plaza, Promoción y Precio.

-Producto

Todo el mundo tiene a la venta un producto o un servicio, si bien son cosas diferentes, porque un producto es algo que se toca,  se palpa y un servicio no, para el caso es lo mismo y podemos tomar la P de Producto. Son productos las cosas tangibles, como un mesa, una silla, un detergente o un vino, etc. y son servicios las cosas intangibles, como por ejemplo una consulta médica, una consulta de un abogado, el servicio de limpieza y el Servicio que hacemos los prevencionistas.

Pero todos, Productos o Servicios, están realizados para satisfacer alguna necesidad. El secreto está en saber comprender qué necesidad del mercado puedo yo satisfacer, con un producto o con un servicio.

Se dice que lo conveniente no es realizar un producto o servicio, y después sentarse a pensar cómo puedo hacer para vendérselo al mercado, sino averiguar QUE NECESIDAD TIENE EL MERCADO y luego ver como yo la puedo satisfacer. Todos sabemos que hay una necesidad de las Empresas en general de tener profesionales de la Prevención, ya sean Ingenieros o Médicos Laborales. Sólo tenemos que realizar un cambio de mentalidad y reconocer que debemos salir a buscar al cliente.

-Plaza

En general es el lugar donde los consumidores entran en contacto directo con los productos o servicios. Es otra de las cosas que se deben tener en cuenta, para vender el producto o servicio que fabricamos. Hay que estar presente en los lugares donde hace falta, ofreciendo ese producto o servicio. Ese lugar es nuestro Mercado, es la Plaza o Punto de Venta.

Si tomamos como ejemplo a los Bancos, es bueno recordar que años atrás, los bancos tenían pocas sucursales bancarias y la mayoría en el centro de la ciudad, entonces el cliente tenía que ir hasta el Banco X que estaba lejos de su casa. Los Bancos se dieron cuenta que estaban perdiendo clientes y debían salir a buscarlos. Así lo hicieron y en la actualidad hay sucursales de bancos en todos los barrios y incluso dentro de los grandes supermercados o shoppings, han extendido el horario de atención y a veces lo hacen en horarios nocturno o domingos o feriados.

El ejemplo es que el banco va a donde hace falta. Eso es pensar con mentalidad de marketing. Es funcionalidad. Poco a poco los Servicios de Prevención, se van acercando cada vez mas a las Empresas, ofreciendo sus servicios. Algo impensado hace algún tiempo atrás.

-Promoción

Nadie tiene duda de la importancia que tiene la promoción o publicidad en determinado producto o servicio. De qué serviría tener un muy buen producto si no se vende porque no lo conocen. Se debe despertar el interés en el público para que descubra el producto o servicio prestado, lo pruebe y lo adquiera.

Hay diversas técnicas de publicidad que se pueden aplicar por radio, televisión o en gráfica como ser diarios o revistas y últimamente en internet. Cada uno en cada caso debe investigar cuál es el medio que más se adecua a su conveniencia.

Para tener éxito con los anuncios tiene que producir cierto efecto y estar dirigidos al mercado potencial que a uno le interesa. Una empresa bancaria por supuesto no va a realizar su propaganda en una revista infantil, tendrá que canalizarla en un medio que esté destinado a personas mayores o empresarias. De la misma manera que la publicidad de pañales descartables por ejemplo, si bien lo usan los niños, no son ellos los que los compran, pero sí sus madres, entonces están en las revistas femeninas dedicadas a ellas. Se debe pensar siempre a quienes van dirigidos y quienes tienen el poder de compra.

En otros casos los avisos de juguetes si bien tampoco lo compran los niños, los pasan en TV en horario infantil, porque de esa manera se utiliza al niño para convencer a los padres a comprarlos. Es lo que se conoce como “instigadores”. Pero ¿Cómo hacemos con la Prevención?, ése es todo un tema para investigar, preguntarse y responderse cada uno desde su propio interés y servicio.

-Precio

En el mundo de los negocios el precio es un elemento más que importante para tener en cuenta a la hora de elegir determinado producto o servicio.

El cliente potencial que es quien decidirá si quiere o no el producto o el servicio, tendrá muy en cuenta el precio y es a él a quien hay que satisfacer. Por consiguiente cuanto mayor y más variado es el negocio o servicio en que se está es más importante tomar los recaudos necesarios para ajustarse a los deseos y el bolsillo de ése potencial cliente. Es un factor muy importante llegada la hora de la definición.

Recordemos que el precio está fijado por la libre acción de la oferta y la demanda: En economía existe una “ley” que dice: “Las cantidades demandadas de una mercancía varía en sentido inverso al precio de la misma”.

En este momento casi no hay empresas de Servicios que no piense o haya pensado en incorporar el marketing como herramienta para conseguir rentabilidad. Un ejemplo claro lo constituyen los bancos o las empresas de servicios financieros que con distintos grados de eficacia vienen introduciendo el marketing en forma cada vez mas agresiva pero siempre tendiendo a un mejor atención y promoción de sus servicios. Lo que sin duda ha repercutido en todo el mundo con una mayor facilidad de créditos y mejores servicios bancarios que se está recibiendo en estos momentos.

Ante estas realidades que nos brinda la vida moderna: los Prevencionistas ¿Podemos quedarnos de brazos cruzados mirando como pasa al lado nuestro, pensando siempre que el comercio es mala palabra? En Medicina solemos decir: “La Medicina es un sacerdocio”, “La Medicina no es comercio”. Sin duda son afirmaciones muy éticas para una realidad del siglo pasado, pero hoy no estamos en esa realidad y debemos cambiar para adaptarnos.

Personalmente opino que no nos podemos quedar en el tiempo. Ni nos debemos quedar con esa afirmación dogmática. Y no es que no seamos éticos y correctos, pero el mundo está cambiando a pasos agigantados y si no nos adaptamos nos pasará como a los dinosaurios, que no se adaptaron al cambio y desaparecieron.

 

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *